EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Mar 27/07/2021

15:20
El Mercurio - Campo

Ministra M. Emilia Undurraga y Cumbre de Sistemas Alimentarios:

“Queremos ponernos como protagonistas del bienestar del mundo”

Insiste en que, con los ministros de Agricultura de la región, quieren dejar claro el rol de las Américas —y del sector rural— para la alimentación y la importancia de que se miren los desafíos no solo desde la ciudad, sino desde los territorios.

Martes, 22 de junio de 2021 a las 8:30
- La seguridad alimentaria es el gran desafío, dice Undurraga.
Crédito: Christian Zúñiga - El Mercurio
Salir de la pobreza

-¿Cómo se vincula el desarrollo rural con la producción de alimentos?

-Un Ministerio de Agricultura que se vincula con una política de desarrollo rural es fundamental, porque entendemos que el bienestar de la población rural es esencial para producir alimentos, por una parte, y por otra, porque creemos que el aporte del sector rural va mucho más allá de lo que es producir el alimento. Y se debe vincular con la ciudad.

-La producción agroalimentaria es la forma de salir de la pobreza, y eso es en Chile y en los otros países de la región. Y aquí también es importante el respeto de la cultura de esas localidades y de los comunidades.

Cómo mantenemos y vinculamos eso, que es mucho más que la forma de producir, es su cultura, su tradición, su forma de ver la vida. Eso hay que valorarlo e incluirlo como parte del desarrollo. El gran problema es el abandono del mundo rural por cada uno de los otros sectores.

Revista del Campo

También puede leer esta nota en la versión digital de la Revista del Campo. Para ello, solo necesita pinchar la imagen de la portada.



Patricia Vildósola

“Como sector agrícola, en esta cumbre tenemos la oportunidad de posicionarnos desde lo que aportamos al bienestar del mundo entero. Nosotros —los agricultores— alimentamos a la población, nosotros estamos vinculados con los Objetivos de Desarrollo Sustentable uno y dos de forma intrínseca. Y eso lo vamos a lograr entendiendo la conexión desde lo que se produce hasta lo que se consume”, recalca la ministra de Agricultura, María Emilia Undurraga, respecto del desafío para los países de la región en la próxima Cumbre de Sistemas Alimentarios de las Naciones Unidas, en septiembre en Nueva York.

-¿La región y Chile, como países agrícolas, tienen un rol clave en fortalecer una seguridad alimentaria amenazada por el Cambio Climático y la pandemia?

-La seguridad alimentaria es el gran desafío. Y ahí como región tenemos el rol de aportar al mundo, entendiendo que somos excedentarios en la producción de alimentos.

-Esta es una cumbre a la que (como países agrícolas y ministerios de Agricultura) no queremos ir a defendernos. Es una cumbre en la que queremos ponernos como protagonistas del bienestar del mundo debido a que alimentamos a las personas.

-Los sistemas alimentarios están amenazados por el cambio climático, sin embargo, la producción de alimentos también causa efectos en el ambiente.

- Una de las grandes amenazas a los sistemas alimentarios es el cambio climático. Por eso aquí se trata no solo de hablar de mitigación, sino que de adaptación y hacerlo desde los territorios.

-Cuando se sesga el cambio climático hacia la ciudad estamos hablando de energía, de cómo disminuimos el metano de las vacas y cómo descarbonizamos la matriz. Y está bien. Tenemos que hablar de mitigación, de cómo reforestamos, de cómo tenemos sistemas sustentables que puedan ayudar a la captura.

-El desafío es adaptarnos desde los sistemas alimentarios al cambio climático y seguir incorporando formas de trabajo sustentables, porque somos nosotros los que sabemos que pan para hoy y hambre para mañana es muy evidente.

-Recién mencionó que el riesgo es que esto se mire desde lo urbano.

-La producción de alimentos y toda la cadena que las rodea son problemáticas nacionales con una vinculación profunda a los territorios, pero puede existir un riesgo de que sea una discusión con una visión urbana que no dé cuenta de la realidad de la problemática. Porque cuando esa discusión se da en la ciudad, el sistema alimentario pasa a transformarse en una decisión de consumo responsable, independiente desde donde vengan los alimentos.

Pero en esa mirada no se incluye al primer eslabón de la cadena alimentaria, que es la producción. Creo que tenemos una oportunidad de vincular quién produce, dónde y cómo produce con el consumidor final.

- Un desafío importante.

El desafío es gigante. Desde Agricultura tenemos que construir una posición que nos permita integrar a todos los eslabones de la cadena y las distintas miradas y posiciones respecto a la producción de alimentos, y que no se haga con un sesgo urbano.

Por eso es que el tema de la cumbre de sistemas alimentarios lo vemos como un gran desafío y una gran oportunidad de que no sea tomada por posturas con sesgo urbano, por posturas que entienden que el desarrollo se produce en las ciudades y que lo que hay fuera de las ciudades es el contexto para la ciudad. Pero no ven ahí un espacio de desarrollo de futuro.

Por ejemplo, el tema del agua. Es muy distinta de la posición que tengan respecto del agua las personas que estén sentadas en su casa en Providencia, Las Condes, El Bosque o La Pintana, donde no tienen ninguna vinculación con que la manzana que están comiendo es agua.

La verdad es que el agricultor transforma el 74% del agua para que todos coman. La agricultura es un medio para el bien final que es la alimentación. Entonces vamos contabilizando la cantidad de agua cuando te comes un pan, una manzana.

- ¿Ustedes como Agricultura buscan cambiar esa mirada?

Desde Agricultura lo que queremos promover es un desarrollo territorial equilibrado que sea capaz de combinar los beneficios de ambas partes. Por cierto, la ciudad tiene muchos beneficios, pero el mundo rural también. Y para poder potenciar la vinculación rural-urbana es necesario potenciar ambos territorios con sus propias necesidades. No es uno a costa del otro, que es como hoy ocurre, cuando, por ejemplo el mundo rural se hace cargo de la basura del urbano y de todo lo que bota, para que en la ciudad vivan muy sustentablemente. O como lo que ocurre con los 10 o 12 años de sequía y ¿quién en Santiago ha cambiado el pasto por suculentas? Entonces, claro, la conciencia de la sequía está para los agricultores que consumen el agua... pero en la ciudad no tienen ninguna conciencia. No vinculan al agro y a los territorios con nuestro propósito final: producir alimentos.

- Dado que la Cumbre es global, esas miradas urbanas también pueden primar. ¿Cómo se convence a los que toman las decisiones políticas no agrícolas de la importancia de esto?

Es lo que hemos conversado con los ministros de Agricultura del CAS: salirnos del agro y que nos sintamos actores políticos del bienestar social de la población con nuestro aporte.

Creo que el Ministerio de Agricultura, y no solo el de Chile, se enfoca en las políticas e instrumentos para promover la producción y tenemos que cambiar el discurso desde la producción a la alimentación. Entender que aquí la ciudad depende de lo rural y viceversa.

Por eso esta cumbre es una oportunidad, porque estamos hablando de los sistemas alimentarios. De una cadena que debe funcionar en cada eslabón para que el alimento llegue. ¿Cuándo hay desabastecimiento? Cuando una parte de la cadena se corta.

-¿Chile, América Latina y el Caribe serán escuchados en un entorno donde el peso de los países desarrollados siempre es muy fuerte?

El desafío del mundo hoy es alimentar. Nosotros tenemos mucho que aportar como países productores de alimentos. Lo que hacemos, como agricultores, va al corazón del bienestar de cada una de las familias. Pero hemos perdido ese foco. Se da como por sentado el alimento, pero no lo está. Nos redujimos a lo rural, a lo agrícola y a lo productivo. Y de pronto entendemos que esto agrícola tiene impacto en el desarrollo rural y finalmente en el bienestar de todos.

-¿Cree que el que la Cumbre se desarrolle en el entorno tensionado por la pandemia ayudará a modificar el sesgo urbano?

Creo que hay una oportunidad, no solo en Chile, sino que en el mundo entero, de que esta discusión se esté dando en este año de pandemia. Creo que por primera vez nos estamos vinculando con la alimentación como lo esencial que es. En la mayoría de los países, la agricultura sigue siendo una actividad esencial, pudieron seguir produciendo, al igual que toda su cadena. El entenderlo como primera línea también nos pone en una discusión de algo que es esencial para el bienestar de todos.

Veo que los ministerios de Agricultura, al menos los del CAS, somos muy conscientes de esto y estamos todos con una posición que queremos llevar no desde Agricultura, sino cómo lo hacemos para que dentro de nuestros países podamos sentirnos partes de esta nueva posición. Queremos ser parte del cambio con lo que nosotros producimos.

El desafío es poner una posición común con los otros países, porque se potencia como región productora de alimentos, promoviendo otras formas, juzgando nuestras propias características de desarrollo.

Lo que queremos es que aquí no haya una u otra forma, sino que podemos convivir con distintas formas, y cuando tenemos problemas complejos, como es llegar con alimentación a todo el mundo, requerimos de formas distintas que convivan y se comuniquen.

Sabemos que los sistemas funcionan mucho mejor cuando son complejos, con partes distintas, que pueden suplirse ante cualquier amenaza.

-Desde lo urbano también hay un fuerte impulso a formas de producir más sustentables. ¿No podría ocurrir que en la Cumbre primen esas miradas?

Esta será una oportunidad para integrar, para que no sea una cosa por otra, sino de que hay espacio para las distintas formas de producir. Hay espacios para la agricultura sustentable, la orgánica, la biodinámica, la ecológica, pero también para la tradicional que suple las grandes cantidades de alimentos. La prioridad es alimentar, y hacerlo con el menor impacto posible.

-¿Significa hacer un cambio de mirada de la labor del ministerio, cuyo foco siempre ha sido lo productivo?

-Lo que planteamos es que este no es un ministerio sectorial, sino que es uno de desarrollo sustentable, que tiene una “pata” económica, una social y un pilar ambiental. Los tres son fundamentales para la agricultura y cada cosa responde a los desafíos del momento.

Trabajo multisectorial

- ¿Cómo están preparándose de cara a la Cumbre?

Chile está participando en Redpac, que es la reunión de los directores de las oficinas de estudios equivalentes a Odepa, de los distintos países del CAS.

El RedPac es la secretaría técnica del CAS. Como ministros proponemos un tema, y entre las oficinas de Estudio se ponen de acuerdo y presentan una propuesta que nosotros, como ministros, hacemos los ajustes y validamos.

Eso se ha ido complementando con reuniones más ampliadas de ministros. El ministro de Uruguay amplió la reunión hacia otros países y ahí tenemos una línea de trabajo que culminará en la FAO en julio con todos los ministros de Agricultura del mundo, preparatoria para la Cumbre.

-Se trata de una cumbre de sistemas alimentarios, lo que involucra más que solo al agro. ¿Se están involucrando otros sectores?

Como se trata de una cumbre de alto nivel está organizada por la Cancillería, pero en ella participamos, además de Agricultura, también el Ministerio de Desarrollo Social —con Elige vivir sano— y ahí está esta vinculación más desde el desarrollo social, alimentación. Está participando Salud también.

Ahí es interesante, porque junto a FAO, a Elige Vivir Sano, a la Cancillería y nosotros, estamos desplegando diálogos territoriales para hablar de esto. Y ahí se ve dentro de Chile que las tensiones son las mismas que las que creemos que vamos a ver en la ONU, te vas a cualquier región y sale la persona que cree que no hay nunca más un monocultivo, que no debiésemos estar consumiendo carne.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Aunque muchos en la industria de la cereza lo critican, este portainjerto —si se ocupa bien— puede tener un impacto positivo en los huertos, ya que cuenta con una muy buena compatibilidad con esta especie y una alta tolerancia a la sequía, entre otras cosas.
El Mercurio
Las altas temperaturas registradas en las últimas semanas pueden terminar afectando la acumulación de frío de las plantas y poner en riesgo los objetivos productivos del proyecto, por lo que es vital que los productores se mantengan atentos a lo que pueda pasar en materia climática en los próximos meses.
El Mercurio
Para lograr este objetivo es clave que se escoja el momento apropiado para realizar las aplicaciones y se utilicen la técnica y tecnología adecuadas.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores