EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Dom 05/12/2021

14:36
El Mercurio - Campo

En 14% aumenta la productividad del trigo al aplicar el nitrógeno de forma adecuada

Realizar estudios de fertilidad del suelo, para poder determinar las dosis según la zona, es clave, dicen los expertos. Advierten que no se debe aplicar fertilizantes sin antes haber dado dicho paso.

Jueves, 21 de octubre de 2021 a las 8:30
- Las aplicaciones se realizaron en bandas a la siembra, durante el otoño.
Crédito: El Mercurio
Zona es similar a San Felipe

¿Cómo adaptar los resultados obtenidos por este estudio en Chile? Si bien el clima de Entre Ríos no existe propiamente tal en Chile, puede compararse a la zona de San Felipe, con la salvedad de que las lluvias caen entre octubre y mayo.

“En Entre Ríos, la humedad es muy alta en primavera, verano y otoño. Mientras que Entre Ríos se clasifica como templado, lo que lo hace más caluroso y húmedo en verano por la lluvia. La zona de Entre Ríos tiene, en general, temperaturas máximas mayores en invierno y temperaturas mínimas mayores en verano”, explica Carlos Gana, subgerente de estudios y encargado de programa de innovación de Anasac.

Esta diferencia climática son las que hacen tan necesarias las pruebas de "desarrollo agronómico" durante al menos 3 años.

“De este modo se puede ver la adaptación de variedades a las condiciones climáticas locales”, complementa Gana.

Rolando Araos Millar

Aplicar 100 kilos por hectárea de nitrógeno, a 20 centímetros de profundidad, generó rendimientos de entre 3.500 a 4.000 kg/ha de trigo, un salto de 14%, respecto a lo que se venía obteniendo, concluyó un estudio realizado por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Paraná, en Argentina, en una zona que es equivalente a la de San Felipe, en Chile (ver recuadro).

“Durante las últimas tres campañas —2018/19; 2019/20 y 2020/21— se evaluaron un total de 44 lotes, distribuidos en los departamentos Paraná, Diamante, Nogoyá y Victoria. Los productores que colaboraron estos años lograron producciones por encima del promedio departamental, un 14 % más”, indica Juan Manuel Pautasso, jefe de la Agencia de Extensión Rural Diamante del INTA.

Las aplicaciones se realizaron en bandas a la siembra, durante el otoño, teniendo en consideración que las lluvias son cada vez más escasas en la zona de Entre Ríos y no dificultan el desarrollo de esta tarea —si se compara con Chile, esta localidad es climáticamente similar a San Felipe (ver recuadro)—.

Evaluando la fertilidad

Para lograr este resultado, los investigadores realizaron un diagnóstico de fertilidad de suelo para no cometer errores con las dosis de nitrógeno a aplicar en un momento o época determinado.

“El análisis de suelos es una herramienta de diagnóstico sencilla y de fácil interpretación, siendo muy adecuada para ajustar la nutrición nitrogenada, fosfatada y potásica en el cultivo de trigo”, dice Ricardo Melchiori, especialista en cultivos del INTA Paraná, quien añade que no es llegar y aplicar 100 kg/ha de N al trigo.

El análisis de fertilidad de suelo permite estimar el contenido de nutrientes disponibles y así formular un plan de fertilización adecuado para que cubra los requerimientos del cultivo. Esto evita realizar aplicaciones innecesarias que, no solo generan un gasto extra, sino que además contaminan al medioambiente.

Dentro de los resultados que se obtienen destaca el pH del suelo, materia orgánica y el contenido de nutrientes como nitrógeno (N), fósforo (P), potasio (K), y otro macro y micro nutrientes. El estudio se concentró solo en los niveles de N.

“(El nitrógeno) es el nutriente que generalmente más limita la producción. En Entre Ríos, la determinación de la concentración de nitratos en los primeros 20 centímetros del suelo ha demostrado ser un buen indicador de su disponibilidad, sin necesidad de mediciones a mayores profundidades”, especifica el especialista en cultivos del INTA Paraná.

Melchiori añade que un adecuado diagnóstico de fertilidad busca dar respuesta a la pregunta sobre si es suficiente el nivel de nutrientes del suelo para abastecer un determinado rendimiento del cultivo que se sembrará, considerando que las deficiencias nutricionales limitan el rendimiento alcanzable cada año.

Dado lo anterior, ambos especialistas del INTA Paraná recomiendan prestar atención a las dosis optimas de nitrógeno para alcanzar hasta 4000 kilos por hectáreas de trigo. En ningún caso, enfatizan, se debe llegar y aplicar 10 kg/ha sin analizar previamente el suelo.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Los residuos agrícolas, forestales y ganaderos se pueden convertir, a través de la transformación y descomposición termoquímica, en abonos que ayudan a mejorar el suelo, agregando valor y dando una segunda vida a estos residuos.
El Mercurio
“Realizar un adecuado manejo a nivel sanitario, de nutrición y de riego, entre otras cosas, resulta fundamental para avanzar hacia el objetivo principal de la temporada, que no es otro que obtener más y mejor fruta”.
El Mercurio
Considerando que este rubro tiene márgenes muy apretados, es fundamental identificar el punto crítico, es decir, la instancia donde el animal deja de producir músculo y comienza a acumular grasa, lo que aumenta costos y reduce la utilidad.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores