EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 14°C   |   Máx. 30°C   |   Actual 18°C

Santiago de Chile. Mié 24/02/2021

15:11
El Mercurio - Campo

Recomendaciones para evitar los daños de Drosophila suzukii en huertos frutícolas

Realizar un monitoreo constante en el huerto a lo largo de la temporada, desarrollar un programa fitosanitario con productos químicos probados, manejar adecuadamente la cosecha y la poscosecha, y utilizar herramientas complementarias como cubiertas fosfolípidas, entre otras cosas, es clave para controlar los ataques de esta plaga.

Lunes, 21 de diciembre de 2020 a las 8:30
- Ocho días después de la ovipostura, las moscas que nacieron se encontrarán en etapa adulta, siendo capaces de continuar la cadena de reproducción.
Crédito: SAG
Los daños en cerezas
Una de las especies más afectadas con la presencia de la Drosophila suzukii en la zona centro sur es la cereza. De hecho, se estima que en la temporada pasada esta plaga generó pérdidas económicas en la Región de Ñuble que oscilaron entre 5 mil y 17.550 dólares por hectárea.

“Los daños en esta especie comienzan a producirse desde el estado denominado como color pajizo, aunque aumentan desde quiebre de color en adelante. En algunos casos, si la variedad torna a colores muy oscuros, tarda en ser evidente el problema”, dice Karina Buzzetti.

Si bien no existe un patrón, la experta comenta que la mayoría de los ataques de la mosca durante la temporada pasada se dieron en huertos altamente emboscados, con riego tecnificado, microaspersión y cobertura tipo techo.

“Esto ocurrió posiblemente por la mayor humedad relativa que se produce en esas condiciones, ya que eso permite al adulto mejores condiciones para el vuelo; pero este año se ha observado el daño en distintas condiciones productivas”, sostiene.

¿Y las herramientas biológicas?
A pesar de que existen varias herramientas biológicas en el mercado, los expertos coinciden en que en la actualidad solo un puñado de ellas son realmente eficientes para ayudar al control de Drosophila suzukii.

Karina Buzzetti, por ejemplo, destaca Spinosad, un insecticida de origen natural producido por la fermentación de una bacteria actinomiceto llamado Saccharopolyspora spinosa.

“También existen otras herramientas, como biocontroladores, que pueden ser complementarias, al igual que extractos botánicos con efecto repelente”, agrega.

Luis Muñoz G.

A pesar de que fue detectada por primera vez en Chile en 2017, la Drosophila suzukii o mosca de alas manchadas se las ha arreglado para expandirse rápidamente por distintos lugares del país. Hoy se estima que está presente entre las regiones de O´Higgins y Los Lagos, lo que implica un enorme riesgo para distintos frutales como cerezos, arándanos, frambuesas, frutillas y moras, que han sido los más atacados por esta plaga en el último tiempo.

“La temporada pasada en la región del Ñuble se presentaron los primeros casos de relevancia económica. Este año, en tanto, el número de casos con reporte de daño se ha ido ampliando en las últimas semanas, incluyendo a la región de O´Higgins”, afirma Karina Buzzetti, directora de investigación de la consultora Agri Development.

Por lo mismo, y considerando que no se trata de una plaga bajo manejo oficial, es importante que los productores diseñen una estrategia de monitoreo y control en sus huertos que les permita resguardarse de los potenciales daños productivos.

Monitoreo, la clave

Según los expertos, para realizar un adecuado control de esta plaga es fundamental realizar un monitoreo constante de los huertos a lo largo de la temporada.

“Esta labor tiene por finalidad pesquisar la presencia de los insectos en estado adulto, que son los que andan volando; ya que las larvas en la mayoría de los casos se encuentran alojadas al interior de los frutos y, por ende, son muy difíciles de detectar”, asegura Carlos Barriga, entomólogo y asesor.

En ese sentido, es vital que esta estrategia contemple el uso trampas de monitoreo o de captura masiva y se realice con mayor intensidad en los meses de invierno.

“En invierno no hay fruta en los árboles, por lo que es un buen momento para usar estas trampas en base a productos químicos, vinagre o sidra de manzana, que son las que atraen a las moscas. Estas deben ser establecidas en los huertos, pero también en zonas aledañas, donde existan áreas silvestres”, explica Carlos Barriga.

Es importante que el monitoreo de la mosca, sobre todo a la hora de revisar las trampas, sea realizado por personal capacitado que pueda reconocer su presencia y características.

“En caso de que se encuentre un ejemplar adulto sospechoso en el huerto, este debe ser llevado al SAG o algún laboratorio autorizado para realizar un PCR y cerciorarse que se trata de la Drosophila suzukii”, indica Carlos Barriga.

La apuesta química

En caso de que la plaga se encuentre presente en el huerto, el productor tendrá que diseñar un programa fitosanitario con aplicaciones cada 7-10 días, finalizando cerca de cosecha.

“En el caso del cerezo, por ejemplo, si existe riesgo se debería empezar con el programa desde plena flor y no más tarde de pinta (período crítico), con una buena rotación de productos eficaces, para evitar generar la aparición de resistencia en esta plaga”, asegura Esteban Basoalto, académico del Instituto de Producción y Sanidad Vegetal de la Universidad Austral de Chile.

Un aspecto relevante para lograr el éxito en esta etapa es elegir el producto adecuado.

Entre las opciones disponibles destacan Lambda y Gamma Cihalotrin; Spinosad; Alfa Cipermetrina y algunos productos en mezcla, los cuales además de combatir a la Drosophila suzukii sirven para el control de la polilla oriental y trips.

“En la elección del producto es clave la formulación a emplear, ya que podrán obtenerse potencialmente mejores resultados con cierto tipo”, afirma Karina Buzzetti.

En cuanto al uso preventivo de insecticidas —algo que habrían recomendado algunas exportadoras y empresas de agroquímicos—, los expertos, en general, consideran que no es beneficioso, ya que es muy fácil que generen resistencia a las moléculas.

“Además puede llevar a que se superen los LMR (Límites Máximos de Residuos) de pesticidas en la fruta, lo que es un problema para la fruta de exportación”, agrega Esteban Basoalto.

Si bien Karina Buzzetti concuerda con estas ideas, reconoce que muchas veces no caer en la tentación de realizar aplicaciones preventivas es difícil, debido a que hay ocasiones en que el tiempo de respuesta para confirmar la presencia de Drosophila suzukii en el huerto se extiende más de lo adecuado.

“Esta situación puede poner en riesgo al huerto, ya que un ciclo completo del insecto puede completarse en el lapso de una semana a 10 días. Por lo mismo, si la confirmación no es oportuna, nada se podrá hacer para evitar la pérdida de la fruta atacada, y desde ahí en adelante, por la presencia de larvas al interior de frutos, se mantendrán focos de contaminación en el huerto”, explica.

Otro aspecto que se debe considerar a la hora de diseñar un programa fitosanitario es la cobertura de las aplicaciones, ya que la mayoría de los tratamientos orientados al control de Drosophila suzukii tiene un efecto de contacto.

“Huertos emboscados, en pleno desarrollo, requerirán especial cuidado con la calibración de la maquinaria, quedando siempre la posibilidad de que el insecto busque oviponer en caras del fruto donde no haya existido depósito o éste sea débil. En ese contexto es mejor una mayor cantidad de gotitas por cm2, de menor tamaño”, asegura Ian Homer, académico del Departamento de Ingeniería y Suelos de la Universidad de Chile.

El manejo de la cosecha y poscosecha

Otra tarea fundamental en esta estrategia, sobre todo en los huertos que tienen presencia de la mosca, es planificar de manera adecuada las tareas de cosecha. La idea, dicen los expertos, es que la fruta no pase más tiempo del necesario del árbol, evitando que haya material sobre maduro y que esto se transforme en una tentación para la mosca.

Una vez realizada la cosecha es importante que los productores eliminen todos los frutos que puedan quedar en las plantas o botados en el suelo.

“No hay que olvidar que esta mosca vive al interior de los frutos en descomposición o frutos maduros. No hacerlo es generar las condiciones ideales para que esta se disemine”, indica Carlos Barriga.

Una buena alternativa para deshacerse de los remanentes de fruta recolectada es enterrarlos en hoyos al interior del mismo huerto.

Otras medidas complementarias

Otra herramienta que puede ser usada para proteger la fruta de los ataques de Drosophila suzukii, y que ha demostrado cierto grado de eficacia a la fecha, son las cubiertas fosfolípidas, que corresponden a productos que disminuyen la incidencia de daño por ovipostura en el fruto.

“Un aspecto importante en los resultados de estos productos es que el fruto alcance una buena cobertura, puesto que de otra forma la cubierta quedará incompleta y esos puntos serán la debilidad del tratamiento”, sostiene Ian Homer.

Entre las herramientas complementarias figuran también las mallas antiáfidos, que corresponden a una barrera física que impide la posible entrada de insectos o microorganismos al huerto.

“Si bien estas herramientas, que son bastante usadas en países europeos, que suelen sufrir importantes daños por la acción de esta mosca, se podrían usar en Chile en la medida que los ataques de la plaga aumenten, existe un tema de costos…son tremendamente caras. De hecho, su instalación puede llegar a costar alrededor de US$ 100.000 por hectárea”, afirma Carlos Barriga.

Otra medida que se puede tomar es eliminar las plantaciones aledañas a los huertos de zarzamoras y otras especies que puedan servir de hospederos para esta plaga.

Si bien Carlos Barriga reconoce que esta es una opción válida, recomienda no llevarla a cabo, ya que su eliminación puede generar que la mosca, en caso de estar presente cerca de la plantación, se vaya directamente al huerto y dañe la producción comercial.

“Por lo mismo, creo que lo mejor es mantenerlas, pero haciendo un adecuado control, con trampas y las aplicaciones químicas correspondientes”, asegura.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Ejecutar este tipo de manejo no implica simplemente regar menos y estresar más al cultivo, sino que requiere de una estrategia y conocimiento acabado del cultivo donde se trabajará.
El Mercurio
Buscar una zona con buen clima y suelo, usar plantas de excelente calidad y contemplar la utilización de riego tecnificado, entre otras cosas, es fundamental para lograr buenos resultados productivos en un proyecto de este tipo.
El Mercurio
Para que el grano cosechado cumpla los requerimientos para satisfacer de manera adecuada la demanda de nutrientes y materia seca para que los animales entreguen una leche de buena calidad es cumplir ciertas exigencias que consideran la elección de la semilla, la fertilización.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores