EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 10°C   |   Máx. 30°C   |   Actual 19°C

Santiago de Chile. Jue 29/10/2020

22:13
El Mercurio - Campo

Los pendientes para impulsar los embalses medianos

Si bien existe la opción de financiamiento de la CNR para estos proyectos, la normativa ambiental mantiene las mismas exigencias que para los grandes embalses, lo que entrampa y encarece las iniciativas orientadas al riego.

Jueves, 17 de septiembre de 2020 a las 8:30
- Los embalses con más de 50 mil metros cúbicos de capacidad hoy tienen las mismas exigencias ambientales que los de gran escala, algo que los agricultores piden revisar.
Crédito: Gentileza Tualco
Financiamiento permanente

El secretario ejecutivo de la CNR explica que la posibilidad de apoyar el financiamiento de embalses medianos ha sido posible luego del cambio que se generó en 2013 a la Ley 18.450, que creó un tramo de financiamiento de hasta 250 mil UF, pese a lo cual hasta el año 2019 nunca se había realizado un concurso que superara las 30 mil UF por proyecto.

Según lo establecido en el presupuesto de este año, una de las particularidades que considera el cofinanciamiento para tranques o embalses medianos por parte de la CNR es que está condicionado a la situación de escasez hídrica, por lo que se desprende que no podrían abrirse concursos en regiones que no han sido declaradas como zonas de emergencia hídrica.

"Potencialmente es muy buena medida, pero nos entrampamos en que no sabemos cuánto tiempo va a durar si es temporal. Si estoy diseñando un tranque y llueve, y se acaba la situación de escasez hídrica, ¿qué hago con la plata que gasté? Solo hacer el diseño hidráulico de un tranque de 300 mil metros cúbicos es súper caro, llegando en algunos casos hasta los $600 millones, y nadie va a arriesgar ese dinero si el proyecto no va a ser aprobado", explica Francisco Álamo, jefe de proyectos de la consultora Tualco.

De acuerdo con eso, dese la SNA Juan Pablo Matte recalca que este tipo de financiamiento debe ser atemporal y para todo el país.

"Chile tiene un tremendo potencial en sus distintas regiones y no podemos quedarnos detenidos por un problema de infraestructura. Este es un camino positivo y realizable que puede solucionar definitivamente la problemática de la escasez de agua", dice.

Especial Riego - Revista del Campo
Lea la nota en la versión digital de la Revista del Campo. Para ello, solo necesita pinchar la imagen de la portada.


Paloma Díaz Abásolo

Frente a la demora que ha tenido el embalse La Tranca en el río Cogotí, en la Región de Coquimbo, que pese a estar entre los 26 grandes proyectos priorizados por el Gobierno lleva más de 30 años de espera, la construcción de embalses de mediana capacidad es una de las alternativas más atractivas para enfrentar la sequía en esa zona y disponer de agua para riego.

"En la tercera sección del río, cuando hay sequía, el agua no llega en el verano. Si pudiéramos tener un embalse de este tipo, podríamos guardarla en invierno y abastecer a toda la sección, compuesta por pequeños regantes, pero el costo por metro cúbico embalsado bordea los US$ 4 y nadie lo puede hacer sin el apoyo del Gobierno. Antes ni siquiera estaba la intención de financiarlos, pero el año pasado la Comisión Nacional de Riego (CNR) abrió la opción y queremos aprovecharla", dice el presidente de la junta de vigilancia del río Cogotí, Walter Chávez.

La opción de desarrollar tranques intraprediales y embalses de mediana capacidad -en torno a 1,5 millones de metros cúbicos-, que normalmente tienen un menor impacto ambiental y social y se pueden construir en forma asociativa, también gana terreno en otras regiones como Valparaíso y Maule, atraídas por el cofinanciamiento que abrió la CNR en su presupuesto en forma temporal, para enfrentar la sequía.

"En 2019 establecimos, y también lo pensamos para 2021, un concurso para el cofinanciamiento de nuevos proyectos de embalses de hasta 1,5 millones de metros cúbicos, porque nos dimos cuenta de que existe mucho interés", dice el secretario ejecutivo de la CNR, Federico Errázuriz.

Sin embargo, una de las trabas que tienen estos proyectos es que requieren contar con una resolución ambiental, que implica los mismos trámites y permisos que las obras de gran escala -a diferencia de lo que ocurre con los tranques de hasta 50 mil metros cúbicos y muros de hasta cinco metros de altura, que son más sencillos-, lo que los hace más caros, lentos y engorrosos.

Además, al ser obras que podrían concursar solo durante la escasez hídrica, genera temor entre los agricultores partir con un proyecto sin tener la seguridad de que van a tener opciones reales para concretarlo, ya que en los últimos dos años solo se ha hecho un concurso.

"Por mucho que se permita el financiamiento de estos embalses en la Contraloría, el problema es que hasta ahora los de tipo A y B -obras medianas, de 1,5 millones de metros cúbicos y una pared de entre cinco y 15 metros de altura, y superiores a los 1,5 millones de metros cúbicos y una pared de 15 a 30 metros de altura, respectivamente- no están siendo considerados dentro de las bases de los concursos de la CNR, lo que ha sido una limitante para los agricultores", asegura Felipe Martin, gerente general de la consultora MAS Recursos Naturales.

Tramo incierto

La legislación actual considera que los tranques con una capacidad de hasta 50 mil metros cúbicos y un muro de contención de hasta cinco metros de altura no necesitan pasar por el Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) ni contar con permisos especiales de la Dirección General de Aguas (DGA), ya que ese límite quedó fijado en el Código de Aguas en los años ochenta.

Varios productores plantean que se deben revisar el límite y altura de muro, porque no serían suficientes.

"Una hectárea de un cultivo necesita entre 7.500 y 12 mil metros cúbicos por temporada, por lo que un embalse de 50 mil metros cúbicos podría aportar el agua para unas cinco hectáreas si no dispones de otra fuente, y eso es poco", señala Francisco Álamo, jefe de proyectos de la consultora Tualco.

Agricultores y especialistas en riego plantean que se deben modificar los parámetros de exigencia ambientales para obras de hasta 300 mil metros cúbicos.

"Nos hemos dado cuenta de que existe un vacío en el SEIA para los tranques agrícolas de entre 50 mil y 300 mil metros cúbicos, les hemos explicado cómo se ve un tranque de 50 mil o 300 mil metros cúbicos en el terreno y que, desde nuestra visión, el legislador ha fallado, porque es un límite que está fijado con los criterios que había en 1981", explica Federico Errázuriz.

El secretario general de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Juan Pablo Matte, asegura que esas bases se deben revisar. "No pretendemos que sean proyectos que pasen sin análisis ambiental, pero sí que sean acordes con las dimensiones que se están abordando. Hoy se considera la misma categoría ambiental para un embalse de 300 mil metros cúbicos que para uno de 200 millones de metros cúbicos, y eso nos parece ridículo", plantea.

Piloto para avanzar

Debido al fuerte interés que han percibido por parte de organizaciones de agricultores por desarrollar embalses medianos, y en vista de que el próximo año lanzarían un concurso para estas iniciativas, la CNR quiere formar un plan piloto en la VII Región para tranques de hasta 300 mil metros cúbicos y apoyarlos en la tramitación ambiental.

"La idea es identificar a unos diez agricultores que quieran hacer sus proyectos y acompañarlos con el SEIA, para que les expliquen todos los pasos y reducir la incertidumbre. La idea es llegar a construir una guía enfocada en proyectos agrícolas", dice Federico Errázuriz.

Sin embargo, diferentes consultoras afirman que solo serían buenas intenciones mientras no se concrete un cambio legislativo, ya que las exigencias seguirán siendo las mismas que para las obras de gran escala.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Cuando estamos por iniciar la temporada de exportaciones es fundamental que tanto exportador como importador sepan que deben cumplir ciertas obligaciones, las que idealmente deben ser pactadas en un contrato con el fin de prevenir controversias.
El Mercurio
La alta demanda interna, la continua apertura de nuevos mercados internacionales y el prestigio que tiene en el exterior la fruta producida en Chile son factores que están entusiasmando a los productores nacionales para ampliar la superficie de plantación actual.
El Mercurio
Si bien ambos son capaces de generar buenos resultados productivos, la elección de cuál se ocupe debe hacerse a partir de criterios técnicos como el tipo de suelo y la variedad con la que se está trabajando.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores