EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 10°C   |   Máx. 30°C   |   Actual 17°C

Santiago de Chile. Jue 29/10/2020

23:23
El Mercurio - Campo

Financiamiento bancario: Balance en rojo

Con la búsqueda de capital de trabajo para las cosechas el agro comenzará a sentir el frenazo de los créditos. Expertos recomiendan un manejo moderno de la contabilidad para mejorar el acceso a financiamiento bancario.

Martes, 15 de septiembre de 2020 a las 8:30
- Durante 2020, los bancos pisaron el freno de la entrega de créditos en todo el país.
Crédito: El Mercurio
Créditos covid más pequeños

La contracción en los créditos bancarios sería aún mayor de no ser por la línea Fogape-Covid, lanzada por el Gobierno para enfrentar esa caída. El Estado opera como garante de un porcentaje del crédito, lo que ayuda a bajar el nivel del riesgo para el banco, lo que aumenta las posibilidades de que lo otorgue.

Según los registros de la Comisión para el Mercado Financiero, CMF, entre mayo y mediados de agosto, bajo paraguas gubernamental se registraron 10.312 operaciones crediticias en el sector agropecuario y silvícola.

El monto entregado por los bancos acumulaba más de $430 mil millones. Los agricultores han obtenido en promedio $41,7 millones en los préstamos Fogape-Covid. En todo caso, las cifras han mostrado una progresiva disminución, pues partió en mayo con un promedio de $65,4 millones y llegó a $22 millones de promedio por operación en la primera mitad de agosto.

Especial Riego - Revista del Campo
Lea la nota en la versión digital de la Revista del Campo. Para ello, solo necesita pinchar la imagen de la portada.


Eduardo Moraga Vásquez

A la hora del balance, Cristián Muñoz es drástico. “El acceso a créditos está restringido para los productores de hortalizas. Ahora el proceso es un poco más complejo, los trámites son más dificultosos”.

Muñoz es presidente de la Hortach, gremio que reúne a los productores de hortaliza del país, y agrega que “mi sensación es que los bancos están más temerosos, lo que los hace ser más exigentes. Los agricultores se rascan con sus propias uñas. Terminan financiándose a través de los proveedores de insumos, a una tasa muy superior, eso sí”.

El hortalicero explica que debido al coronavirus, en su rubro los productores que abastecen los mercados mayoristas han enfrentado mayores problemas para generar ingresos. Algunos han optado por financiarse mediante créditos de consumo.

La percepción de Muñoz tiene bases sólidas. Durante 2020, los bancos pisaron el freno de la entrega de créditos en todo el país. Por ejemplo, según datos recolectados por la firma AgroCapital, a partir de un informe de la Asociación de Bancos, los créditos otorgados a julio en la Región Metropolitana fueron de US$ 6,1 mil millones versus los US$ 6,9 mil millones a julio de 2019 y los US$ 7,5 mil millones a julio 2018.

La baja de este año podía haber sido aún mayor de no ser por los US$ 1,1 mil millones que se inyectaron ese mes en la región vía los créditos con aval del Estado de la línea Fogape-Covid.

“Hay una contracción de las colocaciones. Son las políticas públicas las que las están sosteniendo”, afirma Benjamín Barros, socio de AgroCapital.

En todo caso, el grueso del efecto para el agro recién comenzará a notarse en unas semanas más.

“Estamos en una crisis que muchos agricultores ven de lejos pero, cuando vayan a buscar sus financiamientos de temporada, se pueden encontrar en problemas por subestimar la situación, sentencia Barros.

Fruticultores, los más perjudicados

Para Francisco Duboy, presidente de Federación de Agricultores del Cachapoal, la mayor reticencia de los bancos para entregar préstamos comenzó en marzo. Explica que la sequía y el verano seco hizo que comenzaran a mirar con más detención los proyectos agrícolas que estaban sobre sus escritorios.

“Comenzaron a mirar con más detención las condiciones de acceso a agua, investigaban si los campos tenían pozos”.

Duboy cree que en un escenario más restrictivo de acceso a los créditos, los más perjudicados serán los fruticultores.

“Los maiceros y trigueros se financian con proveedores de insumos. Los productores de tomates obtienen capital de la agroindustria que le compra su materia prima. La fruticultura requiere mucho más capital y que no se pueden cubrir por esas vías. Hay que pensar que la producción de fruta requiere de riego tecnificado y si quieres renovar tus huertos, los más probable es que tengas que comprar variedades que exigen el pago de royalty, que son más caras”, afirma Duboy.

Raúl Jofré, productor de uva de mesa y de cítricos dulces en el valle del Limarí, en la Región de Coquimbo, explica que hace un par de meses aprovechó de tomar un crédito Fogape-Covid, que tienen aval del Estado. En su caso fueron casi $ 60 millones los que recibió.

“Desde hace unos años estoy en un proceso de reconversión de variedades en uva de mesa, pues tienen mejor rendimiento y mejor demanda para la exportación. Gracias a ese crédito compré 12 mil plantas. Resultó una alternativa muy buena, pues pagaré una cuota anual por cuatro años. Usualmente uno tiene que pagar todos los meses, lo que no tiene que ver con los flujos normales de la producción de frutas, en que se recibe un pago una vez en el año”, explica Jofré.

Invierno crediticio

Si bien el uso de los créditos Fogape-Covid, ha permitido amortiguar la baja en la entrega de financiamiento bancario al agro, también es cierto que se vienen tiempos complejos para el acceso a capital. Según Benjamín Barros, en la crisis global de 2008, gatillada por la caída de Lehman Brothers, la entrega de préstamos a la fruticultura se resintió por tres años.

Por eso, los agricultores tienen que preparaste para un largo “invierno crediticio”. Por eso es importante no solo preocuparse por lo que pasa dentro del huerto, sino que hay que dar un paso hacia adelante en la sofisticación del manejo contable y en las estrategias de financiamiento.

“Se hace imprescindible que las empresas se preparen más y mejor antes de renegociar o solicitar nuevos financiamientos. Si antes la diferencia entre una empresa con buena información financiera versus una con deficiente preparación de la solicitud de crédito estaba en que uno conseguía mejores condiciones que el otro, hoy es se está transformando entre una aprobación o rechazo del crédito por parte de la banca”, sostiene Barros.

No solo se trata de tributar a través de renta efectiva, sino que de ser capaces de ser capaces de organizar y mostrar los flujos de dinero de un proyecto agrícola de manera clara.

“Hay que tener claro que las exigencias cambiaron. Antes era más sencillo, pues a los bancos les interesaba principalmente que dejaras en garantía la tierra. Hoy quieren saber bien cuáles son tus ingresos, los riesgo comerciales y productivos del proyecto que van a financiar”, remata Duboy.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Cuando estamos por iniciar la temporada de exportaciones es fundamental que tanto exportador como importador sepan que deben cumplir ciertas obligaciones, las que idealmente deben ser pactadas en un contrato con el fin de prevenir controversias.
El Mercurio
La alta demanda interna, la continua apertura de nuevos mercados internacionales y el prestigio que tiene en el exterior la fruta producida en Chile son factores que están entusiasmando a los productores nacionales para ampliar la superficie de plantación actual.
El Mercurio
Si bien ambos son capaces de generar buenos resultados productivos, la elección de cuál se ocupe debe hacerse a partir de criterios técnicos como el tipo de suelo y la variedad con la que se está trabajando.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores