EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 9°C   |   Máx. 27°C   |   Actual 11°C

Santiago de Chile. Mié 23/09/2020

6:54
El Mercurio - Campo

Claves para producir cerezas en la zona centro-norte

Si bien el norte permite obtener cerezas tempranas y captar nuevos espacios comerciales, las condiciones de producción son complejas para esta fruta. Por ello las recomendaciones son buscar zonas con al menos 40% de humedad relativa; y utilizar herramientas como cianamida hidrogenada y cortinas sombreadoras en invierno.

Lunes, 03 de agosto de 2020 a las 8:30
- Huerto de la empresa Valle Verde, ubicado en el sector Recoleta, cerca de Ovalle.
Crédito: Walter Masman
La mejor opción ante la escasez hídrica
Los expertos coinciden en que el futuro de la producción de cerezas en la zona centro norte dependerá, en gran medida, de la disponibilidad de agua.

“Hay que tener en cuenta que sin agua no se pueden producir cerezas ni ninguna otra especie frutal”, asegura Patricio Espinosa.

Sin embargo, se sabe que los cerezos, a diferencia de otras especies frutales que se producen en la zona centro norte, como los cítricos, las uvas de mesa y los paltos, son los que menos agua consumen en su etapa de mayor demanda, llegando a 7.000-7.500 metros cúbicos de agua al año.

“Por lo mismo, el cerezo es la mejor opción que tienen los productores en un escenario de escasez hídrica”, asegura Walter Masman.

Luis Muñoz G.

Los altos precios que pueden alcanzar las primeras cerezas de la temporada en el mercado chino han llevado a que el entusiasmo de los productores por establecer huertos en zonas poco tradicionales para este cultivo como las regiones Metropolitana, de Valparaíso y de Coquimbo haya aumentado de forma importante desde 2015 a la fecha.

“De hecho, estimo que solo en la Región de Coquimbo hay cerca de 200 hectáreas, las que en su mayoría se encuentran establecidas en las cercanías de Ovalle. A esto hay que sumarle todo lo que viene avanzando la Región de Valparaíso por el sur”, afirma Gamalier Lemus, investigador del INIA Rayentué.

Sin embargo, los expertos advierten que producir cerezas en esta zona no es fácil, debido a que el clima no es el más propicio para el cultivo. Por ello, la recomendación, para que un proyecto alcance buenos resultados, es que el lugar de plantación cuente con condiciones climáticas específicas, se utilicen las herramientas tecnológicas disponibles y se ponga énfasis en algunos manejos agronómicos determinados a lo largo de la temporada.

Buscando un clima amigable

Las producciones de cerezas que se obtienen desde la Región Metropolitana al norte suelen ser menores a las que se logran en la zona tradicional. Así, si en localidades como Curicó se logran volúmenes superiores a las 20 ton/ha, en Ovalle y sus alrededores en el mejor de los casos se llegará a 12 ton/ha.

Según los expertos, esto se debe, en gran medida, a que el clima en la zona centro norte no es el mejor para el desarrollo de las cerezas.

“Las altas temperaturas y poca humedad que se ven en estas zonas pueden llevar a que las flores se abran y sequen, lo que produce que muchas veces la polinización no sea efectiva y se restrinja la productividad”, afirma Patricio Espinosa, director de PEC Chile.

Por ello, si se desea establecer un huerto en la zona, lo mejor es hacerlo en lugares con influencia marina, para así contar con una humedad relativa superior al 40%; y con temperaturas que a partir de septiembre sean suficientes para alcanzar la acumulación de grados día de calor requerida por cada variedad.

“Alcanzar la acumulación de grados días requerida es fundamental para lograr una producción temprana y ojalá abastecer el mercado a partir de la semana 42, que es lo que se busca al ir al norte”, indica Walter Masman, asesor experto en cerezas.

El manejo del frío

Para florecer bien y alcanzar volúmenes de producción adecuados, los cerezos también necesitan una acumulación de frío invernal de entre 400 y 1.200 horas frío, dependiendo de la variedad. Sin embargo, esta meta es difícil de conseguir entre las regiones Metropolitana y de Coquimbo, debido a que los inviernos se caracterizan por ser suaves.

Una alternativa para solucionar este problema es utilizar cianamida hidrogenada, un regulador de crecimiento que, entre otras cosas, permite compensar el déficit de frío invernal y romper el periodo de receso del árbol, llevándolo a que brote y florezca.

“Hoy es imposible plantearse la producción de cerezas en la zona centro norte, especialmente en lugares como Ovalle, sin la utilización de la cianamida hidrogenada”, asegura Patricio Espinosa.

Para ser efectiva, la cianamida hidrogenada debe ser aplicada entre 30 y 45 días antes de la brotación, en dosis que a menudo varían entre 2,5% y 3,0% y un volumen de mojamiento promedio de 1.000 l/ha.

Otra opción para enfrentar la falta de frío invernal es usar algún rompedor de dormancia como Erger, Fiore, Prostart Plus, Siberio y Syncron, los que terminan con el letargo invernal, uniforman y sincronizan los eventos fenológicos de brotación, floración y cuaja de frutos, y logran cerezas más homogéneas a cosecha.

La aplicación de estos productos debe realizarse entre 40 y 45 días antes de la apertura de yema de la planta.

Una herramienta que se está usando en esta zona para facilitar la acumulación de horas frío son las cortinas sombreadoras, las cuales buscan mantener condiciones de mayor oscuridad y menor temperatura durante el día en el huerto.

“Hay que recordar que las plantas acumulan frío a los 7°C o menos. Sin embargo, si a lo largo de ese día la temperatura llega a 18°C, la acumulación de la mañana se verá reducida. En ese sentido, estas herramientas son muy útiles, ya que al generar sombra no dejan que suba la temperatura”, explica Gamalier Lemus.

Estas herramientas, que son de plásticos negros y tienen un costo aproximado de US$ 20.000 por hectárea, deben permanecer en el huerto idealmente entre los meses de mayo y julio.

“Además de mejorar la acumulación de horas frío, ayudan a aumentar la cuaja de frutos y la producción. Además, hemos vistos que sirven para adelantar en algunos días la cosecha”, afirma Patricio Morales, asesor experto en cerezas.

Variedades y portainjertos

Un aspecto fundamental que se debe tener en consideración a la hora de producir cerezas en la zona centro norte, es la variedad.

Según los expertos, la más usada de Santiago al norte es Brooks, ya que dentro del grupo de las tempranas es una de las que tiene menor requerimiento de frío.

“Esta variedad, que no se usa mucho en la zona central, tiene la gracia de que se puede estar cosechando alrededor del 18 de octubre”, indica Gamalier Lemus.

Sin embargo, en los proyectos más nuevos también se están utilizando otras variedades tempranas como Royal Dawn, Rainier y Santina.

“Incluso en algunos huertos se está usando Lapins, que si bien no es tan tempranera como Royal Dawn y Santina, tiene la particularidad de que carga bien la fruta ante todo evento. Siempre lo hace”, sostiene Gamalier Lemus.

A esto se suman nuevas variedades tempranas con bajo requerimiento de frío, como Frisco, Nimba, Pacific Red y Sweet Ariana, entre otras, las cuales están empezando a ser probadas en distintos lugares de la zona centro norte.

“De ese grupo, la más productiva y temprana es Nimba, que podría estar saliendo en el norte eventualmente en la semana 41 o 42”, asegura Walter Masman.

Patricio Espinosa advierte que hay que tener mucho cuidado a la hora de apostar por estas nuevas variedades, ya que casi no existen experiencias de plantaciones a nivel comercial. De hecho, dice, la mayoría de las pruebas realizadas a la fecha han estado bajo la supervisión de los viveros.

“A ellos les interesa vender plantas y está bien. Sin embargo, probar las variedades a nivel comercial y en grandes superficies es otra cosa. Hoy, nadie me puede asegurar que estas variedades nuevas andarán bien a gran escala. Por lo mismo, prefiero ser muy cauto a la hora de generarles expectativas a los productores”, explica.

Es importante además que la variedad que se establecerá en el huerto vaya acompañada de un portainjerto que se adapte bien a la zona de plantación.

Según Walter Masman, el portainjerto que se elija debería tener tolerancia a las altas temperaturas, condiciones de escasez hídrica y salinidad.

“Entre los patrones que califican para esas necesidades están los Mahaleb y los de la serie Maxma, ya sea 60 o 14. Estos, además, tienen buena compatibilidad con las variedades que se usan y probablemente también la tengan con las nuevas que vienen”, señala.

“Nosotros, por ejemplo, hemos usado Maxma 14 con muy buenos resultados en la Región Metropolitana, ya que se adapta bien al calor y tiene menor necesidad de frío. Además, le imprime más fertilidad a las plantas”, complementa Patricio Morales.

Cosecha de la variedad Brooks obtenida en un huerto del sector Tabalí, en la Región de Coquimbo. Crédito: Walter Masman.

Apostar por el calibre

La producción de fruta en la zona centro norte tiene como principal objetivo la obtención de fruta temprana, lo que de cierta forma lleva a que el mercado sea un poco más flexible con los requerimientos de calidad.

“Así, por ejemplo, la fruta puede tener un poco menos de color y dulzor y el mercado la aceptará igual”, asegura Walter Masman.

Sin embargo, lo que el mercado, especialmente el chino, no transa es el calibre.

Por lo mismo, es importante llevar a cabo manejos que ayuden a ese objetivo, sobre todo si se considera que en la zona centro norte el tiempo que transcurre entre la etapa de flor y cosecha es sumamente corto. En Ovalle, por ejemplo, la fruta cuaja alrededor del 20 de septiembre y se cosecha cerca del 20 de octubre.

“Por ende, es importante que las aplicaciones de citoquininas, hormonas de crecimiento, bioestimulantes y abonos foliares sean más sucesivas, con el fin de tener un árbol muy bien equilibrado”, sostiene Walter Masman.

Asegurar un buen calibre también depende de que la planta no sufra de estrés térmico, radiativo ni hídrico durante la poscosecha, para lo cual es fundamental llevar a cabo un adecuado manejo del riego.

“Hay que ser muy cuidadoso con el riego en esta etapa, ya que si bien se debe evitar que la planta se estrese, no hay que olvidar que entrando al otoño este se debe reducir para inducir a la planta a que entre receso de invierno”, explica Walter Masman.

Los expertos también hacen un llamado a llevar a cabo análisis de suelo periódicos —al menos una vez al año—, para detectar potenciales problemas de salinidad en los suelos, los cuales son normales en la zona centro norte del país.

“La cereza es una especie muy sensible a la presencia de sales como cloruros y sodios, por lo que en el último tiempo se han visto varios episodios de toxicidad por la presencia de estos elementos, lo que reduce los rendimientos y la calidad de la fruta obtenida”, señala Patricio Morales.

La idea, dicen los expertos, es que, en la medida que se detecten problemas de salinidad en los suelos, se apliquen medidas correctivas, como riegos de lavado y entregas de enmiendas, entre otras cosas, que permitan controlar el problema.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Instalar este tipo de tecnologías en el predio no solo permiten identificar cuánto se regó realmente y cómo está trabajando el equipo de riego, sino que también alertan en caso de que haya un corte en el suministro eléctrico o si el tranque se quedó sin agua. Además, es posible programar los equipos de riego y fertirriego a la distancia.
El Mercurio
Para que el grano cosechado cumpla los requerimientos para satisfacer de manera adecuada la demanda de nutrientes y materia seca para que los animales entreguen una leche de buena calidad es cumplir ciertas exigencias que consideran la elección de la semilla, la fertilización.
El Mercurio
Dentro de los elementos importantes para la fertilización de los nogales y los avellanos europeos figuran los más comunes como el nitrógeno y el potasio, pero también otros que a menudo no son muy tomados en cuenta por los productores como el calcio, el zinc, el manganeso y el molibdeno, entre otros.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores