EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 0°C   |   Máx. 17°C   |   Actual 3°C

Santiago de Chile. Lun 10/08/2020

7:57

El Tiempo:  Santiago Máx. 17°C | Mín. 0°C | Actual 3°C

Tiempo
El Mercurio - Campo

El futuro apunta a soberanía alimentaria, creación de tecnologías e inteligencia artificial

La escala de análisis y trabajo de los campos pasará a ser de nivel nano, los agrónomos deberán manejar algoritmos y la ventas de servicios ambientales por parte de los agricultores, entre otros cambios que se vienen.

Jueves, 02 de julio de 2020 a las 8:30
- Según los expertos, en el próximo par de décadas vamos a comenzar a ver las plantas como 'fábricas' de materiales destinados a otras industrias o de servicios para el resto de la sociedad.
Crédito: Francisco Olea - El Mercurio
Profesionales para la agricultura 4.0

Pablo Villalobos, vicerrector de Innovación y Transferencia Tecnológica de la Universidad de Talca, pone el acento en que la nueva agricultura chilena necesitará desarrollar cambios en la formación de nuevos profesionales del área.

"La agricultura 4.0 o agricultura inteligente, sin duda, afectará el trabajo agrícola. Seguramente habrá actividades que desaparecerán, como ocurrió en las otras revoluciones que antecedieron a la actual. Los trabajos y las personas tendrán que readaptarse a estas tecnologías. La nueva generación de profesionales del agro deberá aprender las capacidades de la tecnología y trabajar con las mismas. Esto implica un reto para las instituciones de educación en la formación de profesionales altamente creativos y con habilidades de interacción social, característica que no es propia de las máquinas y los robots. En este escenario de digitalización, los protagonistas del mercado laboral del futuro próximo serán aquellos profesionales ligados al grupo de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM, por su sigla en inglés)".

Nueva mirada al suelo

Paulo Escobar, CEO Bioinsumos Nativa, cree que si bien se ha avanzado en un mayor conocimiento sobre el manejo del agua y de las plantas, en las próximas décadas se subsanará el desconocimiento que hoy existe sobre el suelo en el agro.

"Hoy ve a la gente echándole cosas al suelo, pero sin saber bien por qué. Se piensa que es un receptáculo inerte, como una tela en blanco que se pinta como lo desea el agricultor. Sin embargo, el suelo es reservorio de agua, de microorganismos, elementos clave para la sostenibilidad ambiental. Lamentablemente, hoy esos factores no se dimensionan. Las nuevas tecnologías de la información nos van a permitir tener una gran cantidad de datos sobre el suelo, de su microbiología. Es parte del cambio a una agricultura más holística, más cercana a la naturaleza. A los agricultores la sociedad les va a pedir que su actividad productiva favorezca el medio ambiente".

Enviar Mail Delicious Opine
imprimir agrandar letra achicar letra
Eduardo Moraga Vásquez

Póngase el cinturón y afírmese bien. Si las últimas décadas han sido de cambios importantes, lo que viene al futuro serán saltos al por mayor. Acostúmbrese a términos como "agricultura de pixel" o "soberanía alimentaria".

La agricultura abandonaría su ancestral objetivo de solo producir alimentos. Desde bioplásticos hasta elementos para la elaboración de remedios y la "venta" de servicios ambientales como la captura de CO y la regulación del ciclo del agua serán los nuevos objetivos de los agricultores.

"En el próximo par de décadas vamos a comenzar a ver las plantas como 'fábricas' de materiales destinados a otras industrias o de servicios para el resto de la sociedad. Eso va a obligar a un salto en la precisión del manejo agrícola y en la recopilación de datos", afirma Paulo Escobar, CEO Bioinsumos Nativa.

Las tendencias que moldearán el futuro del agro a nivel global y en Chile son poderosas. Laurens Klerkx, profesor titular en la Universidad de Wageningen, Holanda, distingue factores que están básicamente "fuera de control", como son el cambio climático y sus efectos, la sequía y nuevos patrones de temperatura. Además, habrá una creciente demanda por alimentos y otros recursos naturales por el crecimiento de la población mundial. También factores medioambientales y naturales (por ejemplo, degradación de suelos, aumentos de plagas por falta de biodiversidad y resistencia a plaguicidas). Asimismo, estarán presentes tendencias socioeconómicas como la disponibilidad de mano de obra, sucesión en el campo, migración y preocupación de la sociedad por el medioambiente y el bienestar animal.

A la ecuación también hay que sumar el desarrollo tecnológico, como el CRISPR-CAS en la edición genética, o la digitalización, inteligencia artificial y robotización. De hecho, el avance tecnológico ha llevado a que los investigadores hablen de la llegada de una 'Agricultura 4.0'.

"Tanto estas tendencias como el desarrollo tecnológico traen nuevos desafíos y nuevas posibilidades, y urgen a pensar en transformación de nuestros sistemas alimentarios. Porque la manera en la cual producimos no va a resultar factible a largo plazo, por las externalidades y efectos no deseados que tiene, por ejemplo, el sobreconsumo de agua, la reducción de la biodiversidad, la huella de carbono, etcétera", afirma Laurens Klerkx.

Soberanía alimentaria

Una de las debilidades que ha desnudado la erupción del coronavirus es que en las últimas décadas en el país ha disminuido fuertemente la producción local de oleaginosas, cereales y leguminosas. Ese cambio en la superficie se ha dado a expensas de una reconversión productiva hacia la producción frutícola y vitivinícola. En términos sociales, el cambio más relevante se ha dado en el segmento de la agricultura familiar campesina.

La pandemia está generando un cuestionamiento por parte de autoridades e investigadores sobre esa debilidad del modelo de desarrollo agrícola chileno. Específicamente, el coronavirus ha traído a colación la relevancia de contar con un suministro local de alimentos que facilite un mayor grado de independencia alimentaria, protegiendo a su vez la diversidad de cultivos propios y favoreciendo la producción local de ciertos alimentos. El impacto en las políticas públicas y en las decisiones de compra de alimentos en las próximas décadas podría ser relevante.

"La 'soberanía alimentaria' nos invita a mirar nuestro patrimonio autóctono y a repensar nuestras políticas de fomento productivo con miras a reforzar la producción de 'cultivos estratégicos' que permitan suplir los requerimientos nutricionales de la población. Al mismo tiempo, deben facilitar nuevos encadenamientos productivos entre empresas del sector alimentario y los productores locales, con la finalidad de desarrollar ingredientes funcionales y aditivos naturales, a partir de materias primas chilenas, que generen innovadoras matrices alimentarias y así obtener nuevos productos alimenticios, suplementos nutricionales, fortificantes, sustitutos lácteos y alimentos alternativos, que contribuyan a la salud y bienestar de los consumidores", sostiene Pablo Villalobos, vicerrector de Innovación y Transferencia Tecnológica de la Universidad de Talca.

El académico postula que ejemplos a seguir en los próximos años son proyectos financiados por Corfo y FIA como el Polo Territorial de Leguminosas y el Proyecto IFAN-Transforma Alimentos, ambos reúnen a universidades, empresas líderes del sector alimentario, instituciones públicas, productores y agrupaciones de consumidores.

Pixel crooping

Es una pendiente que se acelera. Año tras año los procesadores de datos son más potentes, los sensores trabajan con una mayor sensibilidad. La competencia entre los proveedores vuelve a la tecnología más masiva.

En las décadas que vienen el uso de inteligencia artificial y sistemas de manejo de datos en la nube harán confluir esas herramientas.

"El campo va ser una especie de 'Gran Hermano', con uso de inteligencia artificial y lleno de sensores. Si antes se trabajaba a escalas de metros en los niveles de análisis, el uso de herramientas como los drones nos permite operar ahora a nivel de unos cinco centímetros. En las próximas décadas vamos a tener un nivel de análisis 'nano', inferior a un milímetro. Vamos a poder 'ver' el ADN de la agricultura y tomar decisiones más rápidas, más localizadas y específicas. Podremos entender lo que pasa a nivel de cada planta individual", sostiene Paulo Escobar.

En todo caso, Laurens Klerkx sostiene que la transformación digital debe ser elegida y dirigida por el país.

"Puede ser un sistema altamente digitalizado, optimizando el modelo actual, pero reduciendo impacto ambiental y desperdicios al máximo, pero se puede dudar si es realmente transformación. También puede ser un sistema agroecológico, utilizando mucho más la biodiversidad, un tipo de intensificación ecológica. Puede ser un sistema que mezcle agroecología con digitalización, ya hay ideas sobre pixel cropping (agricultura de precisión agroecológica a escala pixel) con una alta diversidad de cultivos dentro del predio. O puede ser un modelo con agricultura urbana (agricultura vertical, por ejemplo), o un sistema de sistemas alimentario circulares combinado con producción de energía", dice.

Chile, creador de tecnología agrícola

Tras décadas de éxito exportador, el agro chileno ha sido un alumno destacado en la adopción de nuevas tecnologías. Sin embargo, al momento de generar y exportar bienes y servicios agrícolas, el llamado "segundo piso", que tienen países como Holanda, Israel o Suiza, la historia no es tan exitosa.

"Creo que, en parte, hay un tema cultural. Hay un temor a fracasar, lo que es una alternativa posible cuando emprendes. Además, falta acoger el conocimiento de los emprendedores dentro de la academia", advierte Paulo Escobar.

En todo caso, también es cierto que el número de estudiantes chilenos de posgrado en el área agrícola es muy superior al de décadas pasadas. También la existencia de herramientas estatales de apoyo al desarrollo de nuevas tecnologías y de empresas.

El gran desafío del agro chileno en las próximas décadas es cómo convertirse en un referente en tecnología agrícola a nivel mundial.

"No me cabe duda de que Chile puede asimilar muy rápidamente la agricultura 4.0 y también sacar algunas ideas buenas que se pueden exportar a otros países. De cierto modo, ya lo hace por la inversión y la tecnología que Chile exporta a países en la región. Para convertirse en un país que pone el estándar, creo que debe determinar en qué tipo de misión puede tener una ventaja comparativa y apuntar las inversiones a eso. Investigación científica disciplinaria y transdisciplinaria de largo plazo, experimentación con emprendedores, para crear un potente ecosistema de innovación con empresas grandes y pymes, startups , universidades, incubadores y ONGs, en una área específica", afirma Laurens Klerkx.

El investigador pone de ejemplo trabajar en macroalgas o transformarse en referente en riego de precisión y exportar esos desarrollos.

"Sin embargo, para mí es difícil juzgar lo que es promisorio eso requería un ejercicio de forecasting y mapear lo que tiene potencial. O basarse en lo que ya es exitoso y escalar eso. Eso sí requiere otra mentalidad, es decir, ir más allá de ser un adoptador y adaptador de tecnologías extranjeras, se necesita realmente crear masa crítica en ciertas áreas", añade Klerkx.

En tanto, Pablo Villalobos cree que el agro puede transitar de una economía extractiva de recursos naturales a una economía de la innovación y el conocimiento. Apunta a crear en los próximos años "nichos de experimentación", en los cuales se potencien "espacios protegidos donde se desplieguen nuevas tecnologías prometedoras".

Ese es un trabajo de largo plazo, en que el eje del financiamiento no está en apoyar proyectos individuales, sino que en apuntalar áreas tecnológicas, innovaciones disruptivas e incrementales que presionen cambios sustentables.

"Es en estos ambientes virtuosos es donde los actores sociales y tecnológicos debiesen estar probando nuevas ideas, a través de proyectos experimentales innovadores que sirvan de nuevas inspiraciones al sistema. En estos espacios debiesen producirse convergencias de visiones, aprendizajes y experimentación y, por supuesto, construcción de redes sociales", dice Villalobos.

Innovación y 'exnovación'

Laurens Klerkx, profesor titular en la Universidad de Wageningen, Holanda, sostiene que se requiere de un trabajo de largo plazo para que Chile se transforme en un innovador agrícola.

"No se hace en un solo proyecto de dos o tres años. Se necesita toda una combinación entre innovación tecnológica, social, económica e institucional, con inversión dedicada y una clara misión. Hoy en día se habla mucho de 'política de innovación por misiones' o 'sistemas de innovación por misiones'. Creo que Chile debe articular cuáles van a ser su misiones y paquetes coherentes de instrumentos de apoyo a la innovación (investigación, construcción de redes/alianza, financiamiento, etc.). Digo misiones, porque una misión no va a servir a todos (por ejemplo, grandes y pequeños productores), pero al mismo tiempo sí hay que elegir a donde ir. Además, no solamente basta la innovación, hay que hacer también 'exnovación', es decir, deconstruir ciertos sistemas que nos apartan u obstruyen la misión. Los paradigmas de modernización del agro chileno y su orientación de exportación han creado beneficios, pero también grandes daños, y hay que contemplar si las estructuras existentes (de producción, comercialización) son aptas para los sistemas agroalimentarios del futuro. Quizás se requieren sistemas circulares localizados, y para eso hay que crear nuevas estructuras y deconstruir algunas".

imprimir agrandar letra achicar letra


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Heladas, frío, exceso de radiación o de lluvias son algunos de los factores a los que hay que poner atención para evitar daños, especialmente en estos meses cuando muchas variedades están iniciando el proceso de crecimiento de ramilletes expuestos, floraciones e incluso cuaja.
El Mercurio
El seguro de crédito permite indemnizar al exportador frutícola, en caso de que el importador o recibidor no sea capaz de pagar por la carga entregada. Sin embargo, se deben reunir una serie de condiciones para ello.
El Mercurio
Si bien los productores suelen creer que esta práctica solo genera beneficios al huerto, esto no siempre es así. De hecho, hay casos, sobre todo cuando la poda mecánica no es bien planificada, en que se pueden generar enormes daños a las plantaciones.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores