EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 8°C   |   Máx. 26°C   |   Actual 24°C

Santiago de Chile. Mar 24/11/2020

14:11
El Mercurio - Campo

Cómo preparar un huerto de cerezos para el invierno

Se debe asegurar que todas las plantas boten sus hojas en el momento correcto y garantizar la sanidad y buena salud del huerto, para lo cual es fundamental realizar aplicaciones de cobre, aunque sin abusar de las dosis.

Lunes, 06 de abril de 2020 a las 8:30
- Huerto de cerezos ubicado en Curicó, Región del Maule.
Crédito: Jean Paul Joublan
La hora de la mantención
Todos los expertos consultados concuerdan en que en esta época es fundamental llevar a cabo un adecuado mantenimiento de los equipo de riego.

“Hacer esta tarea es esencial, sobre todo si consideramos que casi el 100% de los huertos tiene algún problema en el riego, ya sea por la frecuencia, las presiones, o los filtros, entre otras cosas”, indica Jean Paul Joublan.

Esta labor implica revisar profusamente cada una de las partes de los sistemas de riego como las tuberías, los filtros y los goteros, con el fin de corregir cualquier problema que pueda entorpecer la entrega de agua durante la primavera y verano.

"Entre las tareas que se deben llevar a cabo figuran el lavado de sales de los sistemas para lo cual se usan ácidos; y la eliminación de mucílagos, bacterias y otros organismos vivos que colonizan las aguas dentro de las cañerías, para lo cual se utiliza cloro", sostiene Gamalier Lemus.

El investigador del INIA agrega también que es importante que los productores adquieran materiales que les permitan evaluar el comportamiento que tiene su sistema de riego.

"La idea es que sepan, por ejemplo, la presión con la que están trabajando sus líneas de riego y si hay que hacer algo para mejorarlo", indica.

El coronavirus no es un problema
Si bien hay muchas labores que se deben hacer en otoño-invierno en un huerto de cerezos, estas no demandan una gran cantidad de mano de obra, por lo que en teoría la poca disponibilidad de trabajadores a causa de la pandemia del coronavirus no debería ser un problema para los predios.

"En estas fechas no deberían haber más de dos personas por hectárea, lo que es poco. Lo habitual es que una persona pueda cubrir fácilmente entre 4 y 5 hectáreas", asegura Gamalier Lemus.

Luis Muñoz G.

Las altas temperaturas y la escasa disponibilidad de agua del último verano, sumado al desgaste natural de las plantas después de un año de altas producciones, provocaron que muchos huertos de cerezos terminaran la temporada 2019-20 estresados y sin reservas. Por ello, para que se recuperen de manera adecuada y así la próxima campaña expresen todo su potencial, es clave que lleguen al receso invernal bien preparados y así aprovechen esta etapa.

“Es importante que los cerezos entren bien en esta etapa ya que en ella se preparan para acumular las reservas nutricionales que mantendrán su sanidad y vigor productivo durante el invierno y les permitirán florecer y producir fruta en primavera-verano en volúmenes y calibres adecuados”, asegura Jean Paul Joublan, asesor experto en frutales.

Para lograr este objetivo es fundamental que en la previa de este proceso, que se inicia a mediados de otoño, los productores diseñen una estrategia que apunte a asegurar que todas las plantas boten sus hojas en el momento correcto y se lleven a cabo algunos manejos complementarios para asegurar la sanidad del huerto.

Una ayuda a las plantas

Lo normal es que entrando al otoño las hojas del cerezo comiencen a cambiar su característico color verde a amarillo para posteriormente caer, dando inicio al receso invernal. Sin embargo, hay casos en que las plantas sufren trastornos producto de un error en la fertilización, la existencia de un suelo muy vigoroso o condiciones climáticas cálidas, como las que se están presentando en la actualidad, que pueden llevar a que este proceso se retrase más de lo conveniente.

En esos casos los expertos recomiendan que los productores ayuden a acelerar de forma artificial la caída de hojas, para lo cual se suelen usar dos tratamientos.

El primero —el más tradicional— consiste en realizar a fines de abril aplicaciones foliares de urea (2%-3%) y sulfato de zinc, las que provocan un efecto cáustico en el follaje del árbol que termina por inducir la caída de las hojas.

"El problema de este tratamiento es que puede terminar siendo dañino para las plantas, debido a que las hojas mueren violentamente quemadas", afirma Gamalier Lemus, investigador del INIA Rayentué.

El segundo tratamiento apunta a realizar entre fines de abril y principios de mayo aplicaciones foliares de Ethephon, un regulador de crecimiento que tradicionalmente se usa para mejorar la coloración de diversas especies frutales en precosecha.

"El Ethephon tiene la propiedad de que replica el efecto natural de la planta, por lo que hace que la hoja cambie de color de verde a amarillo, para posteriormente hacerla caer", explica Gamalier Lemus.

Si bien la mayoría de los productores realiza uno de los dos tratamientos, hay quienes llevan a cabo los dos juntos, sobre todo cuando las condiciones climáticas de abril han estado marcadas por las altas temperaturas.

“Hay algunos productores que a fines de abril realizan aplicaciones de urea y sulfato de zinc y 10 días después aplican 100-150 ppm de Ethephon, obteniendo muy buenos resultados”, sostiene Óscar Aliaga, asesor experto en cerezos.

Otra forma de ayudar a las plantas de cerezos a prepararse para el receso invernal es hacer un manejo adecuado del riego.

Si bien hay varios expertos que proponen suspender drásticamente el riego en el huerto a partir del mes de abril, la mayoría se inclina por ir bajando paulatinamente la entrega de agua a las plantas hasta junio-julio cuando se detendrá hasta septiembre-octubre.

“Si bien cortar el riego drásticamente se hace, yo me inclino más por ir bajándolo de a poco, debido a que en esta época las plantas siguen teniendo una actividad. Por ende, suspender el agua de un día para otro puede derivar en un estrés innecesario para la planta”, señala Óscar Aliaga.

Los expertos consultados concuerdan en que en esta época el agua no solo sirve para mantener la humedad del suelo sino también para ayudar a arrastrar las sales acumuladas de la rizófera, que es donde están las raíces de las plantas.

"Hay que tener en cuenta que en el periodo que se extiende entre abril y el inicio de las bajas temperaturas de invierno es cuando el crecimiento de raíces nuevas se hace más notorio en cerezos", asegura Gamalier Lemus.

Dada esta situación, Óscar Aliaga recomienda comenzar a entregarle al huerto a partir de esta fecha solo el 60% o 70% del agua que pierde diariamente a través de la evaporación.

“Esto marca una diferencia importante respecto de lo que se suele hacer en precosecha, sobre todo cuando se tienen árboles con mucha fruta, cuando los riegos apuntan a entregar incluso más del 100% del recurso que se pierde en el día”, complementa.

Si bien la cantidad de agua que debe recibir cada huerto dependerá del tipo de suelo y sus condiciones particulares —lo normal es que los suelos de texturas más delgadas logren una mejor retención de humedad que los de texturas más gruesas—, es importante que los productores cuenten con tecnologías como sensores y sondas que los ayuden a determinar con mayor exactitud las frecuencias y características de cada riego.

“Otra opción más rústica aunque tremendamente efectiva es hacer calicatas, las cuales son súper útiles para conocer la realidad hídrica de los suelos de cada huerto”, agrega Jean Paul Joublan.

Cuidar la sanidad

Tan importante como ayudar a las plantas a entrar en el receso invernal, es mantener la sanidad del huerto, especialmente en abril, cuando suele haber en el ambiente una alta carga del inóculos de la bacteria Pseudomonas syringae pv.syringae, que provoca el cáncer bacteriano, la enfermedad con mayor prevalencia en cerezos.

Por lo mismo los expertos recomiendan realizar a lo largo del periodo de caída de hoja los tradicionales tratamientos con productos en base a cobre, aunque cuidando de no sobrepasarse en las dosis.

“Hacer una sobre aplicación de cobre en los huertos puede generar que la bacteria que produce el cáncer bacterial desarrolle resistencia a este elemento y, por ende, pierda efectividad; y que se produzca la muerte de organismos benéficos para el suelo”, asegura Óscar Aliaga.

Por lo mismo, el experto recomienda no exagerar y usar, en lo posible, productos que tengan partículas más finas, como los hidróxidos y óxidos de cobre, y en las dosis más bajas de las etiquetas.

Gamalier Lemus, por su parte, sugiere que la curación de los cancros —heridas generadas por el cáncer bacterial en la madera— no se realice en otoño ni en invierno, debido a que estos tienen una lenta cicatrización.

"Si a esto le sumamos que en esta época la atmósfera del huerto está altamente cargada de los inóculos de la bacteria, se corre el riesgo que estos entren en la planta y se produzca una infección", explica.

Por lo mismo, el investigador del INIA recomienda realizar las curaciones en verano, de preferencia en noviembre o diciembre.

Además del cáncer bacterial los productores deberían preocuparse de evitar la presencia de algunas plagas como las arañitas.

"En el caso de los huertos que tuvieron una alta carga de arañitas durante la temporada, lo mejor será realizar un control y eliminación de huevos. Esta práctica se debe extender desde otoño hasta yema hinchada, es decir, a fines de invierno", explica Gamalier Lemus.

Los expertos también sugieren monitorear la potencial aparición de hongos de la madera, los cuales pueden dañar gravemente a la planta de cerezo llegando a matarla.

En ese sentido, Jean Paul Joublan recomienda que aquellos productores que hayan realizado alguna poda sanitaria o rebaje por exceso de vigor en las semanas previas se deshagan del material resultante, debido a que es fácilmente colonizable por hongos o bacterias en otoño-invierno.

"Hay que eliminar ese material del huerto e idealmente quemarlo, pues de lo contrario el riesgo de que se desate un problema sanitario es bastante importante", asegura.

El asesor hace un llamado también a eliminar cualquier fruto que pueda haber quedado en las plantas, con el fin de evitar un potencial ataque de Drosophila Suzukii.

“Si bien esta mosca no registra presencia importante en cerezos todavía, es mejor no exponerse a este riesgo, ya que su presencia en los huertos podría generar un tremendo problema", afirma Jean Paul Joublan.

Según el asesor, lo mejor será repetir esta tarea en las plantas aledañas al huerto, especialmente si se trata de moras o frambuesas.

"Hay que recordar que esta mosca es polífaga, por lo que se alimenta de distintas especies", agrega.

Mejorar la inmunidad

Es importante que además de tomar medidas para evitar la presencia de plagas y enfermedades en los huertos los productores realicen manejos que apunten a mejorar la inmunidad de las plantas, para lo cual los expertos recomiendan aprovechar esta época para aplicar al suelo diversos elementos biológicos como guanos de origen animal (aves o cerdos) y desechos de la industria agroalimentaria como capotillos de arroz y orujos de uva, entre otros.

En esa misma línea, Jean Paul Joublan destaca que una buena y económica forma de contar con material biológico que aporte materia verde y seca al suelo es sembrar en las entre hileras del huerto cultivos como tréboles blancos o rosados y gramíneas de ciclo corto.

“Este material, que puede ser incorporado en primavera, ayudará a mejorar la calidad del suelo, lo que es sumamente importante para un huerto de cerezos que necesita contar con buenos volúmenes y a la vez fruta de alto calibre”, agrega.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Esta variedad de cereza, que es una de las favoritas del mercado chino, no cuenta con un potencial productivo estable en el tiempo y suele presentar un alto nivel de desuniformidad de frutos. Sin embargo, llevando a cabo determinados manejos estos problemas se pueden revertir.
El Mercurio
Ejecutar este tipo de manejo no implica simplemente regar menos y estresar más al cultivo, sino que requiere de una estrategia y conocimiento acabado del cultivo donde se trabajará.
El Mercurio
Para lograr este objetivo es clave que se escoja el momento apropiado para realizar las aplicaciones y se utilicen la técnica y tecnología adecuadas.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores