EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com
¿Está usted suscrito?
SUSCRÍBETE AQUÍ

Santiago:   Mín. 12°C   |   Máx. 34°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Jue 02/04/2020

7:38

El Tiempo:  Santiago Máx. 34°C | Mín. 12°C | Actual 13°C

Tiempo
El Mercurio - Campo

Los resguardos legales que pueden tomar las exportadoras ante situación provocada por Coronavirus

Cumplir con los plazos establecidos y analizar la cobertura con la que se cuenta son parte de las claves para conseguir este objetivo.

Lunes, 17 de febrero de 2020 a las 8:30
- Los contenedores con fruta chilena no han podido ser desembarcadas en su totalidad en China debido a que los puertos del gigante asiático están trabajando con el menor personal posible o derechamente cerrados a causa del coronavirus.
Crédito: El Mercurio
Exportadoras en una situación crítica

Las últimas cifras entregadas por el presidente de la Asociación de Exportadores de Frutas de Chile AG (ASOEX), Ronald Bown, dan cuenta de que las exportaciones frutícolas podrían ver una disminución de sus ingresos por un total cercano a los USD$100 millones.

“El lunes 10 de febrero sólo se vendieron 68 contenedores de cerezas. Mientras que en los mercados mayoristas de Shanghái, Guangzhou, Beijing y otros, sólo se han logrado vender 249 contenedores del stock de fruta existente en la cadena”, precisó el presidente de ASOEX.

Cabe señalar que el stock de contenedores de fruta chilena totaliza 2.106 contenedores, de los cuales 1.465 son de cerezas, 325 de nectarines, 158 de arándanos, 97 de ciruelas, 41 de paltas y 21 de uvas de mesa.

El mandamás de la gremial también manifestó su preocupación por la fruta en tránsito a China, la que se estima en 1.600 contenedores donde destacan 59 contenedores de arándanos, 173 de cerezas, 872 de ciruelas, 387 de nectarines, 30 de paltas y 134 de uvas de mesa.

“Los arribos de esta carga se producirán entre la actual semana y la del 15 de marzo”, precisó Bown.

En este contexto, Pablo Rogers estima que lo más importante es que las exportadoras se preocupen, dentro de lo posible, en exportar fruta que tenga una extensa vida útil para que, al momento de llegar al destino, tenga el tiempo suficiente para afrontar imprevistos que demoren su comercialización.

“Si la fruta embarcada tiene tiempos muy ajustados, bastarán pequeños retrasos para que su vida útil se agote y no pueda ser comercializada o su precio sea muy castigado”, explica Rogers.

¿Qué pasa si no hay seguro de por medio?

Rodrigo González Holmes advierte que en un escenario donde se exportó sin seguro o no cuenta con uno que cubra el riesgo de no pago de la exportación derivado de la problemática que se vive en China, enfrentará un panorama bastante complejo.

Esto se debe a que, sin la protección adecuada, la exportadora no tendrá claridad, en primer lugar, de a quién deberá demandar para solicitar la indemnización correspondiente.

“Aquí hay muchas partes involucradas: el comprador, pero además, el transportista, el Estado de China propiamente tal, el Ministerio de Salud de ese país, el Ministerio de Transportes chino, los puertos, las entidades privadas que se encargarán de la recepción en Asia, etc. Entonces, ¿a quién se demanda?”, explica González Holmes.

El abogado agrega que son tantas las variables que ir a un juicio en un escenario así, sería muy complejo y costoso. Además, asegura que siempre existirá la posibilidad de eximente de responsabilidad de la fuerza mayor por la emergencia sanitaria internacional.

“Estas son situaciones que aún están en evolución y deben ser evaluadas periódicamente”, puntualiza el ex subdirector jurídico del Servicio de Aduanas de Chile.

Enviar Mail Delicious Opine
imprimir agrandar letra achicar letra
Rolando Araos Millar

“La verdad es que esto es bastante desastroso para los exportadores frutícolas chilenos. No veo muchas alternativas para las cargas en tránsito o para las que ya llegaron”. Así define el abogado José Manuel Zapico, socio de la firma Mackay & Cia. la situación actual de las empresas de fruta chilena que tienen sus contenedores detenidos en los puertos de China, producto de las medidas tomadas para evitar el contagio del Coronavirus.

Tales cargas no han podido ser desembarcadas en su totalidad debido a que los puertos en el gigante asiático están trabajando con el menor personal posible o derechamente cerrados a causa del coronavirus, lo que se estima ha afectado al menos a 2 mil contenedores de fruta chilena y que podría afectar a unos 1.600 que van en tránsito (ver recuadro).

Tomar resguardos ante este tipo de situaciones es clave. El primero, es para quienes van a embarcar ahora su fruta, quienes, deben revisar las pólizas de seguro de carga marítima que hayan contratado con sus respectivos aseguradores y, en particular, poniendo especial atención en el ámbito de su cobertura.

“Las pólizas de transporte marítimo aseguran los riesgos que ocurran ‘de puerta a puerta’, es decir, desde la planta al puerto en Chile hasta el puerto y la planta en China. Y, por supuesto, los riesgos en el transporte marítimo”, comenta Pablo Rogers, abogado de Araya & Cía.

Rogers añade que hay que tener claro que los riesgos específicos cubiertos en dicho tramo no son generales, es decir, variarán dependiendo de las condiciones ofrecidas por cada compañía de seguros y para cada caso en particular.

Sin perjuicio de lo anterior, hay normas generales que se pueden hacer cumplir y que son de utilidad para las empresas que van a embarcar ahora su fruta a China.

Plazos y cobertura

Uno de los problemas que puede enfrentar un embarque es el retraso tanto en el zarpe como en el desembarco en China. De acuerdo a Pablo Rogers, una alternativa frente a este riesgo es apelar a la cobertura que ofrecen la mayoría de los seguros y que cubren este tipo de eventualidades.

“Para que este tipo de pólizas indemnicen, el posible retraso debe ser de más de 3 a 4 días, ya sea en el zarpe de la nave como el arribo de esta”, explica Rogers.

Sin embargo, puntualiza el experto, algunas compañías ofrecen de manera excepcional indemnización en el retraso de la descarga del contenedor una vez que este ha llegado al puerto de destino, incluyendo la demora del transporte terrestre posterior hacia el consignatario respectivo.

“Pero en estos casos, las compañías de seguros establecen un límite de dinero a pagar por un retraso de este tipo, además de señalar que no se podrá pagar más de ‘X’ suma de dólares al año por reclamos de este tipo”, advierte Rogers.

También, para los casos de retraso en la descarga, se podría invocar la cláusula de ‘pérdida de mercado’, aunque esto solo aplica en caso de que la póliza tenga dicha cláusula específica.

“Está destinada a indemnizar la pérdida de valor comercial que sufre la carga por haber llegado tarde a su mercado de destino o por haber llegado a un mercado saturado y de menor demanda, por culpa de un retraso”, especifica Matías Araya, socio fundador de Araya & Cía.

Para hacer valer la pérdida de carga, las compañías de seguros también establecen una serie de restricciones tales como un límite de dinero a pagar por cada uno de estos reclamos y un límite anual en el monto a pagar.

Asimismo, se suele establecer un porcentaje del daño pecuniario que se indemnizará, por ejemplo, un 30% del daño efectivo, junto con establecer un deducible más alto en estos casos.

Disminuir el riesgo de no pago

Otra alternativa es contar con un seguro de crédito, los que cubren el riesgo de no pago del valor de la exportación que, con la actual situación en China, estaría dentro del denominado ‘riesgo político’.

“Este seguro actúa porque las medidas del Gobierno o del Estado de China impidieron, producto de la crisis de salud, que la mercancía se recibiera en destino y eso genera que el exportador no reciba el pago por la exportación, es decir, no reciba el precio por la venta de la fruta y esto podría constituir el siniestro, en este caso, por riesgo político”, explica Rodrigo González Holmes, abogado y ex subdirector jurídico del Servicio de Aduanas de Chile.

Para obtener tal protección, es necesario que las exportadoras, al contratar el seguro, soliciten expresamente esta cláusula de manera de quedar resguardados en caso de que ocurra una eventualidad de este tipo.

Con ello, aquellos exportadores que cuenten con un seguro de crédito y que contemplen la cobertura por riesgo político, eventualmente podrían ser indemnizados por el 100% de la exportación y, con ello, dejando a salvo sus ingresos.

“Para esto, la aseguradora verá cada caso por separado, según las condiciones generales y particulares de su póliza. Se tienen que analizar diversas situaciones de la operación como las del transporte y arribo a China, la calidad y condición de la carga en todo momento, que la fruta no haya sufrido daños de otro tipo en el viaje, entre otros factores”, explica González Holmes.

Urgencia del reclamo

Los expertos aseguran que es de vital importancia que exista una buena comunicación entre el exportador y el consignatario, por lo que será necesario que ambas partes estén atentas a cualquier comunicación de la naviera respecto de posibles anuncios de retrasos en el zarpe, tardanza en el arribo, o si se realizan escalas y transbordos no planificados.

En cualquier escenario similar o si incluso existe sospecha de que la carga llegará con retrasos o problemas, será imperativo avisar cuanto antes al seguro, quienes se comunicarán con su respectivos liquidadores y peritos, los que se encargarán de enviar las cartas de protesta a las navieras antes de los 3 días contados desde la descarga del contenedor a puerto, junto con invitar a las navieras a una inspección conjunta de la carga.

“En circunstancias como estas, en donde está en juego la posible indemnización del seguro y el monto que se indemnice, todo estará directamente vinculado con la rapidez con la que se actúe y la recopilación de la mayor cantidad posible de antecedentes, con el objeto de obtener una liquidación lo más favorable posible”, asegura Matías Araya.

En el caso del seguro de crédito que indica Rodrigo González Holmes, el siniestro es el no pago de la exportación, donde el período para considerar constituido dicho siniestro se encuentra establecido por la compañía.

Sin embargo, cumplir con los plazos especificados anteriormente no es garantía de que la aseguradora vaya a aceptar el daño o, habiéndolo acogido, indemnice de forma inmediata.

Qué hacer si ya se está en China

El problema lo tienen también quienes ya están con su fruta en China y no han podido descargarla o comercializarla.

José Manuel Zapico advierte que las compañías navieras y los terminales rechazarán su responsabilidad dado que los retrasos han sido causados por un caso fortuito o de fuerza mayor debido a las decisiones de las autoridades chinas, las que apuntan a evitar o disminuir la propagación del coronavirus.

Asimismo, recalca Rogers, es posible que las aseguradoras intenten denegar la cobertura aduciendo que el varamiento de los contenedores en los puertos de China es una situación en la que el transporte marítimo propiamente tal ya terminó, mientras que el transporte terrestre, que lleva la carga a la bodega del consignatario, todavía no ha comenzado.

Adicionalmente, la compañía de seguros podría señalar, con el objeto de denegar la indemnización, que el motivo de este retraso en el puerto es un caso fortuito o de fuerza mayor, ocasionado por la falta de trabajadores en el puerto y la falta de transportistas.

Ante ello, el exportador aun tiene opciones.

Una de ellas es que las exportadoras exijan la indemnización con la aseguradora directamente, a través de una vía extrajudicial. En caso que la respuesta no sea favorable, será necesario seguir el camino judicial.

En tal escenario, añade Rogers, será necesario que la exportadora deje en claro la situación de fuerza mayor a la que se vio enfrentada, donde además deberá demostrar que su fruta, al momento de llegar a China, estaba en condiciones de ser comercializada.

Para ello, bastará con analizar el registro de los termógrafos al interior de los containers y verificar la cantidad de días que han transcurrido desde que la fruta fue cosechada y empacada hasta que llegó al contenedor de la nave que viajó a China.

“Es importante tener en cuenta que la compañía de seguros, en el evento de un reclamo, indemnizará en un porcentaje menor si la carga arribó a destino con daños originados por factores ajenos al transporte, como por ejemplo vicios de origen de la fruta y/o edad avanzada de la fruta al momento de su embarque”, complementa Matías Araya.

Formalidades y resguardos legales ante Aduanas en Chile

Otro aspecto del problema aparece ante un eventual cambio de destino por parte de los transportistas, e incluso frente a cambios relacionados con el precio de una exportación ya declarada en Chile.

Rodrigo Gonzalez Holmes explica que en Chile, el Director de Aduanas adoptó —a su juicio, oportunamente— medidas de facilitación para realizar los cambios en las declaraciones de exportación y criterios de exención de multas basados en la emergencia, cuando deban realizarse cambios a las declaraciones, lo que resguarda al exportador frente a la autoridad tributaria chilena.

“Esto es muy relevante pues, ante un eventual cambio de destino de la exportación, esto tendrá efectos aduaneros y tributarios en Chile que deben ser declarados al Servicio”, precisó el abogado.

imprimir agrandar letra achicar letra


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Si bien en el papel la agricultura biológica y la de conservación podrían verse como antagonistas entre sí, creo que son absolutamente complementarias. De hecho, lo mejor sería buscar un camino intermedio entre ambas.
El Mercurio
Existen muchos tipos de coronavirus, y algunos son específicos de los animales. Sin embargo, y como cualquier enfermedad infecciosa, debemos tener conciencia que siempre existe la posibilidad que ciertos virus o bacterias puedan mutar y puedan pasar de una especie a otra.
El Mercurio
Con la baja cuaja generalizada en los huertos de paltos, esta temporada tendremos un pequeño grupo de productores que seguramente ganará mucho dinero gracias a que tendrá mercadería para vender, y otro mucho más grande que tendrá que arreglárselas para sobrevivir con volúmenes exiguos.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores