EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 7°C   |   Máx. 19°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Vie 25/09/2020

5:06
El Mercurio - Campo

Aversión condicionada, una alternativa limpia para controlar las malezas en predios frutales

Esta técnica, que basa su funcionamiento en la utilización de ganado bovino, ovino o caprino, permite disminuir el uso de herbicidas como el glifosato.

Martes, 26 de mayo de 2020 a las 8:30
- En Chile esta técnica solo ha sido probada en ganado ovino.
Crédito: El Mercurio
La aversión en Chile
En Chile la aversión condicionada está siendo probada desde hace tres años en huertos de olivos, morón, paltos, frambuesas, nogales, almendros y viñedos.

A pesar de que este sistema solo se ha probado en ovinos, los resultados obtenidos a la fecha, según Marcelo Quezada, son bastante positivos, especialmente en lo que se refiere a la eliminación de las malezas.

“En el caso del huerto de morrones, por ejemplo, se usaron tres ovejas, las que en un lapso de tres semanas controlaron totalmente las malezas, inclu¬yendo la correhuela —que crece como una enredadera— sin dañar al cultivo principal”, afirma Marcelo Quezada.

Algo similar ha ocurrido en los huertos de nogal, paltos y viñedos, aunque en esos casos se han dado algunos episodios de reincidencia, lo que de todas maneras fue solucionado de manera efectiva administrándoles a los animales nuevas dosis de cloruro de litio.


Rolando Araos Millar

Las malezas suelen ser un gran problema para los huertos frutales, debido a que compiten con las plantas por nutrientes y agua, generan efectos alelopáticos y sirven de hospederas para muchas plagas.

Una de las nuevas alternativas que se están probando en países como España, Estados Unidos, Uruguay y Chile para combatirlas es la aversión condicionada, una técnica que consiste en incorporar a los huertos frutales ganado bovino, ovino o caprino entrenado, con el fin de que sean los animales los que se las coman pero sin dañar la estructura de los árboles ni los frutos del cultivo principal.

“Esta técnica se desarrolla gracias a un mecanismo natural donde los rumiantes aprenden qué alimentos son saludables y cuáles pueden ser tóxicos según el efecto que sufren tras alimentarse. Esto determina si el animal volverá a consumirlo o no”, explica Paul Ruiz, académico e investigador de la Universidad de la República de Uruguay, quien ha trabajado por varios años con este sistema.

Según Marcelo Quezada, veterinario e investigador del INIA Rayentué, esta técnica permite prescindir del uso de herbicidas en los huertos frutales, lo que en la práctica implica un importante ahorro económico para el productor pero también un guiño al medioambiente, ya que con esto se restringirá el uso del glifosato, producto que en los últimos años ha estado bajo la lupa de los mercados internacionales debido a sus potenciales efectos en la salud de las personas y en los cultivos.

Las claves del entrenamiento

Para que la aversión condicionada funcione en los huertos frutícolas, los productores deben seguir al pie de la letra una serie de instrucciones.

La primera es aplicar este método idealmente solo a animales que ejerzan jerarquía social dentro del grupo, es decir, aquellos que influyan en las acciones de la masa subordinada.

Otro aspecto importante a tener en consideración es que el animal al que se le aplicará el manejo debe estar familiarizado con las malezas del huerto que se pretenden erradicar. Una forma de lograr este objetivo es que antes de dar inicio a la fase de entrenamiento, el animal sea alimentado, al menos por dos semanas, con las malezas.

Una vez alcanzado este objetivo, el productor estará en condiciones de dar comienzo al entrenamiento, el que se debe iniciar sometiendo a los animales a un ayuno de 12 horas. Pasado ese tiempo, estos deben ser alimentados con todo el material que se pretende proteger en el huerto, es decir, hojas, ramas y frutos.

Luego, se les debe suministrar, por vía oral, 225 mg por kilo de peso vivo de cloruro de litio (LiCl), una sustancia que les producirá molestias gastrointestinales y asco y llevará a que no vuelvan a alimentarse de esos elementos, pues los asociarán a su malestar.

Para comprobar si el efecto esperado se cumplió, Paul Ruiz recomienda que pasadas una o dos horas tras la administración de LiCl, se le brinde al animal nuevamente las mismas hojas o frutas. Si las rechaza significa que el objetivo se logró; si las acepta lo más adecuado será administrarles una nueva dosis de cloruro de litio, con el fin de reforzar su aversión. Este mismo procedimiento debe repetirse en caso de que los animales muestren, en el corto o largo plazo, señales de reincidencia, es decir, comiencen a consumir hojas, ramas o frutos del cultivo principal.

“En una prueba, realizada en viñedos de Peralillo, los primeros indicios de ramoneo (período de tiempo continuo donde el animal consume las hojas del árbol) ocurrieron 42 días después de la liberación. El grupo fue redosificado y reigresado, permaneciendo 21 días más antes de mostrar reincidencia”, comenta Quezada.

Es importante tener en cuenta que el efecto del cloruro de litio y, por ende, de la aversión, en los animales dependerá de varios factores, donde uno de los más importantes es la edad del animal. Así, es esperable que en la medida que el animal sea más joven existan más posibilidades de que el cloruro presente menor efectividad.

“No hay que olvidar que en esos momentos el animal se encuentra en una etapa natural de exploración y de ‘prueba y error, por lo que si prueba la planta objetivo sin sufrir molestias posteriores, la aversión se perderá y será necesario dosificar nuevamente”, explica Marcelo Quezada.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Al realizar esta labor no solo se elimina madera sino que también se compromete la existencia de los centros frutales, es decir, se reduce el potencial productivo de las plantas.
El Mercurio
Instalar este tipo de tecnologías en el predio no solo permiten identificar cuánto se regó realmente y cómo está trabajando el equipo de riego, sino que también alertan en caso de que haya un corte en el suministro eléctrico o si el tranque se quedó sin agua. Además, es posible programar los equipos de riego y fertirriego a la distancia.
El Mercurio
Para que el grano cosechado cumpla los requerimientos para satisfacer de manera adecuada la demanda de nutrientes y materia seca para que los animales entreguen una leche de buena calidad es cumplir ciertas exigencias que consideran la elección de la semilla, la fertilización.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores