EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com
¿Está usted suscrito?
SUSCRÍBETE AQUÍ

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 14°C

Santiago de Chile. Mar 26/05/2020

23:26

El Tiempo:  Santiago Máx. 20°C | Mín. 5°C | Actual 14°C

Tiempo
El Mercurio - Campo

Cómo frenar la irrupción de Drosophila suzukii en los huertos de berries

La mejor forma para alcanzar este objetivo es diseñar una estrategia que incluya la aplicación de productos químicos y repelentes y el uso de herramientas anti insectos.

Martes, 24 de diciembre de 2019 a las 8:30
- Ocho días después de la ovipostura, las moscas que nacieron se encontrarán en etapa adulta, siendo capaces de continuar la cadena de reproducción.
Crédito: SAG
Una situación fuera de control
La situación de la Drosophila suzukii o mosca de alas manchadas en el país está fuera de control.

Si bien los primeros ejemplares de esta especie fueron detectados en junio de 2017 en el paso fronterizo Mamuil Malal, en la Región de La Araucanía, hoy la mosca se encuentra presente en prácticamente toda la zona centro sur del país, desde la Región de O´Higgins hasta la de Los Lagos. De hecho, no se descarta que en mediano plazo llegue hasta la Región de Atacama.

Reconociendo a la mosca
Los ejemplares adultos de Drosophila suzukii miden entre 2 y 3 mm de largo, poseen ojos rojos y líneas negras transversales en el abdomen.

Los machos, particularmente, suelen presentar manchas negras en la punta de sus alas y las hembras una punta similar a una sierra en el extremo de su cola, donde se encuentra el ovopositor.

“Todas estas características pueden ser fáciles de explicar, pero muy complejas de detectar, incluso con lupa. Por ello, lo mejor es contar con un experto que pueda identificarlas para no cometer errores”, advierte Karina Buzzetti.

Enviar Mail Delicious Opine
imprimir agrandar letra achicar letra
Rolando Araos Millar

Desde su arribo al país en 2017, la Drosophila suzukii o mosca de alas manchadas ha mostrado una particular predilección por atacar las plantas de berries, lo que ha generado importantes pérdidas en ese sector.

“En diversos huertos de berries en la Araucanía y Los Ríos, la Drosophila suzukii ha afectado desde un 15% e incluso a un 100% de la producción, sobre todo a arándanos y frutillas y, en menor medida, a las frambuesas. También tenemos casos de ataques en uva de mesa y carozos, aunque estos han sido menores”, aseguró Karina Buzzetti, doctora en Ciencias de la Agricultura y directora de investigación de la Consultora AgriDevelopment, durante su presentación en Fruittrade 2019.

Esta situación, según los expertos, se debe en gran medida a que la estrategia original de contención del insecto, basada en el monitoreo de los huertos y la utilización de controladores biológicos, ha fallado rotundamente.

Por lo mismo, las nuevas recomendaciones apuntan a enfrentar la aparición de estos insectos a través de estrategias que incluyan la aplicación de productos químicos y repelentes y el uso de herramientas anti insectos.

Químicos, la base

Para Karina Buzzetti un eje central de la estrategia debe ser la aplicación de productos químicos que ayuden a reducir y eliminar temporalmente las poblaciones de los insectos en el huerto, a través de la interrupción de su ciclo de desarrollo.

En ese sentido, advierte que a la fecha los ingredientes activos que han dado mejores resultados para el control de la Drosophila suzukii son Fosmet, Espinosad o Spinetoram, los cuales deben aplicarse en distintos momentos fenológicos de la planta y de acuerdo a las condiciones ambientales que imperen en el huerto (ver tabla).

“Estos se pueden encontrar en diversos productos y tienen la misma eficacia contra el insecto, según las pruebas que hemos realizado en diversos campos desde Los Lagos hasta El Maule durante estos últimos dos años”, agrega Karina Buzzetti.

Productos y dosis a aplicar para contrarrestar a Drosophila suzukii:
ProductoDosisÉpoca de aplicaciónPeríodo de protecciónConsideraciones
FosmetMojamientos de entre 500 y 800 lt de agua/ha. Repitiendo a los 10 a 15 días si es necesario. Se puede aplicar un máximo de 3 veces por temporada.Apenas se observen los primeros ejemplares adultos o larvas en los cultivos. Suele suceder a principios de octubre.14 díasSi la plaga no ha disminuido su población después de 10 días de haber realizado la segunda aplicación, se deberá realizar la tercera aplicación.
Espinosad250 cc por hectárea, hasta tres veces por temporada, en intervalos de 7 díasIdealmente, desde inicios de flor hasta pre cosecha.7 díasSi caen 10 mm de agua o más durante las dos horas después de la aplicación, será necesario repetir el tratamiento.
Spinetoram300 gramos por hectárea, hasta tres veces por temporada en intervalos de 7 días.Idealmente, desde inicios de flor hasta pre cosecha.7 díasSi caen 10 mm de agua o más durante las dos horas después de la aplicación, será necesario repetir el tratamiento.
- Basado en la información proporcionada por Karina Buzzetti.

La aplicación de cualquiera de estos productos apunta a frenar el vuelo de la mosca en su época de mayor proliferación, que corresponde al periodo que se extiende entre octubre y mediados de febrero.

“A partir de marzo, la población disminuirá progresivamente para entrar en hibernación, período que puede durar hasta 6 meses”, agrega Karina Buzzetti.

Pese a que las etiquetas de estos productos sugieren realizar las aplicaciones solo cuando exista confirmación de la presencia de moscas adultas en el huerto, la experta recomienda llevar a cabo las entregas en la medida que existan sospechas fundadas de que los insectos se encuentran presentes.

“Si D. suzukii comienza a reproducirse será muy difícil contrarrestar y diezmar su población, por lo que lo mejor es aplicar estos productos aunque no haya una confirmación oficial de la presencia del insecto”, dice Karina Buzzetti.

Herramientas anti insectos

Otra alternativa efectiva para evitar la entrada de la Drosophila suzukii a los huertos es instalar mallas anti insectos, las cuales operan como una barrera física entre la mosca y las plantas. La idea, dicen los expertos, es que estas herramientas, que a menudo son instaladas sobre unas estructuras metálicas de gran tamaño, cubran todo el huerto.

“Estas mallas están hechas de un polímero de alta densidad que es de monofilamento, lo que permite que la estructura sea blanda al no estar en tensión. Sin embargo, al momento de la instalación esta queda estirada y rígida, impidiendo el paso de pequeños insectos como Drosophila suzukii”, explica Karina Buzzetti.

Si bien el costo de estas mallas es alto —alrededor de US$ 10.000 por hectárea—, el potencial daño que puede llegar generar la Drosophila suzukii en los huertos de berries, justifica su uso.

“Este sistema está orientado para ser utilizado sobre todo en arándanos que son más rentables. De hecho, son capaces de pagar esta tecnología en una o dos temporadas. Las frambuesas, por ejemplo, pueden llegar a tardar un poco más, entre 3 a 4 temporadas (...) La recomendación es instalarlas en cultivos de, al menos, 15 hectáreas que estén ubicados desde El Maule al sur, donde las poblaciones de la mosca suelen ser más problemáticas. Esto ayudará a justificar mejor esta inversión”, sostiene Buzzetti.

El tamaño de los agujeros de las mallas que se comercializan en Chile oscila entre 1,02 x 0,88 mm y 0,97 x 0,83 mm.

“El ancho del insecto es de 2 mm, por lo que estas son una alternativa útil para evitar la invasión de la mosca en el huerto”, afirma Pía Bilbao, coordinadora técnica de BioFuturo, laboratorio autorizado por el SAG para analizar y capturar ejemplares adultos de la mosca de alas manchadas en Chile.

Según la experta, esta medida solo será efectiva en la medida que el productor y las personas que trabajen en el huerto de berries usen paralelamente ropa adecuada, ya que una de las vías de propagación más común de la mosca es la utilización de indumentaria inadecuada.

“Es común que la mosca descanse en la tela de la ropa y espere unos momentos hasta volver a iniciar su vuelo”, asegura Bilbao.

En este sentido, recomienda a los productores utilizar trajes con mallas —similares a las de los cobertores—, los cuales tienen orificios de 0,93 x 0,88 mm.

“El traje es muy similar al que tienen los apicultores y debe ser revisado cada vez que el agricultor lo ocupe”, advierte Pía Bilbao.

Repelentes naturales

Entre las nuevas opciones que ayudan a evitar la entrada de la Drosophila suzukii a los huertos de berries figura el uso de distintos repelentes naturales, los cuales evitan que las hembras ovipongan sobre el fruto y, con ello, se frene el ciclo de desarrollo del insecto.

Según los expertos, los más efectivos son los hechos de caolín o cera, los cuales generan una sustancia dura y de mal olor sobre el fruto, impidiendo que la mosca se acerque o pueda serrar.

Por otra parte, la Ficha Técnica número 4 del SAG establece que otra opción es utilizar productos hechos en base a aceites esenciales, los cuales emiten un olor que repele la presencia de Drosophila suzukii.

Tales componentes generarán que la mosca no desee estar cerca de los cultivos donde se hayan asperjado estos aceites.

En este grupo destacan aquellos repelentes que provienen del aceite del geranio (Pelargonium asperum o P. graveolens), menta (Mentha x piperita), jengibre (Zingiber officinale), eucalipto (Eucalyptus radiata), citronela (Cymbopogon winterianus), lavanda (Lavandula angustifolia), romero (Rosmarinus officinalis), tomillo (Thymus vulgaris), abeto balsámico (Abies balsamea) y pino blanco americano (Pinus strobus).

imprimir agrandar letra achicar letra


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
No realizar trabajos en el suelo, cortar y eliminar el follaje senescente, hacer un adecuado control de malezas y realizar una buena fertilización es vital para conseguir turiones de alta calidad.
El Mercurio
Facilitar las condiciones para que estos procesos se den de manera adecuada en los huertos será fundamental para alcanzar una buena cosecha.
El Mercurio
Considerando que entre el 25% y el 50% de estos cultivos no logran llegar a sus mercados de destino por un mal manejo a lo largo de toda la cadena productiva, es necesario tomar una serie de precauciones para aminorar las pérdidas.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores