EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 10°C   |   Máx. 30°C   |   Actual 19°C

Santiago de Chile. Jue 29/10/2020

22:16
El Mercurio - Campo

Cómo estimular la presencia de abejas en los predios agrícolas

La estrategia que se adopte para lograr este objetivo dependerá de si se está trabajando con abejas nativas o melíferas.

Martes, 17 de diciembre de 2019 a las 8:30
- Las abejas melíferas, a diferencia de las nativas, suelen estar en lugares con una alta disponibilidad de agua.
Crédito: El Mercurio
¿Quién es quién en el mundo de las abejas?
En Chile existen dos tipos de abejas: las melíferas y las nativas.

Las melíferas, que son más sociables que las nativas —pueden ser agrupadas en un solo panal con facilidad— y siempre producen miel, forman parte de la familia Apidae.

Por su parte, las abejas nativas, que no necesariamente producen miel y suelen ser solitarias y gregarias, pertenecen mayoritariamente a 4 familias: Colletidae, Megachilidae, Andrenidae y Halictidae.

“Cada una de ellas posee características que las diferencian no solo entre sí, sino que también de las melíferas”, advierte Pamela Rodríguez.

-Colletidae: Se caracterizan por su gran tamaño (9 a 20 mm) y porque presentan una fóvea facial (sutura bajo la antena). Tienen la capacidad de producir una sustancia que funciona como revestimiento para tapizar los nidos de sus crías, los cuales suelen estar bajo tierra.

-Megachilidae: Suelen ser bastante grandes (entre 5 y 20 mm) y tener un cuerpo robusto y más aplastado en su zona media. Cuentan con una cabeza y mandíbulas anchas y destacan por su escopa —aparato colector del polen—, la que se encuentra en su abdomen.

“Las abejas Megachilidae también son conocidas como cortadoras de hojas, ya que suelen construir sus nidos con hojas o pétalos. Estos se suelen ubicar en los suelos, bajo piedras, troncos o agujeros”, explica Pamela Rodríguez.

-Andrenidae: Estas abejas miden entre 2 y 9 mm y su cuerpo es similar al de Megachilidae, con la diferencia de que los machos presentan manchas claras a lo largo de su cuerpo.

“Andrenidae es una de las familias de abejas que cuenta con más ejemplares en Chile, junto a las melíferas y juega un rol importante en el proceso de polinización a lo largo del país”, asegura Rodríguez.

-Halictidae: Suelen presentar un tamaño que oscila entre los 3 y 10 mm y destacan porque sus ejemplares pueden ser de distintos colores: metálico brillante, azules, verdes o con bandas de color rojo.

Rolando Araos Millar

Con la sequía y los cambios en las temperaturas usuales de cada zona productiva, se vuelve más complejo que las abejas, esenciales para la polinización de la mayor parte de los cultivos, mantengan una presencia importante en los predios.

Pero, los productores pueden tomar medidas para brindarles a los insectos un ambiente atractivo, que las haga quedarse en esos espacios.

Para hacerlo lo primero que se debe tener claro es qué tipo de abeja es la que se buscará o la que prevalece en el entorno, ya que eso será determinante para la estrategia que se utilice para estimular la presencia de estos insectos en el huerto, asegura Patricia Aldea, directora del Centro de Estudios Apícolas de la Universidad Mayor (CEAPIMAYOR).

Se refiere a que en el país existen dos tipos de abejas —las melíferas y las nativas—, las cuales tienen comportamientos y requerimientos distintos.

Atrayendo a las nativas

Las abejas nativas, que suelen vivir en el suelo, matorrales o distintas cavidades bajo tierra, se sienten fuertemente atraídas por determinadas especies vegetales, las cuales usan como guarida.

“Por lo mismo, la mejor alternativa para atraer a este tipo de abejas es incorporar en los huertos algunas especies de flora y árboles nativos”, afirma Pamela Rodríguez, asesora apícola independiente.

Qué especie se utilice dependerá de la zona en que esté ubicado el campo. Entre las plantas que más sirven para estos fines —especialmente para la zona centro-sur— figura el romero, un arbusto que suele florecer en invierno, cuando hay menos disponibilidad de flores.

“Esta planta, entre otras cosas, expele naturalmente un humo que ayuda a evitar que la varroa —ácaro que ha sido apuntado como uno de los responsables de que estos insectos estén desapareciendo— las ataque con facilidad”, explica Pamela Rodríguez.

Otras alternativas son la lavanda, la verónica y la salvia, las cuales pueden ser mantenidas en los predios en macetas.

También pueden ser usados algunos árboles nativos como los peumos, las azaras —principalmente lilén y corcolén—, las escallonias y las salvias blancas.

“Si se busca atraer abejas nativas dentro de la Región Metropolitana, las opciones son más reducidas. Aquí son útiles plantas como ortigas, culén, maitén y algarrobo”, complementa Patricia Aldea.

Las expertas concuerdan en que la plantación, independiente de la especie vegetal, no debe restringirse a un lugar específico del campo, sino cubrir una superficie lo más amplia posible. Insisten, además en que es importante que existan policultivos nativos, y no se plante una sola variedad.

Agua: clave para las melíferas

Las abejas melíferas, a diferencia de las nativas, suelen buscar lugares con una alta disponibilidad de agua, debido a que necesitan estar siempre bien hidratadas.

“Contar con agua les permite regular mejor la temperatura al interior de las colmenas —se requiere entre 32-33°C— y así proteger la vida de sus crías que nacen entre inicios de primavera y fines de verano, las cuales son muy sensibles a las oscilaciones térmicas”, explica Patricia Aldea.

Por lo mismo, una buena alternativa es ubicar afuera de las colmenas, a no más de 20 metros de distancia —para que las abejas no tengan que desgastarse volando más lejos—, bebederos con abundante agua.

“La idea es que las abejas obreras puedan transportar las gotitas de agua desde el bebedero hacia la colmena y posteriormente esparcirlas con su lengua sobre los opérculos o capas que sellan a las crías”, advierte Aldea.

La experta señala que también es importante que el acceso al agua esté protegido con una malla raschel o madera que le permita al insecto beber y capturar agua sin sumergirse. La idea, dice, es evitar que la abeja muera ahogada.

Atención con la chaqueta amarilla

También es importante tomar medidas para evitar que las abejas se sientan amenazadas.

A medida que las temperaturas aumentan, comienzan a aparecer una diversidad de agentes que pueden atentar contra las abejas melíferas y nativas. Una de las más importantes es la Vespula germanica, también conocida como avispa chaqueta amarilla.

“Las avispas chaqueta amarilla son hostiles, invasivas y agresivas, por lo que pueden matar una colonia débil de melíferas o acabar con una cantidad importante de abejas nativas en poco tiempo”, dice Pamela Rodríguez.

Una forma de prevenir su presencia en el huerto es utilizar trampas con cebos —como un trozo de carne— que contengan veneno de efecto retardado. La idea, indica Patricia Aldea, es que la avispa chaqueta amarilla se lleve el alimento y lo consuma en su avispero junto a los otros integrantes del nido.

Estas trampas deben ser instaladas por los productores antes del primer vuelo de la avispa chaqueta amarilla, que normalmente se da entre septiembre y octubre, dependiendo de la zona.

“Para tener más exactitud en la fecha en que esto ocurre, recomiendo ingresar al sitio www.avispa-t.cl, una iniciativa del SAG, INIA e Indap, donde solo ingresando las coordenadas de ubicación se puede acceder a información certera”, advierte Patricia Aldea.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Cuando estamos por iniciar la temporada de exportaciones es fundamental que tanto exportador como importador sepan que deben cumplir ciertas obligaciones, las que idealmente deben ser pactadas en un contrato con el fin de prevenir controversias.
El Mercurio
La alta demanda interna, la continua apertura de nuevos mercados internacionales y el prestigio que tiene en el exterior la fruta producida en Chile son factores que están entusiasmando a los productores nacionales para ampliar la superficie de plantación actual.
El Mercurio
Si bien ambos son capaces de generar buenos resultados productivos, la elección de cuál se ocupe debe hacerse a partir de criterios técnicos como el tipo de suelo y la variedad con la que se está trabajando.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores