EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com
¿Está usted suscrito?
SUSCRÍBETE AQUÍ

Santiago:   Mín. 10°C   |   Máx. 26°C   |   Actual 17°C

Santiago de Chile. Sáb 28/03/2020

9:17

El Tiempo:  Santiago Máx. 26°C | Mín. 10°C | Actual 17°C

Tiempo
El Mercurio - Campo

Alternativas para prevenir y enfrentar la venturia en manzanos orgánicos

Con el fin de reducir al mínimo las aplicaciones de polisulfuro de calcio, los especialistas recomiendan aplicar preventivamente productos como azufre y trichodermas y usar herramientas tecnológicas como estaciones meteorológicas y sistemas de alertas climáticas.

Jueves, 26 de marzo de 2020 a las 8:30
- La venturia también es conocida como la sarna del manzano.
Crédito: INTA
Los síntomas de la venturia
Los primeros síntomas de la venturia aparecen en las hojas, las que al comenzar la infección con el hongo venturia inaequalis exhiben manchas aterciopeladas color verde oscuro. Luego, el hongo produce lesiones en los sépalos de las flores e infecta la superficie de los frutos.

“Las lesiones en el fruto se expanden y originan manchas grandes costrosas. Finalmente, el tejido afectado deja de crecer deformando la manzana”, advierte Carlos Pino.

Polisulfuro de calcio: Solo cuando sea necesario
Si bien el polisulfuro de calcio es el producto más usado por los productores de manzanas orgánicas para combatir la venturia, su alta incidencia en la generación de russet ha llevado a que los expertos recomienden usarlo solo cuando sea necesario.

Así, en el caso de que sea utilizado como una alternativa preventiva, debe aplicarse solo cuando se generen las condiciones ambientales propicias para el desarrollo de la enfermedad.

Si la enfermedad está presente en el huerto y ocurre una lluvia, la situación será mucho más complicada, pues las aplicaciones tendrán que realizarse regularmente hasta que el huerto se seque.

“Las dosis que se suelen usar son bastante altas, por lo que no se pueden subir. El problema es que si las condiciones de humedad se repiten cada dos días, el productor tendrá responder con aplicaciones, es decir, tendrá que jugar al límite”, asegura Eduardo Holzapfel.

Enviar Mail Delicious Opine
imprimir agrandar letra achicar letra
Luis Muñoz G.

Para los productores de manzanas orgánicas, la venturia o sarna del manzano es una amenaza constante, ya que afecta el sabor de la pulpa y la coloración de la piel de la fruta e impide su comercialización.

“El mayor problema con esta patología es que si se produce un ataque severo, se puede llegar a perder hasta el 80% de la producción de un año, es decir, estamos hablando de una situación de alto impacto para los productores”, asegura Carlos Pino, asesor experto en el manejo de huertos orgánicos.

Si bien la enfermedad, que se presenta principalmente en primavera —bajo condiciones de agua libre y temperaturas superiores a los 18°C—, se combate normalmente con aplicaciones de polisulfuro de calcio, su uso excesivo puede derivar en la aparición de russet, un fenómeno que afecta la textura de la piel de la fruta (se pone rugosa) y que es castigado por el mercado.

Por lo mismo, los expertos concuerdan en que la mejor forma de enfrentar esta patología es diseñar un plan integral que contemple el uso de productos preventivos, que no dañen la fruta y permitan acotar el uso del polisulfuro de calcio; la realización de labores que bajen la carga de la enfermedad y la incorporación de tecnologías que mejoren la toma de decisiones.

Aplicaciones preventivas

Entre los productos de contacto que han demostrado ser una alternativa para prevenir la venturia, y así disminuir la necesidad de usar polisulfuro de calcio, destacan el azufre y los trichodermas, cuya acción alcanza los mejores resultados en zonas con baja incidencia de esta enfermedad, es decir, desde Curicó al norte.

El azufre debe ser usado, según los expertos, idealmente en su versión mojable, cada 5 u 8 días, dependiendo de si las condiciones ambientales para el desarrollo de la enfermedad son altas o bajas.

“Debe ser utilizado desde que el fruto se encuentra cuajado hasta que las condiciones meteorológicas indiquen que ya no hay opciones de que se produzca venturia. El plazo en un año normal es el 20 de noviembre, pero esta temporada tuvimos que esperar hasta el 15 de diciembre”, explica Eduardo Holzapfel, jefe del Programa Orgánico de Copefrut.

Los trichodermas, en tanto, son un conjunto de hongos benéficos que a través de distintos métodos, ya sea parasitismo, antibiosis o competencia, combaten al patógeno que genera la venturia —venturia inaequalis— sin afectar a sus enemigos naturales ni otros insectos en el huerto.

Si bien pueden ser usados a lo largo de distintas etapas de desarrollo de la planta, especialmente en otoño-invierno, lo mejor será aplicarlos antes de una lluvia, con el fin de favorecer la formación de un ambiente orgánico equilibrado en el huerto.

“Los trichodermas funcionan especialmente bien, por ejemplo, cuando se dan ciertas condiciones en flor, ya que son capaces de colonizar las heridas y, con ello, prevenir el desarrollo de venturia y otras enfermedades que se producen en la zona calicinal del fruto”, indica Eduardo Holzapfel.

Carlos Pino, por su parte, comenta que desde hace unos años viene probando con bastante éxito la aplicación conjunta de trichodermas y Bacillus (microorganismos benéficos).

“Con este tratamiento he podido reducir el inóculo de esta enfermedad en 50-60% durante la etapa de hojas caídas”, asegura.

Pese a los beneficios que son capaces de generar estos productos, los expertos recalcan que se trata de alternativas netamente preventivas, por lo que en el caso de que el clima sea propicio para el desarrollo de la venturia o que la enfermedad ya se encuentre presente en el huerto, habrá que acudir obligatoriamente a la aplicación de polisulfuro de calcio.

Mejorar la luminosidad y ventilación

Otra alternativa para prevenir la aparición de venturia es mejorar las condiciones de luminosidad y ventilación de los huertos y así favorecer el proceso de secado después de una lluvia.

“Para ello el productor debería aspirar a tener canopias más delgadas, tal como se está haciendo en los huertos modernos tipo pared, y evitar los sobrecrecimientos de ramas y hojas, con el fin de que las aplicaciones de los productos lleguen con cierta facilidad hasta el fruto”, explica Eduardo Holzapfel.

Paralelo a esto, los expertos recomiendan eliminar las hojas del suelo, debido a que ellas portan el inóculo que diseminará la enfermedad por el huerto. Para ello pueden ser enterradas, compostadas o quemadas, e incluso se pueden usar hongos entomopatógenos para descomponerlas más rápido.

“Más allá de si las hojas son compostadas, enterradas o quemadas, lo importante es tratar de bajar la carga de la enfermedad”, afirma Mario Márquez, productor de manzanas orgánicas de la Región del Maule.

Incorporación tecnológica

Según los expertos, un aspecto fundamental para enfrentar de forma efectiva a la venturia es el acceso a información climática, con el fin mejorar la toma de decisiones.

“El productor debe saber, especialmente en momentos en que su atención está puesta en otros temas, que va a llover y que se generarán las condiciones perfectas para el desarrollo de venturia”, dice Pino.

Por lo mismo, sugiere utilizar estaciones meteorológicas y softwares de predicción, pero sobre todo sistemas de alertas.

Pino insiste en que si no se cuenta con acceso a estas tecnologías, se pueden usar las tablas de Mills, que permiten anticipar el grado de infección que se dará en el huerto a partir de la presencia de agua libre y temperatura.

“Esto, al menos, le permitirá al productor saber cuál es el panorama de su huerto”, asegura.

Tratamiento experimental

Mario Márquez comenta que en los próximos días comenzará a probar en su huerto de 20 hectáreas, ubicado en la comuna de Molina, un tratamiento que consiste en la aplicación de productos cúpricos (sulfatos, pentahidratados o cobres refinados), los cuales en teoría permiten prevenir la presencia de venturia en el huerto.

“Planeamos hacerlo ahora, antes que comience la caída de las hojas”, cuenta.

Uno de los grandes problemas que tiene este tratamiento, según el productor, es el que se relaciona con las dosis de aplicación de cobre, las cuales no deben traspasar los límites establecidos por los reglamentos internacionales que regulan la producción de productos orgánicos.

“Antes podíamos aplicar un total de 6 kg de cobre, pero desde hace un tiempo esto se redujo a 4, así que hay ver qué tal resulta”, indica.

imprimir agrandar letra achicar letra


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Si bien en el papel la agricultura biológica y la de conservación podrían verse como antagonistas entre sí, creo que son absolutamente complementarias. De hecho, lo mejor sería buscar un camino intermedio entre ambas.
El Mercurio
Existen muchos tipos de coronavirus, y algunos son específicos de los animales. Sin embargo, y como cualquier enfermedad infecciosa, debemos tener conciencia que siempre existe la posibilidad que ciertos virus o bacterias puedan mutar y puedan pasar de una especie a otra.
El Mercurio
Con la baja cuaja generalizada en los huertos de paltos, esta temporada tendremos un pequeño grupo de productores que seguramente ganará mucho dinero gracias a que tendrá mercadería para vender, y otro mucho más grande que tendrá que arreglárselas para sobrevivir con volúmenes exiguos.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores