EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 10°C   |   Máx. 29°C   |   Actual 26°C

Santiago de Chile. Vie 30/10/2020

15:33
El Mercurio - Campo

Cómo constituir una comunidad de aguas subterráneas

Si bien ningún código legal cuenta con los pasos para constituir una figura de este tipo, esta tarea a menudo se realiza de dos formas: a través de la vía convencional o voluntaria y la judicial.

Jueves, 05 de diciembre de 2019 a las 8:30
- Según la disponibilidad de agua en una zona determinada, sumando al impacto que su explotación tendrá en el medioambiente, la DGA podrá calificar a un área determinada como de restricción, de prohibición o libre.
Crédito: El Mercurio
Cuotas por usuario

Nicolás Ureta explica que cada agricultor dentro de una comunidad de aguas subterráneas tendrá que pagar una cuota mensual con el fin de mantener en funcionamiento el sistema y así pagar los sueldos que correspondan a los administradores y encargados de la mantención de los pozos, entre otros.

Los montos a pagar se definirán a partir de la relación existente entre el caudal con el que cuente el agricultor y el total disponible.

“Si en una CAS el caudal es de 100 litros por segundo y un agricultor extrae a 15 litros por segundo, tendrá que pagar el 15% del presupuesto total que se haya fijado en el acta”, sostiene Nicolás Ureta.

Rolando Araos Millar

Administrar las aguas provenientes de una misma fuente, ya sea de un río, lago o incluso subterránea, puede transformarse en un verdadero dolor de cabeza para aquellos agricultores que desean usarlas, debido a que en el proceso pueden producirse diversos desequilibrios y distorsiones, como que un actor obtenga más agua de la que realmente necesita.

Para evitar los roces y problemas entre los interesados en explotar el agua, existe una figura denominada organización de usuarios (OU), la que se constituye cuando hay dos o más personas que usan el recurso de una misma fuente, también llamado sector hidrogeológico de aprovechamiento común (SHAC).

En el país existen cuatro tipos de OU, cada una de las cuales está orientada a explotar un tipo de fuente hidrológica en particular: las Juntas de Vigilancia (JV), las Comunidades de Agua (CA), las Asociaciones de Canalistas (AC) y las Comunidades de Aguas Subterráneas (CAS), siendo estas últimas las que más han crecido —proporcionalmente— en términos de constitución en los últimos años.

Un interés subterráneo

Las CAS miden y controlan las extracciones de agua con el objeto de regular la explotación del acuífero —zona cuyas características hidrológicas espaciales y temporales permiten delimitarla, pudiendo ser explotada, siempre que sea de forma sostenible en el tiempo— a través de la información brindada por los propios usuarios y los pozos, que son controlados por medidores con telemetría instalados por la DGA.

Si bien ningún código legal cuenta con los pasos para constituir una CAS —esto recién sería integrado en el Código de Aguas que se está reformulando en el Congreso—, a menudo esto se realiza de dos formas: a través de la vía convencional o voluntaria y la judicial.

- Vía convencional o voluntaria

Para hacerlo a través de este camino deben existir al menos dos agricultores interesados en explotar el acuífero, quienes tendrán que suscribir y firmar una escritura pública ante notario y entregarla en la oficina de la DGA más cercana. Tal acta debe indicar:

- Nombres de los titulares.

- Cuantía del caudal (cantidad de litros por segundo recibidos por el agricultor, definidos previamente por la DGA).

- Características esenciales del aprovechamiento de aguas que deberá describir de qué forma se utilizará el recurso extraído.

- Ubicación de cada pozo desde dónde se realizará la captación del recurso hídrico, lo que deberá informarse a través del sistema de coordenadas WGS 84.

Posteriormente, si la DGA no presenta ninguna objeción, anotará a la comunidad en el Registro Público de Organizaciones de Usuarios del Catastro Público de Aguas. Para finalizar el proceso, la comunidad tendrá que acudir al Registro de Propiedad de Aguas del conservador de bienes pertinente.

- Vía judicial

Esta alternativa se podrá invocar en el caso de que uno o más agricultores que exploten un acuífero determinado se oponga a la constitución de una comunidad de aguas subterráneas.

En tal caso, los interesados deberán acudir a un tribunal y presentar ante el Juzgado de Letras competente todos los antecedentes de los usuarios, los títulos de derechos de aprovechamiento de aguas y los estatutos provisionales de la futura comunidad.

“Posteriormente, se deberá encargar un informe técnico que incluya aspectos físicos, climáticos, geológicos e hidrogeológicos del territorio, los límites y jurisdicción de la futura comunidad, con el fin de que el juez determine cómo será esta”, comenta Nicolás Ureta, jefe de la Unidad de Organizaciones de Usuarios de la Dirección General de Aguas (DGA), dependiente del Ministerio de Obras Públicas.

Si tales antecedentes son aceptados se procederá al juicio. Antes de que este se inicie, los futuros integrantes de la comunidad deberán conformar un directorio provisional que durará hasta que se celebre la primera junta general ordinaria, la que será fijada por los estatutos provisionales.

Una vez que se inicie el juicio, se citará a comparendo a los integrantes de la futura comunidad de aguas, donde se incluirá a la o las personas que en su momento rechazaron constituir tal figura.

En el comparendo se presentarán:

- Títulos y antecedentes que acrediten que los agricultores que desean inscribir la comunidad son poseedores de los derechos de aprovechamiento de aguas. Estos deben ser solicitados a la DGA antes de extraer cualquier recurso hídrico. No se necesita una comunidad para adquirirlos.

- Estatutos elaborados y propuesta de directorio provisional, según se indicó en la etapa anterior.

- Informe técnico legal solicitado anteriormente.

Al dictar sentencia, el juez decidirá si se declara constituida a la comunidad de aguas subterráneas o no.

“Si el juez dice que sí se debe constituir, los integrantes deberán acudir a la DGA para que se inscriban en el Registro Público de Organizaciones de Usuarios del Catastro Público de Aguas, lo que le entregará la personalidad jurídica a la comunidad. Los individuos que lo rechacen, no tienen más opción que aceptar esta decisión o pueden buscar otra fuente hidrogeológica”, advierte Nicolás Ureta.

Posteriormente, y al igual que en la vía voluntaria, se realizará la inscripción de la comunidad en el Registro de Propiedad de Aguas del conservador de bienes pertinente, finalizando el proceso.

Resolución de conflictos

Independiente de la forma en que la comunidad se constituya, existe un mecanismo de resolución de conflictos que se erigirá dependiendo de la cantidad de usuarios que participen en esta instancia.

Si la comunidad está integrada por menos de cinco personas, una de ellas quedará como administrador. Su misión será velar porque cada uno de los integrantes capte la cantidad de agua que se determine en el acta. Si hay incumplimiento, el administrador estará facultado para aplicar multas o mediar como árbitro en el caso de que existan diferencias entre los agricultores.

Si los usuarios son seis o más —no hay un límite máximo—, se compondrá un directorio de tres personas que también servirá como mecanismo de resolución de conflictos. Este tendrá la facultad de imponer multas a aquellos usuarios que cometan irregularidades en la extracción de agua o mediar como árbitro.

“Sin embargo, si el directorio o el administrador incumplen su rol, como sucedió en Petorca, la DGA tendrá la facultad de aplicar multas e incluso intervenir a la organización de usuarios, pudiendo disolverla y quitarles todos los derechos de extracción de agua”, asegura Nicolás Ureta.

- Áreas de derechos

En el momento que se soliciten los derechos para la extracción de aguas, la DGA estudiará el terreno con el fin de determinar la disponibilidad hidrogeológica de la zona y el impacto que esto tendrá en el medioambiente, pudiendo calificarla como de restricción, de prohibición o libre.

- Área de Restricción: La declaración de “área de restricción” implica que existe un grave riesgo de que los niveles de agua desciendan a uno crítico. Por ello, si a la comunidad se le entrega un área de restricción y extrae el recurso hídrico de forma indiscriminada, la DGA podrá quitarle todos los derechos de explotación e incluso desintegrar la comunidad, transformando la zona en un área de prohibición.

- Área de Prohibición: Implica que la DGA no puede entregar derechos provisionales de explotación de aguas y que puede dejar sin efecto los derechos que haya entregado con anterioridad. Esto se funda en la idea de que si el recurso sigue siendo explotado, se verá comprometido.

- Área Libre: Significa que la explotación del agua del acuífero no afectará al medioambiente ni tampoco pondrá en peligro la existencia del recurso en la zona, por lo que se pueden entregar derechos provisionales para su explotación.

Cada una de estas tres áreas determinadas por la DGA podrá variar a través del tiempo, dependiendo de la administración que la organización de usuarios haga del acuífero. Así, si estos se explotan de forma indiscriminada, un área libre podrá pasar a ser de restricción e incluso de prohibición. Por el contrario, un área de prohibición, bajo determinadas condiciones meteorológicas —como grandes lluvias—, puede eventualmente pasar a ser zona de restricción o libre.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Cuando estamos por iniciar la temporada de exportaciones es fundamental que tanto exportador como importador sepan que deben cumplir ciertas obligaciones, las que idealmente deben ser pactadas en un contrato con el fin de prevenir controversias.
El Mercurio
La alta demanda interna, la continua apertura de nuevos mercados internacionales y el prestigio que tiene en el exterior la fruta producida en Chile son factores que están entusiasmando a los productores nacionales para ampliar la superficie de plantación actual.
El Mercurio
Si bien ambos son capaces de generar buenos resultados productivos, la elección de cuál se ocupe debe hacerse a partir de criterios técnicos como el tipo de suelo y la variedad con la que se está trabajando.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores