EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com
¿Está usted suscrito?
SUSCRÍBETE AQUÍ

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 16°C   |   Actual 15°C

Santiago de Chile. Mié 27/05/2020

18:30

El Tiempo:  Santiago Máx. 16°C | Mín. 5°C | Actual 15°C

Tiempo
El Mercurio - Campo

Fitovacuna hecha a partir del tomate combate eficazmente bacterias patógenas

Esta herramienta, fabricada en México, permite combatir agentes como Fusarium oxysporum y Candidatus Liberibacter solanacearum.

Lunes, 17 de febrero de 2020 a las 8:30
- La fitovacuna ha demostrado tener efectividad para reducir la incidencia de la enfermedad de Pierce, que en países como México afecta a la vid.
Crédito: Jack Kelly Clark
Alternativas contra hongos
Una vez que finalice este proyecto, en la UAAAN esperan desarrollar una fitovacuna capaz de luchar contra hongos patógenos, como Uncinula necator, responsable de desarrollar el oídio de la vid, una enfermedad que año a año genera millonarias pérdidas en ese sector.

“Dentro de las investigaciones preliminares, se ha determinado que las mejores alternativas para enfrentar a este patógeno es aplicar un cóctel de elicitores, correspondiente a quito-oligosacáridos, que evitan que los hongos formen su pared celular; y oligogalacturónidos, que contienen numerosas enzimas que activan a la célula vegetal y la preparan para defenderse”, explica Alberto Flores.

Enviar Mail Delicious Opine
imprimir agrandar letra achicar letra
Rolando Araos Millar

Fue en la búsqueda de encontrar alternativas para dotar a los cultivos de mecanismos defensivos de menor impacto en el medio ambiente y que no dejen residuos en el fruto que un grupo de investigadores Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro (UAAAN) de México desarrolló una fitovacuna —herramienta hecha a partir de compuestos producidos por plantas y que opera de forma similar a las vacunas que se usan en humanos— que a partir de compuestos del tomate hace que las plantas activen sus sistemas inmunes.

Así, la planta libera compuestos antimicrobianos que controlan y erradican la bacteria que los ataca en un periodo de entre 5 y 14 días.

Aun más, estos compuestos antimicrobianos, llamados fitoalexinas, tienen la capacidad de acabar con un gran espectro de bacterias en diferentes cultivos.

Hasta ahora, los investigadores han demostrado que las plantas pueden controlar la cepa lycopersici, raza 3, de Fusarium oxysporum –enfermedad de alta incidencia y resistencia en México–, que suele atacar a plátanos y papas, entre otros cultivos; y Candidatus Liberibacter solanacearum, causante de “Zebra chip” en papas y “permanente” en tomates.

En las pruebas de laboratorio, invernadero y campo, la fitovacuna logró reducir la presencia de las bacterias en cerca de un 88% en cuatro años.

“También se han realizado pruebas, solo a nivel de campo, contra la enfermedad de Pierce, que afecta a la vid, logrando reducir de 40% a 7% en un periodo de tres años la incidencia de Xylella fastidiosa, bacteria causante de esta patología”, afirma Alberto Flores, director del Laboratorio de Parasitología molecular de la UAAAN.

El producto, que se encuentra a la espera de la aprobación de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para ser comercializado, está siendo testeado en campos de tomates, papas, cucurbitáceas –melón y sandía– y ajíes. Es más, los planes de sus promotores es que en los próximos meses estas pruebas se extiendan a vides, nogales, avellanos europeos y cerezas.

El tomate, la clave

Esta herramienta basa su funcionamiento en la acción de moléculas elicitoras o PAMPs (Pathogen-Associated Molecular Patterns o Patrones moleculares asociados a microbios) provenientes del tomate, las cuales activan, estimulan e inducen las defensas naturales e inmunidad de la planta, lo que en la práctica permite que esta enfrente de mejor forma a las bacterias.

“Si bien las defensas de las plantas existen, pues están en sus genes, se encuentran inactivas, por lo que con esta herramienta se despiertan”, explica Alberto Flores.

Este proceso, conocido como Resistencia Sistémica Adquirida (SAR), lleva a que la planta active un estado de inmunización frente a los patógenos en cada una de sus células y tejidos, por lo que la reacción no se dará solo en el punto de inoculación de la fitovacuna sino en todo su organismo.

Al activar el sistema inmune de la planta, esta produce enzimas PAL (Fenilalanina amonio liasa), ácido salicílico y ácido jasmónico, los que son los responsables de inducir la generación de fitoalexinas, compuestos antimicrobianos que limitan la aspersión del patógeno y lo erradican del cultivo.

“Las fitoalexinas, a diferencia de los antibióticos para humanos, son útiles para acabar con un gran espectro de bacterias en diferentes cultivos. Es por esto que esta vacuna vegetal es capaz de acabar con un gran número de bacterias”, asegura Alberto Flores.

imprimir agrandar letra achicar letra


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
No realizar trabajos en el suelo, cortar y eliminar el follaje senescente, hacer un adecuado control de malezas y realizar una buena fertilización es vital para conseguir turiones de alta calidad.
El Mercurio
Facilitar las condiciones para que estos procesos se den de manera adecuada en los huertos será fundamental para alcanzar una buena cosecha.
El Mercurio
Considerando que entre el 25% y el 50% de estos cultivos no logran llegar a sus mercados de destino por un mal manejo a lo largo de toda la cadena productiva, es necesario tomar una serie de precauciones para aminorar las pérdidas.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores