EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 4°C   |   Máx. 9°C   |   Actual 14°C

Santiago de Chile. Vie 03/07/2020

20:49

El Tiempo:  Santiago Máx. 9°C | Mín. 4°C | Actual 14°C

Tiempo
El Mercurio - Campo

Las claves para restaurar el suelo a través de técnicas sustentables

Mejorar las condiciones físicas, químicas y biológicas del suelo agrícola a partir del uso de técnicas amigables con el medio ambiente no sólo permite aumentar la salud general del campo sino también las ganancias económicas del productor. A continuación, dos expertos analizan las características y el nivel de efectividad de las técnicas de mejoramiento del suelo más promovidas en el mundo.

Lunes, 10 de septiembre de 2018 a las 8:30
- La cero labranza, una de las técnicas más promovidas en el mundo, busca hacer sostenible la producción agrícola mediante la conservación y mejora de los suelos, el agua y los recursos biológicos.
Crédito: INTA
Apostar a la reducción de insumos sintéticos
La reducción del uso de fertilizantes sintéticos y productos químicos requiere un cambio de paradigma. Según Rhonda Daly, es importante suministrar fertilizantes solubles para impulsar la producción y permitirle a la planta extraer minerales del suelo y la atmósfera mediante la interacción del suelo, raíces y microbios.

“Cuando usamos fertilizantes sintéticos en base a sal en los suelos, quemamos los microbios que viven en él y el carbono; hacemos que los cultivos sean débiles, lo que invita a plagas y enfermedades a dar peligrosas batallas”, recalca.

Esta dependencia, según la experta, se debe a que en algún momento la disponibilidad de los productos químicos era amplia y a bajo precio, lo que hizo pensar se trataba de una forma eficiente de desarrollar la agricultura. No obstante, dice, los resultados son innegables y no se pueden ignorar.

“La única opción sensata y que queda es aprender a trabajar con lo que la naturaleza nos da gratuitamente. Las malezas y las enfermedades, por ejemplo, son síntomas de un sistema defectuoso, por lo que los productores deben aprender de ellas y no aplicarles un remedio momentáneo. Tienen que volver a la causa del problema, que es un suelo compactado y sin vida”, afirma.

Los desafíos
A juicio de Carlos Ovalle uno de los desafíos más importantes para fomentar la puesta en marcha de prácticas más amigables con el medio ambiente es aumentar la oferta de maquinaria y tecnología que ayude a agilizar los procesos.

“En el caso del rastrojo, por ejemplo, es todo un tema el uso de maquinaria, ya sea desde el punto de vista económico y práctico. Si bien hay algunas máquinas que permiten hacer la siembra al año siguiente y usar la paja, es necesario aumentar las opciones y así suprimir las quemas, que son las principales enemigas”, indica.

Esto, según el experto, está directamente ligado al permanente mejoramiento que deben tener las políticas de estado, especialmente lo que involucra al SIRSD.

“Esto, en la actualidad, es un concurso. El productor puede ganarse un determinado año el dinero para hacer cero labranza y otros no. Eso no puede ser. Los programas tienen que tener continuidad, de lo contrario se pierde el 90% de lo que se había ganado”, afirma Carlos Ovalle.

Enviar Mail Delicious Opine
imprimir agrandar letra achicar letra
Luis Muñoz G.

“Hay que devolverle la vida a la tierra”. Esa es la consigna que Rhonda Daly, experta australiana destacada por su conocimiento en la relación suelo-raíz-planta, enarbola cada vez que puede.

Para la experta el asunto es simple: en la medida que los atributos que se le entreguen al suelo sean los adecuados, este podrá proveerle a las plantas una correcta nutrición y, con ello, mejores condiciones para su desarrollo. Una cuestión básica, pero que hoy, en pleno siglo XXI, requiere de un manejo más responsable y amigable con el medio ambiente.

Y es que los suelos pobres, compactados y degradados son en la actualidad un gran problema para la agricultura mundial, debido a que impiden que los ciclos naturales se completen. Esto, a su vez, lleva a los agricultores a aumentar los aportes de fertilizantes en las plantas, lo que termina siendo negativo para el campo y el medio ambiente.

En ese contexto, Rhonda Daly propone recuperar los microbios que aportan al funcionamiento del suelo, y que recientemente se han perdido, manipulando la interacción de sus procesos biológicos (microbios), físicos (estructura) y químicos (minerales). Todo esto, dice, contribuirá a obtener un resultado satisfactorio en el corto, mediano y largo plazo.

Más actividad biológica

Los organismos microscópicos como hongos, bacterias, algas, protozoos, nemátodos y cilióforos son la sala de máquinas para la fertilidad del suelo, especialmente en lo que se refiere a la producción de cultivos, la calidad del producto obtenido y la resistencia a las enfermedades.

“Cuando hablamos de biología del suelo, no sólo estamos hablando de lombrices de tierra, sino también de un universo de microorganismos que hacen su aporte”, advierte Rhonda Daly.

Para tener una biología saludable del suelo, se deben considerar cuatro factores principales: el balance mineral, los niveles de carbono, las estructuras y la ausencia de residuos tóxicos. Estos, a su vez, se relacionan de forma directa con la puesta en marcha de estrategias donde se contemplan diversos manejos.

En Chile, por ejemplo, el Sistema de Incentivos para la Recuperación de Suelos Degradados (SIRSD) —un programa del Ministerio de Agricultura que otorga incentivos financieros no reembolsables a los productores agrícolas— contempla más de 20 prácticas que van desde sacar los troncos quemados de las praderas hasta recuperar terrenos en los lechos de los ríos.

Entre las que a la fecha han demostrado mayor efectividad se encuentran las labores relacionadas con el secuestro de carbono en los suelos, un proceso de largo plazo que involucra la incorporación de materia orgánica y que está muy ligado al cambio climático.

“Una forma de mitigar el cambio climático es que todo ese carbono que anda dando vueltas en el aire sea secuestrado y puesto, de forma estable, en el suelo”, afirma Carlos Ovalle, coordinador del Programa Nacional de Sustentabilidad y Medioambiente del INIA.

Y es que las plantas se alimentan de la energía proveniente de dos fuentes: el suelo (20%) y la atmósfera (80%).

“El principio de la fotosíntesis es la forma natural de tomar dióxido de carbono de la atmósfera y convertirlo en azúcares (carbono líquido) que serán bombeados hacia el suelo. La planta cede el 30% de estos azúcares para alimentar la microbiología del suelo, la que a su vez suministra nutrientes a la planta a través de redes de hongos beneficiosos en la cantidad y momento correcto”, comenta Rhonda Daly.

Un suelo con contenido óptimo de carbono conservará los nutrientes de una forma no lixiviable. De hecho, con el aumento de sólo 1% de carbono orgánico retendrá más de 140.000 litros de agua en el suelo, lo que a su vez prolongará la vida de los cultivos y disminuirá la cantidad necesaria de riego y el desgaste de las capas freáticas.

Volumen de agua retenida por hectárea en relación al % de materia orgánica del suelo
Volumen de agua retenida por hectárea en relación al % de materia orgánica del suelo
0,5% MO 80.000 litros
1% MO 160.000 litros
2% MO 320.000 litros
3% MO 480.000 litros
4% MO 640.000 litros
Resultados obtenidos del aumento de la capacidad de retención del agua del suelo al incrementar la materia orgánica
1,88% MO (valor inicial)
2,23% MO (valor final tras el aumento de MO)
Aumento de 56.000 litros/ha de agua retenida con un incremento de 0,35% de MO
Fuente: Rhonda Daly
Rhonda Daly explica que con el incremento de 26% en el carbono orgánico contenido en los primeros 15 cm de suelo, lo que representa un aumento de 6 ton/ha de carbono orgánico, se secuestrará un total de 22 ton/ha de CO2.

Las labores evaluadas

El secuestro de carbono del suelo se puede lograr aplicando distintas prácticas, aunque en Chile en la actualidad se está estudiando a fondo el impacto de tres de ellas: el establecimiento de praderas, la incorporación de materia orgánica y la cero labranza.

-Establecimiento de praderas

Las praderas no sólo significan un enorme beneficio económico para los productores ganaderos, sino también son un aporte para el medio ambiente. Y es que son capaces de secuestrar altas cantidades de carbono gracias a la alta cifra de biomasas que producen, las cuales posteriormente se descomponen y se transforman en materia orgánica que se incorpora al suelo.

“Se ha determinado que praderas pueden secuestrar hasta 1.000 kg por hectárea de carbono al año, lo que en alguna medida se asemeja a lo que pueden hacer los bosques. Entonces estamos hablando de que las praderas son un agente fundamental para nuestro propósito”, explica Carlos Ovalle.

-Incorporación de materia orgánica

Para los expertos, la presencia de materia orgánica estabilizada es el mejor indicador para determinar la calidad de los suelos.

Una alternativa es optar por dejar de quemar los rastrojos extraídos de las plantaciones de cereales e incorporarlas en el suelo. Con esto no sólo se estará contribuyendo a mejorar la calidad del suelo sino también a evitar que miles de partículas de CO2 y otros gases se vayan a la atmósfera.

“Lo positivo es que este material estará disponible. De hecho, en algunos casos se pueden obtener hasta 10 toneladas de rastrojo por hectárea”, indica Carlos Ovalle.

Otra opción es avanzar en fomentar la incorporación de compost, humus —una porción de la materia orgánica del suelo y la fuente más estable de carbono orgánico— y otros materiales como los guanos.

“En la zona central, por ejemplo, los guanos de aves son un tremendo recurso para los agricultores, especialmente porque es en esa zona donde está la gran producción de aves del país”, advierte.

-Cero labranza

Para nadie es un secreto que cada vez que se labora el suelo, se oxida gran parte de la materia orgánica que existe en él, lo que, a su vez, genera que buena parte de ella se convierta en CO2 y se vaya a la atmósfera.

“Por lo mismo, mientras menos aremos el suelo o llevemos a cabo una labranza convencional, más beneficioso será para este”, afirma Carlos Ovalle.

Cabe destacar que la cero labranza consiste en mantener una cubierta orgánica permanente para proteger el suelo del sol, la lluvia y el viento; y permitir que sean los microorganismos y la fauna del mismo los que se ocupen de arar y mantener el equilibrio de los elementos nutritivos. Por lo mismo, se descarta de plano llevar a cabo un arado mecánico.

“De esta forma —explica un informe de la FAO— se proporcionan cosechas más nutridas, se economiza combustible y se disminuye el desgaste de los tractores.

“Así, la siembra directa logra niveles productivos altos con estabilidad temporal y en armonía con el ambiente”, complementa la definición de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid).

Es importante tener en cuenta que esta es una técnica que en la actualidad se practica en Chile, especialmente en zonas precordilleranas.

-Otras técnicas

El SIRSD también contempla una serie de otras prácticas que operan de forma indirecta para la mejora de los suelos agrícolas. Una de ellas es la corrección de ph, lo que se hace a través del encalado, técnica que está contemplada en el programa.

“El carbonato de calcio busca neutralizar la acidez del suelo y subir su ph, con lo cual se logra una mayor fertilidad. Y es que las plantas que están en suelos demasiado ácidos suelen tener problemas de toxicidad de aluminio, lo que entre otras cosas lleva a que se disminuyan los rendimientos”, explica Carlos Ovalle.

Otra práctica contemplada en el programa es el mejoramiento del nivel de fósforo del suelo. Y es que Chile tiene un alto porcentaje de terrenos volcánicos, especialmente desde la Región del Maule al sur, los cuales están compuestos de cenizas. Estas, por su parte, están ávidas de fósforo, por lo que entregárselo puede resultar muy beneficioso.

Prácticas de uso del suelo y manejo agronómico del suelo que tributan a la captura de carbono
Sistema Ingreso de C al suelo
Agroforestería 2.2 ± 1.2 t C ha-1 año-1 (Kim et al. 2016)
Intercalamiento 1.6 ± 1.0 t C ha-1 año-1 (Kim et al. 2016)
Cultivo de coberturas 0.32± 0.08 t C ha-1 año-1 (Poeplau y Don, 2015)
Uso de enmiendas/residuos orgánicos Composts 41 ± 22% del C aplicado se convierte en COS (Medina et al., 2015)
Cero Labranza Potencial de secuestro de C (0-0.2 t C ha-1 año-1) (Virto et al. 2012 ; Dimassi et al. 2014)
Cultivo de coberturas +0.5 t C ha-1 yr-1 (Autret et al. 2016)
Fuente: Secuestro de Carbono en los suelos. Una práctica de mitigación de gases de efecto invernadero en la agricultura, de Erick Zagal y Cristina Muñoz.

Rendimiento y costos

En momentos en que el rendimiento se ha transformado en el índice más importante para medir el éxito de un proyecto agrícola, Rhonda Daly cree que resulta fundamental educar a los productores respecto de los principios de la salud del suelo.

“Tienen que comprender cómo funciona la naturaleza para luego integrar lo aprendido a sus prácticas agrícolas”, advierte.

En esa misma línea, la experta cree necesario suprimir la creencia de que los monocultivos y los sistemas gestionados intensivamente son más rentables que los biológicamente diversos. Y es que, según explica, los monocultivos deben ser respaldados por altos niveles de fertilizantes inorgánicos, fungicidas, insecticidas y otros químicos, lo que en la práctica lleva a que se produzca un mayor gasto.

“Los agricultores con conocimientos biológicos u orgánicos, en cambio, han aprendido a solucionar sus problemas de nutrición, usando herramientas provenientes de la naturaleza, lo que les ha permitido reducir sus costos en insumos químicos”, dice. La experta indica que para obtener una rentabilidad sustentable hay que conocer los factores que limitan el rendimiento, los que pueden ser físicos, químicos o biológicos.

Factores típicos que limitan el rendimiento de los cultivos
Físicos (estructura del suelo) Biológicos (vida en el suelo) Químicos (Nutrientes minerales)
Malas prácticas de labranza, como trabajar con el suelo muy mojado o muy a menudo Ausencia de grupos microbiológicos clave Desbalance mineral
Bajo contenido de humus, lo que incapacita el buen manejo del agua Demasiados microbios dañinos en relación a los benéficos Falta o exceso de micronutrientes
Suelos compactados que no dejan que entre aire Actividad microbiológica limitada por químicos que matan microbios Presencia de minerales que no están disponibles para las plantas por diversas razones.
Fuente: Rhonda Daly.
Según Rhonda Daly, gracias a los efectos de una correcta preparación del suelo y al uso de múltiples especies para el establecimiento de praderas, los agricultores de muchas partes del mundo están descubriendo que son capaces de reducir o incluso eliminar la necesidad de usar fertilizantes inorgánicos, lo que a su vez les permite disminuir sus costos de operación.

Pero eso no es todo. Este tipo de práctica, además de mejorar el suelo, proporcionan un hábitat y alimento a los insectos depredadores. De hecho, investigaciones recientes han demostrado que a medida que aumenta la diversidad de insectos presentes en los cultivos, la incidencia de plagas disminuye. Con esto, en la práctica, se reduce la necesidad de usar pesticidas.

“Nuestro futuro colectivo depende de prácticas agrícolas ecológicamente racionales. Mejorar la diversidad tanto por encima como por debajo del suelo es la clave para la restauración de una agricultura resiliente, rentable y respetuosa con el medio ambiente”, afirma Rhonda Daly.


imprimir agrandar letra achicar letra


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Es fundamental que los vendedores/exportadores tomen una serie de medidas preventivas para evitar cualquier daño o perjuicio, como la escrituración de un contrato y el establecimiento de distintas cláusulas.
El Mercurio
No llevar a cabo un correcto manejo puede provocar la aparición de enfermedades como mancha amarilla, septoriosis y roya de la hoja.
El Mercurio
Este evento, definido como un imprevisto al que no es posible resistir, ha cobrado gran relevancia en el último tiempo debido a que tanto exportadoras como recibidoras lo han invocado para exonerarse de responsabilidades por los efectos generados por la pandemia.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores