EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Jue 26/05/2022

3:44
El Mercurio - Campo

Nuevas tecnologías para el despelonado y secado de nueces

Si bien la mayoría de estas herramientas son originarias de Estados Unidos, existen algunas que han surgido de innovaciones chilenas, como un secador de flujo lateral. Conózcalas a continuación.

Jueves, 16 de agosto de 2018 a las 8:30
El despelonado y secado de las nueces influye directamente en la calidad final del producto.
Crédito: El Mercurio
Florencia Polanco

El despelonado y secado son procesos que juegan un rol fundamental en la calidad de las nueces y, por consiguiente, en el precio que reciben los productores por su fruta.

Mientras que un buen despelonado influye en la calidad externa de la nuez en su formato cáscara, donde se puede minimizar la aparición de manchas, pelón adherido y trizaduras en el cascarón, el secado determina la velocidad de cosecha.

“Hoy la capacidad de proceso instalada en Chile no es suficiente para absorber los volúmenes crecientes de cosecha que presentamos”, señala Elena Puentes, gerente general de Chilenut.

Este diagnóstico es compartido por David Valenzuela, gerente general de la exportadora La invernada. El experto sostiene que, considerando que despelonar y secar representan un porcentaje importante del costo total de producción y que los requerimientos de capacidad de ambos procesos son cada vez mayores, “es fundamental conocer las tecnologías disponibles, de manera de hacer una inversión lo más inteligente posible”.

“Las tecnologías o métodos que se utilizarán dependerán de la ubicación geográfica y de las capacidades que tenga el productor para cosechar y procesar”, complementa Elena Puentes.

Así, por ejemplo, para de definir la línea de despelonado que se usará se debe considerar el tipo de cosecha —si es manual o mecánica— y si la capacidad del proceso es acorde a la de cosecha.

“En términos generales, una operación de despelonado se justifica a partir de las 100 toneladas anuales, aunque existen muchas realidades distintas”, puntualiza Valenzuela.

Para obtener un buen secado, en tanto, primero hay que cosechar con humedad uniforme, para luego, en los secadores, manejar óptimamente el flujo, la temperatura y la humedad relativa del aire.

“Debemos hacer todo lo posible para cosechar nueces con la mayor homogeneidad de humedad. Un buen indicador es tratar de cosechar nueces con el mismo estado de apertura de pelón. Esto se logra ajustando la vibración de los remecedores en tiempo y fuerza”, advierte Valenzuela.

Las nuevas tecnologías

Afortunadamente, en el último tiempo se han desarrollado nuevas tecnologías para llevar a cabo el despelonado y el secado de nueces, las cuales si bien no reemplazan a los métodos tradicionales, los hacen más eficientes.

Pese a que muchos de estos equipos son de origen foráneo, la mayoría de las empresas proveedoras cuenta con representación en Chile, por lo que en teoría los interesados de nuestro país podrían acceder a ellos sin mayores problemas.

-Bypass para separar nueces con y sin pelón

Este equipo, de origen norteamericano, posee varias ventajas, aunque la más importante es que deja pasar por el despelonador sólo aquellas nueces que lo requieren, usando como parámetro su diámetro. Esto considerando que una nuez con pelón posee un diámetro mayor que una que no lo tiene. Según Valenzuela, esta máquina acierta en el 90%-95% de los casos.

“Esto es relevante, debido a que el despelonador es un equipo tremendamente agresivo que puede generar problemas de roturas de cáscaras, por lo tanto, evitarlo ayuda a cuidar la calidad de las nueces”, señala David Valenzuela.

Además, lograr que pase por el despelonador un porcentaje menor del total de las nueces, permitirá que la máquina aumente su capacidad de proceso y vida útil.

-Sorters electrónicos

El sorter electrónico es una máquina clasificadora que permite separar del universo de nueces aquellas que están mal despelonadas y las negras. De hecho, Valenzuela comenta que lo ideal es tener dos: uno que saque las mal despelonadas y otro que separe las negras.

“La ventaja es la reducción en el requerimiento de mano de obra, algo de vital importancia, ya que durante el período de cosecha se deben trabajar largas jornadas, incluso sábados y domingos, sobre todo cuando se quiere arrancar de alguna lluvia”, detalla Valenzuela.

Su capacidad de procesamiento es variable dependiendo del modelo. El de la compañía estadounidense Weco (con representación en Sudamérica), por ejemplo, procesa hasta 50 toneladas por hora. Algunos diseños de máquinas también incluyen tecnologías extras, como sensores de alta resolución para la identificación de nueces y fuentes de luz LED.

-Control automático de llenado de bins y de apertura/cierre de compuertas de aire

Esta tecnología, que permite realizar un control automático de llenado de bins y de apertura y cierre de las compuertas de aire bajo los cajones, apunta a evitar el sobresecado, debido a que elimina el “error humano” respecto de decidir cuándo detener el secado. Y es que evitar el sobresecado es importante, debido a que la mayoría de las exportadoras pide una humedad promedio cáscara/pepa de 8%. Si esta es menor, se pierde peso. Por otra parte, si se seca por tiempo excesivo, se incrementará el costo de secado.

Entre los importadores de esta tecnología destaca Global Farms, que trae un sistema desde Inglaterra llamado Supafill, el cual incluye plataforma de pesado, tiene una baja caída dentro de la caja para evitar daños, es ajustable a cajas de diferentes tamaños y tiene una capacidad de llenado de 60 toneladas por hora dependiendo del alimentador.

-Air Knife

Este equipo (cuchillos de aire en inglés), que está siendo ocupado en el país hace alrededor de dos años, sirve para eliminar el agua superficial de las nueces y, por ende, reducir los tiempos de secado. Esto se logra mediante el uso de aire forzado a la salida de la línea de despelonado, el cual puede alcanzar una velocidad de 200 m/s y una presión de 2kgf/cm2.

Su cuchillo consta de una hoja uniforme, normalmente de aluminio, de alta intensidad y de flujo de aire laminar, a veces conocida como flujo aerodinámico. Su principal ventaja es que acelera el proceso de evaporación natural, eliminando la humedad antes de que los poros superficiales se sequen. Esto reduce el tiempo de secado, que se traduce en una disminución de los costos de operación de hasta un 80%.

Una de las empresas estadounidenses que lo comercializa y, de paso, tiene representación en Chile es Sonic Air Sistem.

De acuerdo a David Valenzuela, este es un sistema bastante barato para el costo que implica llevar a cabo un secado en este rubro.

-Uso de energía solar para calentar el aire de secado

Una alternativa distinta, que fue desarrollada en Chile, es el uso de energía solar para calentar el aire de secado. Según Valenzuela, la mejor opción para que esto funcione bien es seguir el ejemplo de Miguel Rodríguez, un productor de la zona de Buin, quien posee un doble techo sobre su galpón de secado, donde instaló una doble cámara capaz de acumular aire caliente durante el día, el cual puede ser introducido al quemador. Esto, en la práctica, reduce el consumo de combustible. De hecho, se calcula que la sustitución energética es cercana al 90%, por lo que los costos operacionales disminuyen considerablemente.

Además, indica Valenzuela, el calor aportado por el sol es seco, a diferencia de medios con gas o petróleo, que aportan humedad en el proceso de secado.

No obstante, el experto recomienda su uso en operaciones pequeñas o medianas, cuya capacidad no supere las 20 toneladas por día.

“Para operaciones de mayor tamaño, este sistema se hace menos factible, debido a que se requeriría de una gran superficie de techos”, advierte.

Cabe destacar que Smart Energy Concepts (iniciativa de la Cámara Chileno Alemana de Comercio e Industria en colaboración con la Agencia Chilena de Eficiencia Energética) realizó un proyecto de secador de nueces con energía solar en Agrícola Milnes —que produce en promedio 35 mil kilos al año— con interesantes resultados. Durante el ensayo, se comprobó que el uso de energía solar permitió un ahorro estimado en combustibles que alcanzó el 86,5%. Para calcularlo, se usaron como base de comparación las cosechas del 2015 (con secador solar) y de 2013 (sin secador solar).

-Secadores verticales con flujo lateral

Los secadores verticales de flujo lateral corresponden a un nuevo diseño realizado por agricultores de la zona de Los Ángeles, en la Región del Biobío.

“Además de ser una tecnología nacional, el concepto detrás de él es muy eficiente”, dice el gerente general de la exportadora.

Esta máquina permite reducir los tiempos de secado y lograr una mayor homogenización de las humedades, gracias a que la sección de nueces que debe atravesar el aire es mucho menor.

Al contar con un aspirador interior, permite una aceleración del aire en la medida que atraviesa las capas de nueces, lo que evita las variaciones de humedad típicas de un sistema de secado tipo “cajón”, donde el flujo de aire es ascendente. Son 100% metálicos y sus capacidades varían según el requerimiento. También incluyen visor de materia prima e indicadores de temperatura y humedad.

Según Valenzuela, la inversión en secadores es siempre rentable, “ya que existen sistemas modulares para secar 3.000 kilos hasta sistemas integrados que permiten bancadas de secadores con capacidad para 100 toneladas cada una”.

En 2015, la Fundación para la Innovación Agraria desarrolló junto a la empresa Verdani un secador industrial que se adapta a las condiciones climáticas de Chile, gracias a un sistema de reciclaje energético, similar al que se ocupa en la industria del vino. Es una alternativa interesante considerando que el gas es el insumo más costoso en el proceso de secado de las nueces. De hecho, se calcula que la recirculación del aire podría implicar una reducción de un 30% en su consumo.

En su fase piloto, una primera máquina prototipo, con 300 kilos de capacidad, secó las nueces en 18,8 horas promedio, mientras que un segundo prototipo, con 3000 kilos de capacidad, lo hizo en 16,1 horas promedio.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Alcanzar una relación hoja/fruto equilibrada en otoño y un nivel de luminosidad adecuado en todo el dosel, a través de distintos manejos técnicos como podas, fertilizaciones y aplicaciones de diferentes productos, será clave para alcanzar este propósito en la siguiente temporada.
El Mercurio
Reducirla es clave, no solo porque se genera un menor impacto en el planeta, sino porque los consumidores tenderán a escoger los productos con menores huellas. Para hacerlo es fundamental ser más eficientes en materia energética, hacer un uso racional del agua y apostar por el hidrógeno verde.
El Mercurio
Dejar de fertilizar y aplicar bioestimulantes, reducir las entregas de riego y utilizar sustancias que ayuden a las plantas a botar sus hojas propiciará que el huerto pueda tener un adecuado receso invernal.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores