EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com
¿Está usted suscrito?
SUSCRÍBETE AQUÍ

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 14°C

Santiago de Chile. Mar 26/05/2020

23:06

El Tiempo:  Santiago Máx. 20°C | Mín. 5°C | Actual 14°C

Tiempo
El Mercurio - Campo

El potencial de los nuevos portainjertos para almendros

Uno de los aspectos más importantes para asegurar el éxito de un proyecto de almendros es elegir un portainjerto o patrón que interactúe de forma adecuada con las características de la zona de plantación. A continuación diversos especialistas analizan a fondo el potencial de las nuevas alternativas que se encuentran disponibles en el mercado.

Jueves, 10 de agosto de 2017 a las 8:30
- Apuesta tradicional. El Nemaguard es por lejos el portainjerto más usado por los productores de almendras.
Crédito: El Mercurio
¿Cómo elegir un portainjerto?
Más allá de las opciones que se manejen, la elección de un portainjerto dependerá de la realidad específica que se viva en la zona de plantación.

Si bien esta tarea es una de las más importantes de realizar, no es lo primera que se debe llevar a cabo. El primer paso será escoger una variedad acorde al lugar en el que se va a realizar la plantación, basándose especialmente en conceptos climáticos.

Luego, se debe analizar el suelo que se posee y las consecuencias que este tendrá sobre el vigor de la variedad. Es en ese punto en que el portainjerto —el puente entre ambas partes— adquiere relevancia, ya que actuará como controlador del exceso o escaso vigor que exista.

“Hay una directa relación entre altura y engrosamiento del almendro, y productividad. Sin embargo, puede ser que en algunos sectores, mucho vigor termine por generar un exceso de sombramiento y, por ende, una disminución en la productividad, debido a que esta especie requiere de luz para que sus ramillas generen fruta”, dice Anes.

Por otra parte, la mecanización requiere huertos dúctiles y funcionales. Por lo tanto, un sobrevigor también puede derivar en una problemática para la cosecha mecanizada y hasta las podas de los árboles.

El otro aspecto importante que se debe considerar a la hora de elegir un portainerto, es la economía del huerto. Así, se deben tomar en cuenta el diseño y densidad del mismo.

“La alta densidad, en general, propicia que las producciones en el huerto comiencen antes. El problema es que involucra mayores costos y si se hace mal, es decir, el huerto queda demasiado denso, las plantas se emboscan, lo que además podría repercutir en que se obtengan rendimientos menores”, indica Sebastián Sáa.

Enviar Mail Delicious Opine
imprimir agrandar letra achicar letra
Luis Muñoz G.

Lograr que un huerto alcance un equilibrio entre volumen y calidad de la producción no es fruto del azar, sino de la conjugación de una serie de elementos entre los que destacan el lugar de plantación, la variedad utilizada y, por supuesto, la elección del portainjerto. Es justamente este último elemento uno de los más importantes para el buen desempeño de la planta, debido a que le brinda características especiales que ayudan a propiciar su correcto desarrollo.

En el caso de los almendros, especie que en el último año ha vivido un verdadero boom gracias a su alto precio en los mercados internacionales, los portainjertos o patrones se utilizan, en general, para inducir el vigor a la planta y como herramienta para mejorar problemáticas de suelo relacionados con salinidad, alta retención de humedad —sobre todo en zonas donde llueve mucho en invierno— y presencia de plagas, principalmente de nemátodos, larvas de burrito y otras.

De igual forma, aparecen como una solución para zonas donde la floración, cuaja y crecimiento del fruto se ven amenazados por las condiciones climáticas.

“Como el almendro es un frutal que florece más temprano, en teoría deberíamos tenerlo en zonas donde no hayan lluvias en agosto y se registren buenas temperaturas, como Aconcagua o Coquimbo. Sin embargo, esto no siempre es así. Es en esos casos donde la elección de un buen portainjerto resulta fundamental”, comenta Carlos Anes, profesor de la Universidad de La Serena en Ovalle y consultor privado.

Pese a la enorme importancia que tienen estas herramientas en el desarrollo de un huerto comercial —especialmente hoy cuando la tendencia apunta a buscar nuevas zonas de plantación— los productores, por lo general, no le prestan toda la atención que el tema requiere.

“Normalmente los productores se preocupan más de las nuevas variedades que del patrón, lo que es un error, pues no hay que olvidar que la producción del huerto depende de la combinación de ambos factores y del sitio de plantación, es decir, las características del suelo y del clima”, explica Sebastián Sáa, experto en frutos secos y profesor de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

Así, hoy en el sector existe consenso en la idea de que un portainjerto para almendro debe ser resistente o tolerante a nemátodos, agallas, pudrición del cuello, clorosis férrica, suelos pesados y al drenaje deficiente, entre otras cosas, y tener una adecuada capacidad de absorción de macro y micronutrientes.

“Todas estas características permitirán un buen desarrollo de las plantas y reducir costos por controles químicos u otros manejos costosos como enmiendas”, asegura Carlos Sotomayor, profesor de la Facultad de Agronomía de la Pontificia Universidad Católica.

Las alternativas disponibles

Los expertos sostienen que casi toda la superficie de almendros del país en la actualidad se encuentra plantada sobre Nemaguard, un patrón franco de duraznero que si bien es compatible con casi todos los cultivares que a menudo se plantan en Chile y posee un buen vigor y un excelente anclaje, presenta ciertas falencias como ser sensible a clorosis férrica.

Pero quizás el mayor problema que evidencia este patrón se da especialmente a la hora de realizar replantes.

“No hay duda que si se utiliza en un sitio y en condiciones adecuadas, este portainjerto andará muy bien. Sin embargo, si se toma en cuenta la necesidad de entrar en producción un poco más temprano, para lo cual se están buscando lugares distintos, con características no ideales —suelos pesados, con mucho limo o alcalinos y con alta presencia de nemátodos—, y variedades que necesitan, quizás, una densidad un poco más alta, Nemaguard no aparece como la mejor opción”, indica Sebastián Sáa.

Por lo mismo, en los últimos años son varios los productores que se han empeñado en buscar una alternativa a Nemaguard, lo que en la práctica ha resultado tremendamente difícil, debido a que son pocas las pruebas de portainjertos para almendros que se han realizado en el país.

“Hay alternativas de portainjertos para almendros disponibles; el problema es que no han sido probados”, asegura Jorge Castro, profesor asociado de la Facultad de Agronomía de la Universidad Católica.

Una de las pocas experiencias desarrolladas en el país por una institución neutral es la llevada adelante por la Pontificia Universidad Católica de Chile e Innova-Corfo, además de Univiveros y Viveros Requínoa, la cual estuvo centrada en probar siete patrones —Atlas, Cadaman, GF 677, GxN15, MRS 2/5, Viking y Nemaguard— para durazneros y nectarinos. Las evaluaciones que se extendieron durante las temporadas 2006-2007, 2007-2008 y 2008-2009 también entregaron algunos datos interesantes respecto a su uso en almendros.

“Los resultados mostraron muy buenas posibilidades para GxN-15, GF 677, Cadaman, Viking y Atlas, todos superiores en características a Nemaguard, el más usado hasta ahora. Los viveros participantes de este proyecto disponen hoy día de plantas injertadas en ellos”, afirma Carlos Sotomayor, quien también participó en el estudio.

Efecto en la productividad y en el vigor (en duraznero y probablemente válido para almendro)
PortainjertoProductividadVigor vegetativo
Cadaman++++++++
GF 677+++++
GN 15+++++++
Viking+++++
Atlas++++
Nemaguard+++

Caracterización sanitaria (en duraznero y almendro)
PortainjertoSusceptibilidad a nematodos (Meloidogyne)Susceptibilidad a nematodos (Pratylenchus)Susceptibilidad a pudrición del cuello (Phytophthora)Susceptibilidad a agallas (Agrobacterium)
CadamanBaja a mediaBaja a mediaMediaMedia-alta
GF 677Muy AltaAlta--
GN 15Baja a mediaAlta--
VikingBajaBaja a mediaMediaAlta
NemaguardBajaBaja a mediaMediaMedia-alta

Susceptibilidad a clorosis férrica (válido para almendro)
PortainjertoSusceptibilidad
Cadaman+
GF 677+
GN 15+
Viking+
Atlas++
Nemaguard+++

+ = leve a ninguna
++ = leve
+++= severa

Jorge Castro, quien también fue parte del equipo que llevó a cabo este trabajo, comenta que a la fecha GF, Atlas y GxN (híbridos de almendros, ciruelos y duraznos) han mostrado en terreno buenos resultados en almendros.

“En el caso de los GxN, quizás los únicos problemas que percibo es que son bastante vigorosos, lo que en la práctica significa que se debe modificar en algo la distancia de plantación. A esto se debe agregar que existe el riesgo de que el día de mañana sean más susceptible a las agallas”, agrega el académico.

Una alternativa nacional que también está siendo evaluada por estos días es Chuche-Picudo, ecotipo de duraznero nortino, muy antiguo, que tiene la característica de ser vigoroso y, hasta lo que se sabe, tolerante a determinados nemátodos.

“El problema de esta opción es que se deben hacer selecciones, las cuales son de largo plazo”, indica Jorge Castro.

Entre el material nuevo disponible también destaca la nueva línea de patrones desarrollada por la empresa Agromillora, la cual —de acuerdo a la compañía— aparece como una excelente opción para plantaciones en alta densidad, manteniendo las características para desarrollar una adecuada mecanización de los huertos. Entre los que han demostrado algún grado de compatibilidad con los almendros están Rootpac 20, Rootpac-40 y Rootpac-R.

De hecho, Carlos Anes comenta que este año en la Universidad de La Serena se dará inicio a un trabajo que pretende comparar el comportamiento en la zona centro-norte de algunos de los patrones que comercializa la empresa Agromillora —muchos de ellos traídos de España— con los que tradicionalmente se usan en Chile.

“Esto, en todo caso, hay que tomárselo con calma, pues la experiencia fácilmente puede durar entre 5 y 8 años. Y es que se deben evaluar varios aspectos, como el ciclo productivo y la calidad (sabor, calibre, aroma) de la fruta, entre otras cosas”, comenta el docente.

El trabajo californiano

A diferencia de lo que ocurre en Chile, en países productores como Estados Unidos y otros, existe absoluta consciencia sobre la importancia de contar con portainjertos que ayuden a mejorar la producción de los almendros en una determinada zona de plantación. Es así como destacadas instituciones como la Universidad de California han desarrollado desde 1998 trabajos para determinar el comportamiento de distintos patrones, de origen estadounidense y de otras partes del mundo, en esa zona de producción.

Gracias a estas experiencias se han podido rescatar algunas conclusiones interesantes, las cuales —según Sebastián Sáa— son en la práctica un excelente antecedente para los productores nacionales que buscan nuevos portainjertos.

En el blog The Almond Doctor, donde diversos investigadores de la Universidad de California escriben artículos referente a esta especie, Roger Duncan, Joe Connell y John Edstrom, todos extensionistas de la citada universidad estadounidense, dieron a conocer su experiencia referente a la funcionalidad de diversos portainjertos para almendros en esa zona del país.

Lugares con suelos densos y drenaje deficiente. Respecto a este punto, por ejemplo, en el artículo se indica que Marianna 2624, uno de los portainjertos usados por los productores californianos cuando Nemaguard y Lovell fracasan en suelos excesivamente húmedos, presenta una serie de problemas. Es incompatible con Nonpareil y marginalmente compatible con Butte y otras variedades. Además, es susceptible al grabado ligero de unión y cáncer bacterial y produce un árbol muy pequeño, que succiona profusamente.

M-40, por su parte, funciona de manera similar a M 26-24 en el suelo denso, aunque es un poco más vigoroso y no succiona tanto. “La tolerancia a los hongos de raíz de roble no se ha probado en M-40”, comentan los autores.

Una nueva alternativa para suelos densos es Krymsk 86, un patrón de origen ruso, que corresponde a una mezcla de durazno y ciruela. Según la publicación, el patólogo de plantas de USDA, Dr. Greg Browne, ha demostrado que es resistente a la megasperma de Phytophthora. De hecho, varias variedades de almendro, incluyendo Nonpareil, han obtenido buenos resultados en ensayos realizados en la Universidad de California. Cabe destacar que el vigor de Krymsk 86 es un poco menor que el de Nemaguard pero mayor que el de Marianna 2624. “Este portainjerto parece ser muy prometedor, pero serán necesarios muchos años antes de saber con seguridad que no tendrá problemas imprevistos”, indican los investigadores.

Lugares con alta cal, pH alto y suelos alcalinos. Para condiciones de suelo alcalinos la mejor opción, a juicio de Roger Duncan, Joe Connell y John Edstrom, son los portainjertos híbridos de almendro y durazno. Este grupo incluye Hansen, Nickels, Bright’s, Cornerstone, y el híbrido Titan. Aunque existen diferencias sutiles, estos portainjertos son todos bastante similares. Como grupo son muy vigorosos, tienen un buen anclaje, son relativamente tolerantes a la sequía, y altamente resistentes a nemátodos de raíces. Nickels, por ejemplo, tiende a ser el más vigoroso de este grupo.

El gran problema de estos portainjertos, según los investigadores, es que no toleran condiciones de suelo húmedo y son altamente susceptibles a muchas enfermedades de raíz, incluyendo Phytophthora, agalla de corona, y Armillaria mellea. También son muy susceptibles a los nemátodos del anillo y cáncer bacterial.

“Debido a su alto vigor, la madurez de la fruta se retrasa, lo cual puede ser un problema para las variedades tardías cosechadas en zonas de mayor precipitación. En años de bajas térmicas, los árboles Carmel en híbridos de almendra y durazno florecen un poco más temprano y tienen una mejor superposición con árboles Nonpareil en Nemaguard”, se explica en el documento.

Otro híbrido de almendra y durazno que puede servir para estos fines, de acuerdo a Roger Duncan, Joe Connell y John Edstrom, es Paramount o GF 677. El segundo patrón es uno de los más usados en Europa, aunque algunas investigaciones en California indican que no es tan tolerante a nemátodos de la raíz y es susceptible a nemátodo del anillo. “En un ensayo realizado en el Condado de Stanislaus, resultó ser menos vigoroso que otros híbridos de almendro x durazno”, se indica en el blog.

Atlas y Viking, por su parte, son dos opciones que se muestran más tolerantes a suelos alcalinos que Nemaguard y Lovell.

Cáncer bacterial. Este puede ser un problema importante en los huertos replantados en suelos arenosos. La gravedad del cáncer bacterial está relacionada con las poblaciones de nemátodos del anillo. “Aunque no conocemos ningún patrón inmune a esta patología, Lovell ha demostrado ser mucho más tolerante que Nemaguard. Por desgracia, Lovell es altamente susceptible a los nemátodos de la raíz y puede tener dificultades en suelos infestados”, agrega el documento de los investigadores de la Universidad de California.

Viking, en tanto, es tan tolerante al cáncer bacterial como Lovell. Además, es resistente a los nemátodos del suelo y tiende a ser más vigoroso y generar un poco mayor rendimiento que Lovell.

Hansen, de acuerdo a la experiencia californiana, es muy susceptible al cáncer bacterial. De igual forma, se ha concluido que no se debe plantar en huertos de segunda generación, debido a que puede sufrir de nemátodos del anillo.

Armillaria mellea. Este hongo puede persistir en el suelo o en las raíces de las plantas afectadas por muchos años. Normalmente, los productores californianos utilizan Marianna 2624 para enfrentarlo, con muy buenos resultados en la medida que el suelo no quede excesivamente húmedo. “Marianna puede crecer aceptablemente en suelos más pesados, pero tiende a atrofiarse en los suelos arenosos, especialmente bajo riego por inundación”, explican Roger Duncan, Joe Connell y John Edstrom en el artículo.

Aunque se requieren más pruebas, Ishtara, patrón francés, ha surgido como una alternativa posible a Marianna 2624 para estos fines. De hecho, presenta mejor vigor que su contraparte. Además hasta ahora ha demostrado ser compatible con diversas variedades californianas y resistente a Phytophthora megasperma. Por ahora, la gran preocupación de los investigadores es que su anclaje sea inferior a Lovell o Marianna 2624.

Anclaje. Se cree que el patrón Krymsk 86 puede tener un mejor anclaje en función del tamaño y la estructura de su sistema de raíces.

En la primavera de 2001, por ejemplo, el consultor californiano Mario Viveros llevó a cabo un estudio en el cual se apreció el comportamiento de varias plantas de almendros sobre diversos portainjertos en un contexto de tormenta de lluvia y viento de cinco horas. En la ocasión, pudo ver que el 58% de los almendros (sexta hoja) sobre Nemaguard sufrió algún tipo de daño ligado al anclaje, a diferencia de Hansen y Viking, que sufrieron 9% y 4%, respectivamente.

imprimir agrandar letra achicar letra


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
No realizar trabajos en el suelo, cortar y eliminar el follaje senescente, hacer un adecuado control de malezas y realizar una buena fertilización es vital para conseguir turiones de alta calidad.
El Mercurio
Facilitar las condiciones para que estos procesos se den de manera adecuada en los huertos será fundamental para alcanzar una buena cosecha.
El Mercurio
Considerando que entre el 25% y el 50% de estos cultivos no logran llegar a sus mercados de destino por un mal manejo a lo largo de toda la cadena productiva, es necesario tomar una serie de precauciones para aminorar las pérdidas.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores