EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Mié 20/10/2021

7:02
El Mercurio - Campo

Maqui, un cultivo con enorme potencial comercial

La alta demanda internacional por el maqui ha llevado a que el interés de los productores por cultivar esta especie crezca de manera importante en el último tiempo. A continuación, un grupo de especialistas y empresarios da a conocer los últimos avances técnicos relacionados con este cultivo y analiza el atractivo panorama comercial que se le abre a quien quiera incursionar en este negocio.

Lunes, 01 de febrero de 2016 a las 8:30
Ximena Fernández

La alta demanda internacional por el maqui ha llevado a que el interés de los productores por cultivar esta súper fruta haya crecido de manera importante en el último tiempo. Esta situación ha estado influida, en gran medida, por el potencial antioxidante de este fruto endémico, el cual en este aspecto supera con creces a otras famosas especies como el açaí o el arándano.

Así, en los últimos años se comenzó a desarrollar rápidamente un nuevo mercado para nuestro país, cuyo crecimiento desde entonces ha sido constante. De hecho, las exportaciones de productos en base a maqui en los últimos dos años se han triplicado, llegando a US$ 4.5 millones en 2015. Sin embargo, no todo ha sido fácil para este cultivo. Y es que existe una limitación que ha entorpecido el camino de este berry al estrellato: las enormes dificultades que existen para producirlo.

El maqui, especie sagrada para el pueblo mapuche, se da naturalmente entre las regiones de Coquimbo y la de Aysén, aunque también se puede encontrar en menor medida en la zona sur de Argentina. De hecho, se estima que la superficie total en nuestro país llega a alredor de 170 mil hectáreas, de las cuales un importante porcentaje se encuentra en estado salvaje. Así, al momento de cosechar los macales, los recolectores se ven enfrentados a una estructura grande, de difícil acceso, cuya fruta —en el caso de que la posean— a menudo se encuentra al centro del árbol, por lo que generalmente deben hacer grandes esfuerzos para lograr sus objetivos. Para recoger la fruta, por ejemplo, los cosecheros normalmente cortan las ramas completas para posteriormente sacudirlas. El problema es que esta acción termina por dañar el bosque nativo y a la vez deja a ese árbol sin producir entre 1 y 3 temporadas, hasta que sus ramas se regeneren.

Por esta razón, los esfuerzos en las últimas dos décadas han estado centrados en lograr domesticar el cultivo para asegurar un manejo ambientalmente responsable y obtener frutos homogéneos desde el punto de vista de la calidad y el volumen.

El inicio del camino

El proceso por convertir al maqui en un cultivo comercial tomó fuerza en el año 2007, cuando la U. de Talca junto a la Fundación Chile, incentivados por el interés del mercado, hicieron un screening genético de la población silvestre y recogieron 67 clones potencialmente viables para un desarrollo estandarizado. El camino continuó en 2009 con la primera plantación experimental de clones seleccionados en Panguilemo (Región del Maule). En 2011, gracias a un proyecto Fondef, la investigación se extendió a la búsqueda de variedades aptas para una producción comercial.

“Esto nos permitió comenzar a ver el proceso de fructificación y los rendimientos. También pudimos ver cómo se comporta, cuál es el hábito de crecimiento y, paralelamente, determinar cómo manejar estas plantas”, comenta Hermine Vogel, académica de la U. de Talca y directora del proyecto.

Finalmente en 2015, luego de muchos procesos, se presentaron al SAG tres clones con material genético seleccionado, con el fin de incluirlos en el Registro de Variedades Protegidas.

“En paralelo, estamos en el proceso de propagación vegetativa, ya que muchas empresas tienen interés de implementar parcelas piloto o incluso productivas con nuestros clones”, añade Vogel.

Pese a que aún resta mucho por conocer de este cultivo, los expertos han llegado a la conclusión de que para que el maqui se transforme en una especie productiva idealmente debe ser plantado entre Curicó y Osorno, en lugares que cuenten con agua. Sin embargo, a la fecha no se ha podido especificar cuáles son sus requerimientos exactos.

Buscando plantas

En el vivero Agromillora trabajan hace casi 4 años en la tarea de propagar las plantas de maqui. Su gerente general, Ely Chernilo, comenta que este camino comenzó a pedido de un productor. Si bien esa experiencia no dio resultados positivos, sí les sirvió para obtener información útil. De hecho, hoy están trabajando en las tres selecciones clonales de la U. de Talca y en otras dos de un nuevo agricultor.

“En un año más esperamos tener plantas listas para llevarlas al campo. Si todo va bien esto podría ser incluso en la próxima primavera”, dice Chernilo.

La tarea de propagación persigue que las nuevas plantas no pierdan las características fundamentales de la planta madre, es decir, que sean capaces de dar una cantidad importante de fruta (se cree que este podría llegar a 8 ton/ha), de buenos calibres y que el árbol tenga una estructura fácil de manejar y cosechar.

Juan Pablo Salas:
“Las ventas crecen de forma sostenida y el producto se ha ido masificando sin invertir en campañas de marketing, básicamente por recomendaciones boca a boca”.

En Agromillora reconocen que el maqui es una especie muy interesante y con una alta demanda, aunque tiene un problema importante: la falta de conocimiento que circunda a su manejo. Esto, en la práctica, genera que hoy no se les pueda dar la seguridad a los compradores de que las plantas que adquirirán se comporten de una manera determinada.

“Hay que agarrarle la mano a la especie e ir viendo cómo seguimos. Hoy estamos haciendo una buena parte de ejemplares in vitro, lo que resguarda las cualidades genéticas y de sanidad de mejor manera”, complementa Ely Chernilo.

El avance del manejo productivo

Los clones seleccionados que están siendo propagados en el vivero apuntan a ser especímenes de gran calidad (alto contenido de antocianinas y polifenoles), de rápida entrada en producción (2-4 años) y que puedan ser sometidos a técnicas de manejo menos costosas (crecimiento vegetativo y tamaño controlado).

“Esta es una planta silvestre que nunca antes se había cultivado y el proceso de domesticación toma tiempo. En unas tres temporadas es posible determinar cuál será el paquete tecnológico”, indica la académica de la U. de Talca.

En julio del año pasado, Agrícola Ana María, una de las cinco empresas que participa del proyecto U. de Talca – Fundación Chile, comenzó con una nueva prueba en terreno al establecer clones seleccionados para someterlos a manejos agronómicos cuya finalidad era la cosecha mecanizada.

“Esta etapa ha consistido en realizar las plantaciones en distintas densidades y con ciertos manejos de poda, con el fin de que las plantas se desarrollen de forma equilibrada”, indica Andrés Chávez, gerente de la empresa.

Los especímenes usados por Agrícola Ana María, empresa que forma parte de Surfrut, corresponden a 10 clones seleccionados por la U. de Talca, los cuales han tenido las mejores respuestas de adaptación, ya sea de resistencia a heladas, fructificación y otras cualidades, en diferentes zonas del país.

“Definir el paquete tecnológico es parte del proyecto que estamos desarrollando. Como estamos en el primer año tenemos bastante información, aunque aún necesitamos tiempo para validarla”, expresa Chávez.

Perspectiva comercial y oportunidades

En la actualidad no existen huertos en el país que produzcan maqui a gran escala, por lo que buena parte de la fruta que es vendida a las empresas nacionales que fabrican productos en base a esta especie es obtenida de plantas salvajes ubicadas a lo largo del país.

Más allá de esta realidad, es importante destacar que el abanico de productos terminados que contienen como ingrediente principal al maqui aumenta día a día.

“El maqui como producto final ya se ha desarrollado, por tanto es el mercado el que está impulsando la demanda. Así, hoy se necesita más materia prima para poder suplir las necesidades de este mercado”, recalca Flavio Araya, director de Productividad Alimentaria de Fundación Chile.

La empresa Maqui New Life —compañía que nació al alero del Consorcio de Tecnología e Innovación en Salud, en el que participaron instituciones de investigación chilenas, socios extranjeros como el laboratorio Idena (Italia) e inversores nacionales e internacionales— es la principal comercializadora de extracto de maqui en polvo de alta pureza, producto que es utilizado para la elaboración de productos farmacéuticos, suplementos nutricionales y alimentos, entre otros.

Hace 4 años, Newscience Chile decidió iniciar la comercialización en el país de Delphinol, el producto estrella de Maqui New Life.

Hermine Vogel:
“Esta es una planta silvestre que nunca antes se había cultivado y el proceso de domesticación toma tiempo".

“Las ventas crecen de forma sostenida y el producto se ha ido masificando sin invertir en campañas de marketing, básicamente por recomendaciones boca a boca”, señala Juan Pablo Salas, gerente general de la firma orientada a los alimentos funcionales y suplementos naturales.

Así como Newscience Chile, que se está abriendo camino en Perú y Colombia, otras empresas nacionales también han apostado por el maqui. En el caso de Nativ for life reconocen que el crecimiento del mercado se impulsa a medida que se conocen nuevos atributos de esta fruta. Su gerenta general, Claudia Guiloff, enfatiza en que el potencial de desarrollo del mercado es aún muy grande y que la tendencia de consumir elementos que combaten naturalmente problemas que le preocupan a la gente, sobre todo en el ámbito de salud, está lejos de disminuir.

La compañía de Claudia elabora desde 2010 distintos polvos solubles a base de berries y otras frutas. Actualmente sus productos se venden con éxito en Francia, Corea del Sur, Japón, Malasia, Singapur, Israel, Dubai, Costa Rica y Colombia, entre otros. Al mercado estadounidense no han ingresado, pero no por falta de demanda sino que porque en el país del norte se debe contar con un stock importante de productos y una gran inversión en distribución y marketing.

“Si uno quiere hacer sustentable un negocio y no tienes seguridad de la disponibilidad del cultivo o materia prima a futuro, es imposible que sea una opción viable”, explica Guiloff.

A causa de lo anterior, Nativ for life participa en el proyecto de domesticación de la especie de la U. de Talca y tiene un campo experimental en la Región de Los Lagos.

Sobre el desarrollo comercial del maqui, Flavio Araya asegura que como esta súper fruta es usada como ingrediente para otras cadenas productivas (alimentaria, farmacéutica, cosmética, etc.), el proceso es bastante más sencillo.

El representante de Fundación Chile señala que la rama asociada a la medicina más dura aún no ha despegado. Ya se han hecho investigaciones con universidades y entidades extranjeras que han comprobado su poder como controlador de la glicemia, aunque aún existen otros estudios en progreso para determinar sus propiedades como neuroprotector y antiinflamatorio, por lo que una vez que los informes científicos estén disponibles, la demanda aumentaría aún más.

“La cadena comercial está armada, por lo que si se aumenta sustancialmente la producción, hay dónde ponerla”, agrega Araya.

Proteger el maqui

Dadas las propiedades de este fruto silvestre y su condición de especie endémica de nuestro país se hace indispensable proteger su cultivo.

En la U. de Talca y en la Fundación Chile reconocen que no sólo los productores nacionales están interesados por este cultivo, sino que también algunas entidades extranjeras, las cuales incluso han llamado para evaluar la posibilidad de cultivarlo fuera de nuestro territorio. Si bien en la actualidad no existe ninguna ley que prohíba que alguien saque el material del país, se han hecho algunos intentos por darle al maqui la denominación de origen u otro estatus similar o registrarlo en el Inapi y otras instituciones pertinentes, los cuales a la fecha no han tenido éxito.

“Esto se ha hecho con la idea de que los agricultores chilenos puedan tener una ventaja sobre la producción de maqui”, remarca Hermine Vogel.

“Hay que lograr que la palabra maqui se asocie con Chile, de lo contrario vamos a perder una oportunidad única para el país”, finaliza Araya.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
“Realizar un adecuado manejo a nivel sanitario, de nutrición y de riego, entre otras cosas, resulta fundamental para avanzar hacia el objetivo principal de la temporada, que no es otro que obtener más y mejor fruta”.
El Mercurio
Considerando que este rubro tiene márgenes muy apretados, es fundamental identificar el punto crítico, es decir, la instancia donde el animal deja de producir músculo y comienza a acumular grasa, lo que aumenta costos y reduce la utilidad.
El Mercurio
Las altas temperaturas registradas en las últimas semanas pueden terminar afectando la acumulación de frío de las plantas y poner en riesgo los objetivos productivos del proyecto, por lo que es vital que los productores se mantengan atentos a lo que pueda pasar en materia climática en los próximos meses.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores