EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 9°C   |   Máx. 25°C   |   Actual 26°C

Santiago de Chile. Mié 14/04/2021

13:54
El Mercurio - Campo

El enorme potencial de los banderilleros satelitales

Esta tecnología, que se considera como el punto de entrada a la agricultura de precisión, permite establecer rutas para la correcta aplicación de fertilizantes y agroquímicos, evitando la sobre aplicación por traslape y reduciendo los sectores sin aplicar, lo que a fin de cuentas redunda en un aumento inmediato de los rendimientos.

Miércoles, 20 de enero de 2016 a las 8:30
Banderillero Las líneas de avance son perfectamente calculadas por el software, por lo que perder la ruta o malgastar recursos es poco probable.
Crédito: El Mercurio
No hay valoración
A juicio de Rodrigo Ortega Blu, la baja valoración que existe en Chile por la agricultura de precisión, en general, y por los banderilleros satelitales, en particular, es evidente. Esto se nota al analizar las cifras. Así, por ejemplo, comenta que de los 700 tractores que se vendieron en el país en 2014, muy pocos o ninguno incluía algún tipo de tecnología de precisión, una situación muy distinta a la que se vive en Argentina, donde un alto porcentaje de ellos incluye el uso de sistemas de guía.


“Se ignoran herramientas con un potencial increíble como los banderilleros, que sólo generan beneficios, como un ahorro de tiempo y recursos, y un aumento de productividad. De hecho, en Chile se venden alrededor de 20 unidades al año, lo que es insuficiente para desarrollar una agricultura eficiente y competitiva”, comenta Rodrigo Ortega.

Cristóbal Torres

Ser más eficiente se ha transformado, más que una posibilidad, en una necesidad para el desarrollo de la agricultura comercial. En ese contexto, la incorporación de tecnologías de agricultura de precisión como los banderilleros satelitales siempre genera expectativas entre los productores. Y es que esta tecnología, basada en el uso del GPS, permite una aplicación más precisa de fertilizantes y agroquímicos, evitando la sobre aplicación por traslape y reduciendo los sectores sin aplicar, lo que a fin de cuentas redunda en un aumento inmediato de los rendimientos.

“Es una tecnología con gran potencial, pero que aún no es valorada suficientemente en Chile, a diferencia de lo que ocurre en otros países de la región, como Argentina”, asegura Rodrigo Ortega Blu, ingeniero agrónomo, profesor de la Universidad Técnica Federico Santa María, especialista en agricultura de precisión y socio de la empresa tecnológica NEOAG.

Marcando el camino

En términos prácticos, el banderillero satelital es un equipo compacto, consistente en una pantalla conectada a un receptor de GPS, que puede ser instalado y usado en cualquier vehículo agrícola, como un tractor o máquina cosechadora que requiera guía.

Su funcionamiento comienza con la selección del patrón de aplicación y el establecimiento de las rutas de aplicación, las cuales serán ejecutadas con la ayuda del GPS. Por lo mismo, lo único que tendrá que hacer el operador de la maquinaria será seguir la línea virtual que se visualiza en la pantalla del banderillero.

Como las líneas son perfectamente calculadas por el software, el riesgo de perder la ruta y malgastar recursos será casi nulo. Si así ocurriera, las luces del banderillero le avisarán al operador. Incluso esta herramienta puede ser usada sin problemas en terrenos con lomas y en relieves.

Una de las cualidades más interesantes de esta herramienta es que guarda en su memoria las rutas diseñadas para un determinado cultivo, lo que le permitirá al operador usarlas cuantas veces quiera. Esto, en la práctica, permitirá disminuir el impacto de la huella del tractor en los suelos y cultivos, por compactación y pisoteo.

“Esto es como tener carreteras virtuales dentro del campo. La maquinaria siempre va a circular por la misma ruta que diseñó el software, gracias al GPS. A esto se le llama control de tráfico”, dice Rodrigo Ortega Blu.

Si bien los banderilleros satelitales están pensados para que sean usados por agricultores que produzcan cultivos extensivos como trigo, maíz, remolacha o papas, además de praderas, también pueden ser usados en la fruticultura y viticultura con fines de control de aplicación.

Foto 1: Esta herramienta guarda en su memoria las rutas diseñadas para un determinado cultivo, lo que le permitirá al operador usarlas cuantas veces quiera.

Crédito: Rodrigo Ortega Blu.

Reduciendo el impacto

Uno de los motivos más importantes para explicar la pérdida de rendimientos en el campo se relaciona con la falta o sobre aplicación de productos químicos al cultivo. “Las pérdidas para el agricultor pueden llegar al 30%, en condiciones extremas, por lo que no es un tema menor. A esto se agrega que un mal manejo de los agroquímicos puede causar un impacto ambiental negativo”, comenta el agrónomo.

De hecho, en promedio, en una aplicación tradicional el traslape alcanza alrededor de un 10%. Sin embargo, con el uso del banderillero satelital, que tiene un valor estimado de $1.500.000, esa cifra se podría reducir a 1%, según indica Rodrigo Ortega Blu.

Pero eso no es todo: con esta tecnología se puede aumentar el rendimiento total de un predio en 10%, en un plazo de dos años y ahorrar 10% en los costos de insumos, al realizar una correcta aplicación de los recursos.

Más allá del análisis económico que se pueda hacer, es importante considerar además que al utilizar esta tecnología se reemplazará a los banderilleros humanos, lo que, entre otras cosas, permitirá no exponer a las personas a productos químicos que pueden resultar dañinos para su salud.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
El rocío que se acumula en los campos tras heladas o noches muy frías, genera que los elementos a aplicar escurran y no sean capaces de cumplir su función de forma adecuada.
El Mercurio
Esta adaptación se realiza a través de sistemas tradicionales de cruzamiento, es decir, con polinización manual, sin métodos transgénicos. Esto permitirá adaptar variedades a zonas productivas entre las regiones de O’Higgins y la Araucanía.
El Mercurio
Si bien no es tan productiva como Chandler, esta variedad posee un fruto de buen color y calibre. Además, es capaz de alcanzar un alto porcentaje de frutos con calibres +36 en un importante espacio de su vida productiva.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores