EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 10°C   |   Máx. 30°C   |   Actual 19°C

Santiago de Chile. Jue 29/10/2020

22:32
El Mercurio - Campo

Las claves para realizar un efectivo control de malezas en hortalizas

Conozca las técnicas y todo lo que se debe saber para evitar una baja en los rendimientos de sus cultivos.

Lunes, 31 de marzo de 2014 a las 8:30
Malezas Son las plantas que crecen en medio de un cultivo y que afectan su crecimiento y desarrollo. En el caso de las hortalizas, son cientos las que pueden atacarlas.
Crédito: El Mercurio
Andrea Tapia M.

Por años las malezas han sido uno de los principales enemigos de los agricultores alrededor del mundo. 

“Erradicarlas es una pelea constante, que no ganarás jamás”, asegura Mario Alonso, jefe de la línea de herbicidas de Anasac.

El especialista explica que las malezas que más afectan a las hortalizas de hoja ancha en la zona centro sur son los yuyos, rábanos, chamicos, quinguillas, bledos, seneceos, malvas, malvillas, ortigas, verdolaga, sanguinarias, dientes de león y correhuelas. En el caso de las de hoja angosta destacan los maicillos, chépicas, hualcachos, ballicas perennes, piojillos o poas, patas de gallinas y bromos. También está la chufa, que es una ciperácea de hoja erecta; una maleza muy difícil de controlar, ya que posee tres métodos de reproducción.

En ese contexto, es importante saber cómo manejar estas especies con el fin de minimizar sus daños en los predios. A continuación, las principales recomendaciones.

Paso a paso

Pilar Díaz, directora del Nodo Hortícola del Inia Carillanca, explica que la producción de semillas es la principal fuente de diseminación de las malezas, por lo que evitar que esto ocurra será fundamental para controlarlas. Para ello se deben realizar controles que impidan la emisión de semillas y bajen la carga del portero para cultivos posteriores. Esto, en algunos casos, sólo implica realizar un corte a las malezas existentes.

Antes de la preparación de los suelos se debe realizar un barbecho químico con algún herbicida de amplio espectro. La tarea requiere que la humedad del suelo sea la ideal. Además se debe considerar el momento de la aplicación y la época del año, ya que una temperaturas menor hará que el proceso sea más lento. “En términos generales hay que considerar entre tres semanas y un mes antes de la preparación del suelo”, comenta Díaz.

Al establecer el cultivo se debe saber de antemano si existen alternativas de control químico de suelo. En el mercado existen herbicidas de pre (van en la semilla) y post emergencia (van en la planta) de uso específico para especies hortícolas.

“Es recomendable leer detenidamente la etiqueta del producto y estar seguro de que es el recomendado para el cultivo hortícola, considerando los tiempos de carencia y las contraindicaciones que pueda tener”, asegura Díaz.

Los herbicidas pre emergentes, en tanto, se deben aplicar después de la siembra y dentro del tiempo límite indicado en la etiqueta. Si esta información no está se debe conocer el tiempo que demora la semilla en germinar. Por lo general esto debería ocurrir entre tres y cinco días luego de la siembra.

Los expertos advierten que la humedad de suelo y la posibilidad de deriva son los aspectos más importantes a considerar antes de llevar a cabo la aplicación.

Las aplicaciones de productos post emergentes se deben realizar cuando el cultivo se encuentra totalmente afuera y la presión de malezas es evidente. El momento de aplicación dependerá del estado de desarrollo del cultivo, del producto a utilizar y de la presión de las malezas. 

Formulación según herbicida

Mario Alonso explica que los herbicidas de pre emergencia se aplican directamente en el suelo, controlando la maleza una vez que germina la semilla. Para esto se usa una mezcla de herbicidas residuales que se aplica antes (una semana antes e incluso el día anterior) del transplante.

La mezcla más común en los productos de este tipo es la de Pendimethalin + Oxifluorfen.

Asimismo, los herbicidas de post emergencia, de contacto o sistémicos como también se les llama, que controlan las malezas a través de la hoja, se aplican una vez que el cultivo está afuera.

Dentro de este grupo de herbicidas destacan los graminicidas, que permiten controlar las malezas de hoja angosta. En su caso, el activo más utilizado es Cleethodim, aunque existen muchos otros, de acuerdo al especialista en herbicidas:

- Cebolla: Pendimethalin + oxifluorfen

- Papa: Metribuzina

- Maíz: hormonales como MCPA y otros nuevos como Tbb 2,4 – D o Bicamba y Bentazon.

- Lechugas y repollos: no hay post emergentes, salvo el Cletodim. “Ahí la importancia de usar los residuales”, dice Alonso.

- Betarraga, acelga y espinacas: Se ocupa una mezcla de activos que son Phenmedipham + Desmedipham + Ethofumesate.

- Tomates: Pendimethalin + oxifluorfen y también se puede emplear metribuzina para los pre y post emergentes.

- Alcachofa: Pendimethalin + Oxifluorfen (mezcla de activos pre emergentes) y también Diuron.

- Ajo, apio, cebolla, esparragos, zanahorias: Linuron.

“Los herbicidas son sumamente riesgosos, ya que si te equivocas en la aplicación puedes estropear el cultivo. En general el hortalicero es pequeño, se nutre de la información que le dan los distribuidores agrícolas. Sin embargo, es importante que sepan reconocer sus malezas y tengan claro que cualquier producto post emergente debe ser selectivo. Esto significa que se aplique en el cultivo sin matarlo o que genere un nivel de daño que sea recuperable”, comenta Alonso.

Recomendaciones

Los expertos explican que a la hora de vigilar las malas hierbas es importante tener en cuenta que:

- Se debe reconocer cuál es la maleza que está perjudicando al predio y ver las alternativas que existen para proteger el cultivo. Esta tarea se puede llevar a cabo en asociación con los distribuidores agrícolas o técnicos de las empresas de herbicidas.

- Tener claro cuándo aplicar el herbicida es clave, ya que a medida que los cultivos crecen dejan de ser selectivos.

- Saber cómo aplicar y qué equipos usar. Lo ideal es optar por aquellos de tipo abanico plano, que dan un tamaño de gota ideal en relación a otros como los de cono.

- Calibrar de forma constante los equipos para no desperdiciar litros de agua/ha.

- Calcular cuántos litros de agua/ha aplicar con los herbicidas (dosis). Esta cantidad se sugiere en las etiquetas de los productos.

- Eliminar todos los residuos de los productos en los campos. No hacerlo puede terminar afectando a los productos que se cultiven después.

- Analizar el tipo de suelo. Los herbicidas residuales funcionan mejor en suelos con alto contenido de materia orgánica, ya que los absorben y disuelven en las capas del suelo. En los de tipo arenoso, en cambio, se van a zonas más profundas, por lo que se recomienda utilizar dosis de herbicidas más bajas. “El tema de las dosis es muy delicado. Hay muchas falencias en la interacción del herbicida residual y suelo. Por eso, se debe ‘jugar’ con las dosis según el rango que indica la etiqueta y el tipo de suelo, más que reducirlas o aumentarlas porque sí”, asegura Alonso.

- Es importante realizar una rotación de cultivos para prevenir un nuevo brote de malezas. “Es de suma importancia realizar rotación de cultivos por varias razones. Una de ellas es bajar la presión de malezas para cultivos posteriores. Es importante considerar alguna especie de ciclo corto con el fin de evitar que las malezas completen el ciclo”, dice Díaz.

Costos del proceso

Los costos varían según la especie hortícola. En algunos casos los valores pueden llegar a ser muy bajos.

“En el caso del cilantro el costo de control químico de malezas representa un 7,9 % de los costos totales, contra un 9% del control manual (pica). En el caso de acelga y betarraga representa un 6,5 % del costo total contra 3,7% del costo en control manual. El control químico es efectivo en la medida que se realice correctamente, con los productos adecuados y en los momentos oportunos”, comenta la directora del Nodo Hortícola del Inia Carillanca.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Cuando estamos por iniciar la temporada de exportaciones es fundamental que tanto exportador como importador sepan que deben cumplir ciertas obligaciones, las que idealmente deben ser pactadas en un contrato con el fin de prevenir controversias.
El Mercurio
La alta demanda interna, la continua apertura de nuevos mercados internacionales y el prestigio que tiene en el exterior la fruta producida en Chile son factores que están entusiasmando a los productores nacionales para ampliar la superficie de plantación actual.
El Mercurio
Si bien ambos son capaces de generar buenos resultados productivos, la elección de cuál se ocupe debe hacerse a partir de criterios técnicos como el tipo de suelo y la variedad con la que se está trabajando.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores