EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com
¿Está usted suscrito?
SUSCRÍBETE AQUÍ

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 16°C   |   Actual 15°C

Santiago de Chile. Mié 27/05/2020

18:09

El Tiempo:  Santiago Máx. 16°C | Mín. 5°C | Actual 15°C

Tiempo
El Mercurio - Campo

Sirve para aves, bovinos y ovinos:

Forraje hidropónico, una alternativa para la alimentación del ganado

Es útil para los productores situados en zonas de baja disponibilidad hídrica, ya que permite producir con escasa agua.

Lunes, 11 de agosto de 2014 a las 10:15
- AlimentaciónCuando escasea el agua y se necesita contar con un buen volumen de forraje, una alternativa es producirlo bajo un sistema hidropónico, que permite obtener un producto de buena aceptación en el ganado.
Crédito: El Mercurio
Enviar Mail Delicious Opine
imprimir agrandar letra achicar letra
Andrea Tapia M.

Infografía El Mercurio Cuando escasea el agua y se necesita contar con un buen volumen de forraje, una alternativa es producirlo bajo un sistema hidropónico, que permite obtener un producto de buena aceptación en el ganado. Tiene además una serie de ventajas económicas.

“Este tipo de forraje emplea una menor cantidad de agua en su producción, presenta bajos problemas sanitarios y se puede producir todo el año si se programa su elaboración en base a la demanda. Además, su período de producción es corto, permite ser consumido en su totalidad por los animales (raíces, tallos y hojas), su costo es diez veces menor y la obtención por superficie es mayor debido a que es de tipo modular”, asegura David Mora, ingeniero agrónomo de Inia Rayentué, quien ha venido estudiando estos piensos en el marco del proyecto ‘Cosecha de aguas lluvias’ junto a Jorge Carrasco, también agrónomo.

En forma hidropónica se pueden cultivar especies como avena, cebada, trigo, triticale y maíz. Es aconsejable trabajarlo en invernaderos bajo la técnica de la hidroponía. Ésta se basa en la producción sobre sustratos inertes –no tierra- en cualquier época del año, incluso cuando se presentan condiciones climáticas adversas, lo que ayuda a mantener los animales nutridos en todo momento.

Ahora bien, ¿cómo los puede elaborar el agricultor? Con seis pasos sencillos:

1) Construcción:

Lo primero es construir estantes para sustentar las bandejas de cultivo, las que pueden ser elaboradas o adquiridas en el mercado. Los estantes se pueden construir en madera o fierro y deben tener una pequeña pendiente para evacuar el agua de las bandejas.

$400.000
es el costo para un invernadero de 40m2.

“En los ensayos realizados se trabajó con una estructura de madera con bandejas plásticas, de uso común en casinos. Las bandejas se perforaron en un extremo para drenar el exceso de agua y la pendiente, dada a la estructura, permitió que toda el agua se drenara hacia el centro de ella. Esto, a su vez, accedió a recibir por medio de una canaleta toda el agua drenada en la parte inferior de la estructura para reutilizara nuevamente”, dice.

2) Desinfectar las semillas:

Una vez que se tienen los implementos más importantes se debe proceder a desinfectar las semillas para su posterior germinación. La desinfección se realiza sumergiendo las semillas en una solución con cloro al 0,1% (1 cc de cloro por litro de agua), por tres minutos aproximadamente.

3) Realizar una imbibición:

Las semillas una vez desinfectadas se tienen que sumergir en agua por un periodo de 24 horas, proceso llamado imbibición (significa el desplazamiento de un fluido viscoso por otro fluido inmiscible con éste). Se debe orear las semillas por un periodo de dos horas, una vez que se han cumplido las primeras 12.

4) Sembrar en las bandejas:

Cuando se han cumplido las 24 horas de imbibición las semillas son “sembradas en las bandejas”. En los ensayos se emplearon 250 gr de semilla seca por bandeja y las dimensiones de la bandeja fueron de 30 x 40 cm.

5) Promover la germinación:

Cuando se tienen todas las bandejas sembradas, se procede a darles total oscuridad para promover la germinación. En los ensayos se cubrió por completo un estante con plástico negro, el cual se utilizó como “cámara de germinación”, donde una vez germinadas las semillas se reubicaron en otro estante a la luz directa.

“El proceso de germinación dura aproximadamente cuatro días y se deben regar aproximadamente 2 veces al día (dependiendo de las condiciones ambientales) con agua pura (sin fertilizantes), teniendo especial cuidado en no sobre regar ya que las semillas son susceptibles a la aparición de hongos. Al respecto, el riego se puede mecanizar (riego por goteo o microaspersión) o puede ser manual regando las bandejas una a una, todo depende del tamaño de la producción”, dice Mora.

6) Exponer a la luz:

Una vez terminado el proceso de germinación, las bandejas son expuestas a la luz, cuando en las semillas ya se asoman las primeras hojas verdes. A partir de dicho momento se debe comenzar a adicionar urea al agua de riego en razón de 1gr/ litro de agua.

Este proceso dura 14 días aproximadamente y luego se puede cosechar el forraje.

“El producto que se debe obtener es una especie de pasto verde, vigoroso, similar a una alfombra, la cual se da en su totalidad al animal, incluyendo raíces, tallos y hojas”, dice el agrónomo.

Para que el cultivo sea exitoso es importante que el productor preste mucha atención al proceso de germinación, procurando que el riego sea uniforme y no afecte el correcto desarrollo del mismo, no excediéndose ni limitando la cantidad de agua.

En la etapa de crecimiento se deben aplicar las cantidades adecuadas, sin sobrepasarse, de urea. Ésta se adiciona para fomentar el crecimiento y lo ideal es usar 1 gramo de urea/diez litros.

“Si me excedo en urea quemaré el pasto y las hojas se comenzarán a poner amarillas. Es importante señalar que no es necesario emplear fertilizantes comunes en la agricultura como fósforo y potasio, sólo basta con el nitrógeno, que fomentará el desarrollo del cultivo”, dice Mora.

Se recomienda utilizar semillas viables (de buena germinación), no necesariamente de primera calidad, pero que hayan cumplido su madurez fisiológica.

“Es importante que sean viables porque las semillas viejas o de mala calidad no germinan bien. Hay diferentes calidades de semillas, van de primera a tercera, pero en los mismos ensayos realizados con semillas no certificadas, de segunda, este forraje anda bien. Trabajar con semillas de primera no conviene en este caso, porque se aumentan demasiado los gastos y para este fin, que es suplementar la alimentación, no se justifica”, enfatiza el experto.

Jorge Carrasco:
“Se debe destacar que este alimento es un complemento a la alimentación convencional, por lo cual debe ser suministrado con dosis de algún rastrojo, el que puede ser de alfalfa o de bajas de trigo”.

Eso sí, es importante que las semillas no estén tratadas previamente con fungicidas, las que se pueden reconocer por su color rosado. Esto se debe a que las consumirán animales y pueden ser tóxicas para ellos.

Los costos

Ahora bien, ¿Cuánto debe desembolsar el agricultor para implementar esta técnica?

“De acuerdo a nuestra experiencia, considerando el método que utilizamos, se deben desembolsar $71.000 por un estante de madera incluyendo 56 bandejas de plástico, la cual rinde 140 kilos de forraje verde hidropónico, cada 18 días (desde siembra a cosecha).

Se debe mencionar que es aconsejable la producción bajo invernadero, para proveer las condiciones adecuadas. Al respecto un invernadero de 40 m2 tiene un costo de $400.000 donde caben 8 estantes, dando un rendimiento de 2.240 kg de forraje hidropónico al mes (2 cosechas mensuales)”, concluye el especialista.

Las dosis a entregar

Las dosis a utilizar de este tipo de forraje dependen del tipo de animal. Así, pueden ir desde 2 kilos diarios por oveja hasta 6 kilos diarios por vaca. En aves la cifra es difícil de entregar de forma individual, ya que se les brinda la alfombra de forma grupal. Sin embargo, se estima que el volumen aproximado es de 250 gramos diarios por ave.

“Se debe destacar que este alimento es un complemento a la alimentación convencional, por lo cual, y dado que posee un bajo contenido de materia seca, debe ser suministrado con un dosis de algún rastrojo, los que pueden ser alfalfa, o de bajas de trigo”, enfatiza Mora.

imprimir agrandar letra achicar letra


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
No realizar trabajos en el suelo, cortar y eliminar el follaje senescente, hacer un adecuado control de malezas y realizar una buena fertilización es vital para conseguir turiones de alta calidad.
El Mercurio
Facilitar las condiciones para que estos procesos se den de manera adecuada en los huertos será fundamental para alcanzar una buena cosecha.
El Mercurio
Considerando que entre el 25% y el 50% de estos cultivos no logran llegar a sus mercados de destino por un mal manejo a lo largo de toda la cadena productiva, es necesario tomar una serie de precauciones para aminorar las pérdidas.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores