EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com
¿Está usted suscrito?
SUSCRÍBETE AQUÍ

Santiago:   Mín. 14°C   |   Máx. 29°C   |   Actual 17°C

Santiago de Chile. Lun 17/02/2020

4:54

El Tiempo:  Santiago Máx. 29°C | Mín. 14°C | Actual 17°C

Tiempo
El Mercurio - Campo

Riego por pulsos, una alternativa para aumentar los rendimientos del maíz

Esta técnica permite lograr un uso más eficiente del nitrógeno y ahorrar agua. Sepa cómo implementarla en su campo a continuación.

Martes, 11 de junio de 2013 a las 9:00
- El equipo Válvula, mangas con compuertas y estanque de fertirrigación en riego por surcos de maíz.
Crédito: Alejandro Antúnez
Enviar Mail Delicious Opine
imprimir agrandar letra achicar letra
Andrea Tapia M.

El riego por pulsos es un sistema que permite mejorar los rendimientos de cultivos como el maíz, gracias a que ayuda a hacer más eficiente la aplicación de nitrógeno. Esto quiere decir que mayores cantidades de este nutriente serán absorbidas por el cultivo, lo que le servirá para satisfacer sus requerimientos internos, y que menores cantidades del mismo se perderán por efecto de la lixiviación en las napas subterráneas.

Las plantas regadas bajo esta modalidad, también conocida como fertirrigación, logran mayores índices de materia seca y rendimientos superiores si se comparan con la fertilización tradicional. Además, permiten ahorros de hasta 50% de agua.

“Para el agricultor (la fertirrigación) significa reducir la segunda dosis de urea y un menor gasto de petróleo al momento de la aporca, gracias a que el tractor está más liviano sin el fertilizante. Además, permite conseguir mayores ingresos por aumento de rendimiento y alcanzar un menor costo ambiental al reducir la contaminación de la napa subterránea con nitratos, por la alta eficiencia del riego por pulsos que reduce al mínimo la percolación profunda”, explica Alejandro Antúnez, ingeniero agrónomo PhD. de Inia La Platina y coordinador del proyecto Riego por Pulsos, donde se ha evaluado la efectividad de esta técnica en distintas temporadas.

La implementación del sistema

El especialista comenta que el riego por pulsos está compuesto por una válvula mariposa y un controlador tipo ‘Star’, que se caracteriza por ajustar el volumen de la solución de fertilizantes que se inyectarán a través de la válvula de un caudal discontinuo. Posee además una batería y un panel solar recargable. Su instalación se debe acoplar a una aducción de agua de riego mediante mangas o tuberías de PVC agrícolas, con compuertas regulables. El fertilizante debe ser disuelto en un estanque de 1000 litros e inyectado por medio de una pequeña bomba y una batería de 12 V (voltios), comúnmente empleada en automóviles.

“Algunos controladores, como los desarrollados por P&R Surge Systems (Texas, EE.UU.), tienen incorporada la opción de fertirriego para el riego por pulsos. Así, el estanque con la solución nutritiva y la bomba se ubican junto a la válvula de riego. El controlador de la válvula proporciona un impulso eléctrico a la bomba inyectora. Este impulso controla la dosificación del fertilizante al sistema, controlando el inicio y término de la inyección”, indica.

Para realizar una adecuada fertilización con nitrógeno es vital calcular las dosis a aplicar, las que deben ser determinadas a partir del análisis de suelo, —que determina el aporte de este nutriente—, la extracción de nitrógeno por parte del grano y la eficiencia de la fertilización nitrogenada. Una vez calculada la dosis y establecida la superficie que se regará por postura, se debe preparar la solución nutritiva que se inyectará. El volumen de la solución del estanque es el único valor que se digita en el controlador para activar el programa de fertirrigación.

La aplicación de nitrógeno se debe realizar en dos períodos: durante la siembra y la aporca. Los expertos aconsejan aplicar la segunda dosis parcializada a través de fertirriego en los tres primeros riegos.

“El equipo de riego por pulsos aplicará el agua por ciclos (derecha/izquierda) para hacerla avanzar a lo largo de los surcos. Cuando el avance se completa, el controlador inicia la fase de remojo con ciclos más cortos de tiempo, dosificando el fertilizante automáticamente. El controlador muestra el tiempo mínimo designado para completar la fertirrigación. Este tiempo incluye el tiempo necesario para inyectar el volumen del estanque de fertirriego y un tiempo adicional para el lavado de las mangas de riego”, asegura Antúnez.

Suelos y dosis

Este sistema se adapta de mejor forma a los suelos que han sido previamente emparejados con una pendiente uniforme adecuada para el riego por surcos. No sólo sirve para el maíz, sino también para sistemas extensivos o frutales regados en forma superficial.

En suelos de textura franca a arenosa, las ventajas de la fertirrigación podrían ser más evidentes, debido a la alta lixiviación de nitrógeno que presentan.

Los fertilizantes y dosis a usar, dependerán del potencial productivo de la variedad cultivada y del nivel de nitrógeno disponible para las plantas que presente el suelo. Se recomienda utilizar urea debido a su alta solubilidad, concentración de nitrógeno y precio.

El análisis de suelo es una herramienta que sirve para llevar a cabo cualquier plan de fertilización en cultivos anuales como el maíz.

“El análisis de suelo debe realizarse unas semanas antes de la siembra. Se debe enviar a un laboratorio una muestra de 1 kg de suelo compuestas de 15 a 20 sub-muestras del predio a sembrar. La extracción de la muestra de suelo se puede realizar por medio de un barreno o pala cada 20 cm de profundidad hasta una profundidad mínima de 60 cm. Los parámetros que se deben solicitar al laboratorio son nitrógeno, fósforo y potasio disponible, pH, conductividad eléctrica y materia orgánica”, comenta el agrónomo.

Recomendaciones en el proceso

A la hora de utilizar esta técnica, se deben considerar ciertos aspectos para no cometer imprecisiones:

- Se deben implementar todos los aspectos necesarios para obtener una buena eficiencia de aplicación y distribución del agua de riego en el campo. Entre ellos la nivelación de suelo, el control de caudales, la estimación de la lámina de agua a reponer antes de cada riego y el control de los tiempos de riego.

- El control de la uniformidad de aplicación del agua a lo largo de los surcos es crucial para que el fertirriego alcance una alta eficiencia de aplicación y distribución. Esto reduce la dosis de fertilizante a aplicar, lo que permitirá obtener un rendimiento económicamente satisfactorio.

- Es importante hacer un buen cálculo de la dosis de nitrógeno a diluir en el estanque. Esta dosis dependerá de la superficie que es capaz de regar el sistema en una postura.

El Mercurio.com
Crédito: Alejandro Antúnez
imprimir agrandar letra achicar letra


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Facilitar las condiciones para que estos procesos se den de manera adecuada en los huertos será fundamental para alcanzar una buena cosecha.
El Mercurio
Este tratamiento permite configurar un modelo de manejo válido tanto para vacas en pastoreo como para vacas confinadas.
El Mercurio
Esta exigencia comenzó a regir a partir de la entrada en vigencia de la Ley N° 21.064 de 2018, que introduce modificaciones al marco normativo de las aguas en materia de fiscalización y sanciones.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores