EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 6°C   |   Máx. 15°C   |   Actual 17°C

Santiago de Chile. Sáb 11/07/2020

14:43

El Tiempo:  Santiago Máx. 15°C | Mín. 6°C | Actual 17°C

Tiempo
El Mercurio - Campo

Corredores biológicos: Una alternativa para el control de plagas en viñas

La técnica, utilizada en Europa y en países como Nueva Zelanda, se ha transformado en un arma efectiva contra las plagas que afectan a los viñedos. Descubra cuál es su potencial en Chile.

Miércoles, 02 de enero de 2013 a las 8:40
Enviar Mail Delicious Opine
imprimir agrandar letra achicar letra
Andrea Tapia Mayer

Las plagas en viñedos repercuten en los rendimientos de las plantas y en la calidad del cultivo, por lo que controlarlas es fundamental. Para ello existen soluciones tradicionales como los agroquímicos, que usados en dosis correctas resultan altamente eficientes, y nuevas técnicas más amigables con el medioambiente como los corredores biológicos. Estos últimos son áreas verdes construidas por los agricultores que buscan atraer insectos benéficos que luchen contra las plagas. Como la idea es que estos agentes lleguen solos, es fundamental trabajar en mejorar las condiciones de su hogar, por lo que éste será el gran desafío para el agricultor.

Corredores biológicos:
En las viñas, se construyen cultivando plantas, hierbas y arbustos alrededor de los cuarteles, que sirven como hospederos de parasitoides y depredadores, que son enemigos naturales de las plagas.

En las viñas, estos corredores se construyen cultivando plantas, hierbas y arbustos alrededor de los cuarteles, que sirven como hospederos de parasitoides y depredadores, enemigos naturales de las plagas. Así, se crea una biodiversidad natural donde estos insectos benéficos encuentran refugio y alimento alternativo, y ejercen su dominio atacando a los insectos que pueden afectar a las vides. Un tremendo beneficio para los productores, quienes al eliminar el uso de herbicidas pueden disminuir de forma importante sus costos.

Según estadísticas del sector, en Chile el uso de corredores biológicos no es masivo. De hecho, se estima que sólo existen 10 viñas que los utilizan.

“La idea de usar corredores es antigua. Pueden emplearse para funciones como evitar enemigos naturales y hacer un autocontrol natural de las plagas. En Europa se usan para diversos fines, como conservar aves, y en Nueva Zelanda para conservar mariposas. Incluso las viñas que los han incorporado han elaborado un sello que se plasma en sus etiquetas. Sin embargo, en Chile ha sido difícil lograrlo porque hasta ahora no ha habido mucha investigación al respecto. Así es difícil determinar cuáles plantas sirven y cuáles no”, dice Blas Lavandero, ingeniero agrónomo y doctor en Ecología.

Cómo construir el corredor

El primer paso para la construcción de un corredor es delimitar el espacio dónde se ubicará, el que idealmente debe ser plano y sin piedras. De igual forma, se recomienda instalarlos en lugares con climas con alta pluviometría y pocas heladas.

Luego, se deben identificar las plagas del lugar, con el fin de saber cuáles se busca combatir.

Para la elección de las plantas que se utilizarán en el corredor se deben considerar sus características. Si son resistentes a las sequías, se pueden sembrar en los mismos lugares donde están los corredores. En cambio, si se eligen aquellas que no lo son, se deben sembrar en territorios aledaños y luego ser trasplantadas en los corredores. Una vez definida la especie, se debe determinar si se ubicarán en hileras o en mosaicos. De acuerdo a los expertos, lo ideal es que en un corredor siempre existan algunas plantas ordenadas en hileras.

Gerardo Leal, viticultor del grupo Errázuriz, quien ha implementado corredores en quince hectáreas de Viña Caliterra, comenta que en esta etapa se comenzarán a definir los costos del proyecto.

“Los costos para las plantas que se siembran en territorios aledaños pueden llegar a $300.000 por 60-80 metros cuadrados de superficie. En el caso de las siembras realizadas en los mismos viñedos éste puede llegar a $450.000 por hectárea efectiva de siembra”, asegura Leal.

Es importante tener claro que los insectos que vivirán en los corredores deben llegar solos. Sin embargo, si esto no ocurre, existen técnicas especiales para hacerlo de forma artificial. Una vez que los insectos se han establecido en los corredores, sólo queda esperar que actúen contra las plagas. Según los entendidos, este proceso puede durar alrededor de un año.

En búsqueda de la planta perfecta

En Chile las plantas que han logrado los mejores resultados son aquellas que producen néctar durante períodos más largos de tiempo, lo que les permite conquistar de mejor forma a los insectos, y las que tienen un bajo requerimiento hídrico.

Blass Lavandero dice que, según sus propias investigaciones, las plantas que funcionan mejor son las variedades de mostaza, zanahorias silvestres, cilantro, fastelias nativas, allysson y alforfón. A esta última la califica como la “planta estrella”, debido a su exitoso desempeño en Nueva Zelanda, donde ha logrado controlar de forma efectiva al Enrollador de hojas, una plaga que ataca a los viñedos de ese país. Si bien en Chile esa plaga no está presente, sí encontramos algunos de sus parientes como la Lobesia botrana o polilla de la vid. A juicio del experto, ésta es razón suficiente para realizar estudios que puedan probar la efectividad del alforfón contra esta plaga. De hecho, en la actualidad, el especialista está estudiando otras especies vegetales, como los crateus (arbustos) con el fin de evaluar si sirven como refugio de enemigos naturales de plagas como el Pulgón lanígero.

$ 450
mil puede llegar a costar un corredor implementado en los viñedos entre hileras.

En Viña Caliterra, en tanto, reconocen que existen especies como el vinagrillo, la alyssum, la phacelias, el trigo sarracen, los cardos, las ballicas y los tréboles, que han respondido de muy buena forma a las necesidades de sus viñedos.

Evaluaciones y efectos secundarios

Si quiere saber cómo está funcionando su corredor, una buena opción es realizar técnicas de muestreo que determinen qué insectos benéficos están viviendo en las plantas y qué plagas están siendo combatidas por ellos. A juicio de los expertos, estas técnicas deben ser realizadas por agricultores que cuenten con la experiencia necesaria en el manejo integrado de plagas.

De igual forma, se debe tener en cuenta que la implementación de un corredor puede generar algunos efectos no deseados como la extinción de los insectos nativos que también son beneficiosos para el campo. Esto puede ocurrir cuando los insectos depredadores se alimentan de especies que no son el blanco original. Para evitar esas y otras consecuencias no esperadas, Blass Lavandero aconseja realizar estudios de daño económico y ecológico de la plaga involucrada.

“Una vez que se haya tomado la decisión de introducir nuevos agentes, los estudios debieran tener el detalle suficiente para permitir la selección de agentes que maximicen el control pero que, al mismo tiempo, minimicen los potenciales efectos sobre otros organismos nativos”, concluye el experto.

imprimir agrandar letra achicar letra


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Estas herramientas permiten hacer un adecuado control de las malezas, mejorar la eficiencia en el uso del agua y aumentar la presencia de materia orgánica en el suelo, entre otras cosas.
El Mercurio
La actual pandemia provocará una serie de cambios, tanto a corto como largo plazo, en las relaciones entre las exportadoras, las aseguradoras y las navieras, por lo que es necesario que los agro exportadores tomen una serie de resguardos.
El Mercurio
Es fundamental que los vendedores/exportadores tomen una serie de medidas preventivas para evitar cualquier daño o perjuicio, como la escrituración de un contrato y el establecimiento de distintas cláusulas.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores