EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Mié 17/08/2022

12:31
El Mercurio - Campo

Arándanos: Consejos para prepararse ante uno de los inviernos más duros de los últimos años

Es clave tomar medidas para evitar que las fuertes heladas de las últimas semanas -y las que se anuncian-, la aparición y ataque de hongos, bacterias y plagas, puedan transformarse en un golpe fatal, especialmente en un entorno donde los altos costos y la logística global tienen muy complicados a los productores y exportadores.

Lunes, 25 de julio de 2022 a las 8:30
Fernando Diez
Fernando Diez

Estamos viviendo un invierno atípico y los productores de arándano deberán prepararse muy bien.

Según los meteorólogos, esta temporada invernal tendrá eventos intensos tanto en precipitaciones como heladas que ya han dejado huella en amplias zonas de nuestro Chile, en donde ya se han vivido heladas de entre -2ºC y -7ºC.

El impacto de estos fenómenos se agudiza porque la prolongada sequía ha generado que el anticiclón del pacifico, ocupado por los sistemas frontales, esté siendo utilizado por masas polares provenientes de la Antártica.

Otra característica atípica de la temporada es que las heladas están comenzando a las 19 o 20 horas y terminan a la mañana siguiente, a eso de las 07:30 horas o inclusive más tarde, es decir, están durando sobre 12 horas, lo que es extremadamente peligroso por su efecto tan prolongado en cualquier cultivo.

Respecto a las precipitaciones, se está registrando un alto nivel de pluviometría en pocas horas, panorama que se estima duraría hasta septiembre en la zona Centro Sur - Sur de Chile, lo que posiblemente mantendrá condiciones favorables para ataques de hongos y bacterias, aunque la gravedad de dichos episodios dependerá del estado fenológico de la planta, es decir, si están en floración o cuaja.

Esta situación también incidirá en que los suelos se mantengan saturados y fríos hasta más tarde, lo que implica mala oxigenación, asfixiando el sistema radicular de los arándanos, complicando la correcta ejecución del programa de fertirrigación.

Los suelos se mantienen saturados y fríos hasta más tarde, lo que asfixia al sistema radicular de los arándanos.
Crédito: Gentileza Fernando Diez

En cualquier caso, esto provocará un detrimento productivo y el aumento de costos para el control de patógenos.

Considerando que la zona geográfica donde se está produciendo el arándano define en gran medida los riesgos que trae este tipo de condiciones ambientales severas, se propone el siguiente análisis zonal:

Zona Norte:

Actualmente esta se encuentra más susceptible a riesgos que lleven a un daño económico producto de condiciones ambientales que favorecen principalmente a hongos y bacterias más que plagas.

El mayor riesgo son aquellas heladas que acontecen en zonas como Punitaqui, Sotaqui, Marquesa, entre otras.

Esta zona ya está alerta y trabajando en sus programas fitosanitarios activamente para lograr la máxima sanidad en un estado fenológico tan riesgoso como es floración-cuaje de bayas.

Zona Centro-Sur:

En la Zona Centro Norte las heladas han tenido un mayor impacto que en la Zona Sur, dado que las fenologías críticas son muy diferentes. Por ejemplo, mientras en Ovalle ya se encuentra la mayoría de las variedades entre 20-70% floración, la zona de Los Ángeles está recién presentando término de diferenciación de yemas y mayoritariamente yema dormante.

A pesar de que en la Zona Centro Sur las condiciones son mejores, no deberán relajarse, ya que tanto el centro como el sur están entrando a una categoría de “riesgo sanitario” debido a que las plantas están con la yema hinchada, sobre todo aquellas variedades del grupo de floración temprana y más aún aquellas que pertenecen al grupo de variedades siempre verdes, donde las condiciones ambientales referidas —heladas y bajas temperaturas— son de mayor impacto negativo.

Por tanto, aquí, los manejos no pueden ser generales, sino que deberán enfocarse a cada variedad para no cometer errores, ya que cada variedad tiene fortalezas y debilidades frente a estas condiciones ambientales y su estado más susceptible. Por tanto, es ahí donde los técnicos debemos presentar las estrategias más optimas tanto en frecuencia, calidad de aplicación y tipo de producto a considerar dentro de la estrategia.

A ello se suma que los productores de estas zonas se encuentran ejecutando la labor de poda, donde será fundamental sellar heridas lo antes posible tras realizar los cortes, en caso contrario, tal manejo podría convertirse en la puerta de entrada para patógenos como Plateado (Chondrostereum purpureum) y hongos de la madera como Neofusicoccum spp.

También se recomienda un buen monitoreo del chanchito blanco (Pseudococcus viburni), especie que se presenta con frecuencia en este cultivo, y que ha cambiado su ciclo y ubicación en el tiempo, lo que hace aún más difícil controlarlo.

Alternativas para el control de heladas

Combatir las heladas y reducir sus efectos en los arándanos puede convertirse en una tarea titánica ya existen soluciones de bajo impacto y otras de altísimo costo de implementación.

Por ello, lo mejor es utilizar opciones como los métodos activos de control de heladas como por ejemplo los riegos de inundación del huerto para minimizar el efecto helada ya que la capa de aire frío, en contacto con la humedad, provoca un efecto de resistencia que disminuye la temperatura del punto de congelación y la misma humedad relativa aminora el daño.

Las mantas térmicas, ubicadas sobre el sector o sobre cada hilera, también son una opción. Está probada su mejor respuesta frente a heladas versus no tener ningún sistema de control. Estas funcionan mejor cuando las heladas son entre 0ºC y -1ºC, lo que puede salvar la situación en casos donde no se cuente con nada más.

Algo más desarrollado y de mejor respuesta y coste es utilizar máquinas de viento (o hélices). De estas hay de diferentes modelos y potencia que resuelven situaciones normales de heladas convectivas, utilizando mezclas de aire desde capaz superiores de mejor temperatura sobre capas más heladas depositadas en la parte más baja.

Estos equipos trabajan a diésel frecuentemente y dependiendo del modelo pueden cubrir entre 5-7 hectáreas y poseen un radio promedio de 151 metros y un flujo de aire de entre 240-288 m3/seg. En este grupo también cabe el uso de helicópteros.

Cuando la helada es advectiva (ocurren por desplazamiento de masas de aire frío) el productor se podrá apoyar por calefactores para que el desplazamiento del aire sobre el predio sea de mayor temperatura y logre ayudar a mezclarse con el aire frío, lo que mejorará el resultado promedio de temperatura sobre el cultivo.

También existe el sistema de control con agua en alto y bajo volumen. Este es más dependiente de un alto volumen de agua disponible para todo el periodo de heladas (todos los meses del invierno) y que debe funcionar según la zona geográfica.

Eso sí, esta opción tiene inconvenientes técnicos ya que puede provocar continuas saturaciones de suelo y muchas veces complejiza los manejos cuando su funcionamiento es tardío —por ejemplo, al entrar en la primavera— ya que aquellos arándanos que estén emplazados sobre suelos franco arcillosos les será más difícil oxigenarse, afectando el funcionamiento radicular en estados fenológicos donde se requiere una mayor fertirrigación.

Evitar el daño por hongos de la madera

Uno de los principales dolores de cabeza para los productores de arándanos son los hongos de la madera, los que suelen aparecer en esta época.

Para combatirlos, existen manejos generales que están orientados a ejecutar acciones preventivas sanitarias de cubrimiento durante la poda, cubriendo las heridas lo antes posible tras el corte. Mientras más gruesos sean los cortes, mayor será el riesgo de infecciones de los cuerpos frutales.

Lo anterior se debe a que los esclerocios —cuerpos de resistencia de hongos— liberan basidiosporas (espora reproductiva de un hongo), las que son transportadas por el viento, infectando tejidos sanos en periodo de otoño-invierno, justo cuando se realiza la poda.

Los hongos de la madera podrían aumentar su aparición en arándanos debido a las heladas y bajas temperaturas. Por ello, en caso de poda, se debe sellar la herida lo más rápido posible.
Crédito: Gentileza Fernando Diez

En esta época también es positivo eliminar, desde la zona cercana al tallo subterráneo del arbusto del arándano (también conocido como corona), todas aquellas ramas estructurales enfermas y sellar esa herida inmediatamente. Estos restos y plantas arrancadas con síntomas deben ser quemadas o enterradas para cortar ciclo.

Los productos a aplicar pueden ser químicos o biólogo específicos. Respecto a este último se ha comprobado su excelente acción y persistencia cuando es aplicado por sí solo, aunque cuando es combinado con alternativas químicas hace un mejor control preventivo o curativo.

Otra actividad a considerar es preparar la planta o huertos para los eventos de frío o heladas y lluvias. Aquí lo importante es trabajar algún programa estratégico fitosanitario durante los estados fenológicos críticos de infección e impacto productivo que son desde yema hinchada hasta fruto cuajado principalmente.

Aquí se debiera aplicar algún controlador de micelio latente con el fin de limpiar la planta de cualquier inoculo existente en la madera. Es ideal realizar esto antes de podar ya que después de la poda, el material podado queda en el suelo o será triturado sin tener control sobre estos reservorios de esclerocio o micelio latente que podrían contaminar el tejido sano de los cultivos.

El uso de controladores biológicos también es una buena alternativa ya que, en su mayoría, estos operan por competencia, supresión, inhibición o micoparasitismo sobre hongos y bacterias, además de que su efecto SAR (Resistencia Sistémica Adquirida) está muy comprobada su actividad en la planta, lo que lleva a una mejor preparación ante cualquier tipo de estrés en la planta ya que genera biomoléculas como metabolitos secundarios que ayudan a resistir estrés y también a acondicionar su sistema radicular en términos fitosanitarios y de desarrollo.

Entre los controladores que sirven para este propósito destacan las especies Trichoderma, Paecilomyces, Metarhizium, Lecanicillium, Beauveria, Bacillus y Penicillium, por nombrar algunos de vasta investigación.

Estas herramientas son muy útiles. Por ejemplo, los Bacillus son capaces de trabajar en bajas temperaturas y combatir contra Pseudomonas en estos periodos críticos fenológicos, mientras que Trichoderma (sobre todo aquellos psicrótrofos, es decir, que pueden crecer a temperaturas bajas o altas) ayudan contra Botrytis c..

Otro trabajo es preparar metabólicamente los huertos para una mejor resistencia o respuesta a los periodos de heladas que están y seguirán ocurriendo según los analistas meteorológicos. Esto tiene herramientas de diferentes acción.

Por un lado, están las formulaciones en base a azúcares simples y actividad enzimática que trabajan bajando el punto de congelación del agua y con ello disminuyendo el daño de congelamiento celular que produce una rotura debido al aumento de volumen celular cuando se produce el cambio de estado del agua de líquida a sólida.

También existen biopreparados como los activadores biodinámicos que trabajan buscando el balance energético en la planta y, con ello, ayudan a la planta a resistir estos periodos de heladas.

Utilizar formulados con base en aminoácidos —ojalá con alta concentración de ácido glutámico, prolina y glicina— sería apropiado para mantener a la planta activa con su sistema antioxidante, lo que combinado con algas se erige cono una buena estrategia para aminorar el daño por heladas y mantener activas las plantas para seguir sus procesos fenológicos.

¿Una tormenta perfecta?

Durante este invierno se ha formado una tormenta perfecta. Chile y su industria del arándano están en el momento más crítico, evidenciado en la crisis de los fertilizantes a nivel mundial, lo que ha obligado a reformular programas y buscar nuevas fuentes para fertilizar con el objetivo de satisfacer necesidades según el potencial productivo que se busque.

Esto se agrava aún más cuando se revisan los precios de los fertilizantes que, francamente, dejan fuera de alcance a muchos productores y las opciones comerciales que existen son muy complejas de alcanzar ya que estamos recién enterados de los resultados obtenidos la temporada 2021 a través de las liquidaciones, las que, en general, están muy por debajo de lo habitual y esto crea complejidad en los flujos de la industria.

El alto precio de los fertilizantes deja fuera de alcance a muchos productores, considerando que las liquidaciones de 2021 que están recién llegando, están muy por debajo de lo habitual.
Crédito: Gentileza Fernando Diez

A ello se suma que, en muchos casos, la dificultad es aún mayor debido al cuadro varietal presentes en muchos proyectos y su edad, factores que hacen que la producción sea poco atractiva y de bajos rendimientos de fruta empacada. Por ello, es posible decir que la industria de los arándanos entró, en diferente medida según la zona productiva, en un quiebre claro por lo que se deben minimizar los riesgos comerciales por fecha de cosecha. Y, durante este invierno, será fundamental replantearse una serie de cosas para no desaparecer.

Por ejemplo, la zona entre Talca, Ñuble y Biobío, donde están en gran medida las hectáreas arandaneras de Chile, requieren ajustes de reconversión varietal para seguir de buena manera en el negocio, esto implica buscar fruta de mejor condición de viaje, mejor rendimiento de cosecha, mejor poscosecha, mejor resistencia a estrés ambiental, entre otros.

También se deben estudiar nuevas densidades de los huertos para lograr estabilidad en el tiempo sobre rendimientos por hectárea que sean competitivos pensando en el futuro, esto es, en los próximos 10 años.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Esta patología, que puede mermar el potencial productivo de un huerto en más allá de un 50%, está presente en todo el país, pero suele verse con mayor frecuencia desde La Araucanía al sur, en predios emboscados y con plantas sometidas a distintos tipos de estrés.
El Mercurio
Es clave tomar medidas para evitar que las fuertes heladas de las últimas semanas -y las que se anuncian-, la aparición y ataque de hongos, bacterias y plagas, puedan transformarse en un golpe fatal, especialmente en un entorno donde los altos costos y la logística global tienen muy complicados a los productores y exportadores.
El Mercurio
Conocer la calidad del agua con la que se va a regar y su nivel de concentración de sales, además de manejar adecuadamente los tiempos de ejecución de los riegos y utilizar herramientas tecnológicas para apoyar la gestión, entre otras cosas, son algunos de los requerimientos para realizar un buen lavado y así enfrentar los nocivos efectos de la salinidad.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores