EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Jue 21/10/2021

12:03
El Mercurio - Campo

Cerezos: Los riesgos de un receso invernal errático

Las altas temperaturas registradas en las últimas semanas pueden terminar afectando la acumulación de frío de las plantas y poner en riesgo los objetivos productivos del proyecto, por lo que es vital que los productores se mantengan atentos a lo que pueda pasar en materia climática en los próximos meses.

Martes, 22 de junio de 2021 a las 8:30
Walter Masman
Walter Masman

El receso invernal es una de las fases más importantes para el desarrollo del cerezo y de cualquier frutal de hoja caduca, ya que se produce la acumulación de frío que requieren las plantas para desarrollarse bien (tener una buena oferta y uniformidad floral, un polen de mejor calidad y una fecundación buena) y alcanzar buenos niveles de producción al final de la temporada.

Lamentablemente este año el receso, que normalmente se empieza a contabilizar a partir del 1 de mayo en el caso del modelo de acumulación de horas de frío más usado (Weinberger), ha estado lejos de ser el ideal, debido que el otoño ha mostrado un comportamiento bastante errático, con temperaturas más altas de lo normal. Todo esto, por cierto, puede terminar afectando la acumulación de frío de las plantas y poner en riesgo los objetivos productivos de los agricultores. De todas maneras, es importante señalar que el comportamiento de las plantas, con cada uno de los modelos existentes, presenta cierta plasticidad, es decir decir, son generalmente rangos amplios de requerimientos, pero con tendencias muy marcadas.

A partir de este panorama, resulta más importante que nunca que los productores estén pendientes de lo que pase con las cifras de acumulación de horas de frío en los próximos meses para que puedan hacer un buen diagnóstico y, en la medida que sea necesario, utilicen las herramientas que tienen a disposición, entre las que se encuentran la cianamida hidrogenada y otros productos.

Un otoño errático

En materia climática, este 2021 comenzó con un febrero bastante frío que estuvo marcado por una lluvia en la zona central que le puso la lápida al verano.

Las primeras semanas del otoño, especialmente marzo y abril, fueron bastante frías. Incluso mayo comenzó bien, con temperaturas bien bajas, lo que hacía pensar que tendríamos un receso positivo para las plantas. De hecho, para esas alturas muchos árboles comenzaron a botar sus hojas anticipadamente si lo comparamos con otras temporadas.

Sin embargo, este panorama comenzó a cambiar a fines de mayo, cuando se registraron temperaturas más altas de lo usual. En junio ese panorama se ha repetido, llegando a temperaturas que incluso han superado los 23°C, una cifra muy alta para la fecha.

De esta forma, si analizamos las cifras de acumulación de frío hasta la fecha (en diferentes modelos) nos encontraremos con que estas son más bajas que las del año pasado, que se caracterizó por ser muy negativo en términos de acumulación de frío. De hecho, lo que salvó a la temporada pasada, y le permitió alcanzar resultados relativamente positivos en términos de volúmenes y de calidad de fruta obtenida, fueron las buenas temperaturas registradas post receso invernal y floración.

Si bien el grado de daño que podría provocar este complejo receso invernal en el rubro cerecero dependerá de la variedad con la que se esté trabajando, ya que tienen distintas necesidades de acumulación de horas de frío; tiendo a pensar que una de las más afectadas, especialmente en términos de volumen, podría ser Santina, debido a que tiene una importante superficie de plantación en la zona central.

Las herramientas disponibles

A partir de la realidad que enfrentamos es fundamental que los productores lleven a cabo los manejos técnicos correctos y en el momento preciso, sobre todo si se considera que el año nuevo chino de 2022 —festividad en la que se comercializa el mayor volumen de cerezas chilenas en China— será más temprano el próximo año, lo que implica que exista la necesidad de aumentar los volúmenes más temprano en la temporada.

En ese sentido, cobra mucha importancia las aplicaciones de cianamida hidrogenada, un regulador de crecimiento que, entre otras cosas, permite compensar el déficit de frío invernal y romper el periodo de receso del árbol, llevándolo a que brote y florezca.

Para ser efectiva, la cianamida hidrogenada debe ser aplicada entre 35 y 45 días antes de la brotación, en dosis que a menudo varían entre 1,5% y 3,0% y un volumen de mojamiento promedio de 1.000 l/ha.

Otra opción para enfrentar la falta de frío invernal es usar algún rompedor de dormancia como Erger, Fiore, Prostart Plus, Siberio y Syncron, los que terminan con el letargo invernal, uniforman y sincronizan los eventos fenológicos de brotación, floración y cuaja de frutos, y logran cerezas más homogéneas a cosecha. La gran mayoría de ellos se utilizan como complemento de la cianamida hidrogenada.

La aplicación de estos productos dependerá de la variedad con la que se esté trabajando, aunque suelen realizarse entre 40 y 45 días antes de la apertura de yema de la planta.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
“Realizar un adecuado manejo a nivel sanitario, de nutrición y de riego, entre otras cosas, resulta fundamental para avanzar hacia el objetivo principal de la temporada, que no es otro que obtener más y mejor fruta”.
El Mercurio
Estas herramientas permiten hacer un adecuado control de las malezas, mejorar la eficiencia en el uso del agua y aumentar la presencia de materia orgánica en el suelo, entre otras cosas.
El Mercurio
La decisión se debe tomar a partir de la zona geográfica en la que está inserto el proyecto, la genética que se pretende usar y los objetivos productivos y comerciales del productor.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores