EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Mié 17/08/2022

12:49
El Mercurio - Campo

Producción de paltas, un negocio con buenas perspectivas

La alta demanda interna, la continua apertura de nuevos mercados internacionales y el prestigio que tiene en el exterior la fruta producida en Chile son factores que están entusiasmando a los productores nacionales para ampliar la superficie de plantación actual.

Martes, 27 de octubre de 2020 a las 8:30
Gonzalo  Vargas
Gonzalo Vargas

A pesar de que la temporada 2020-21 será recordada por tener una de las producciones más bajas de la historia (Ver recuadro), las perspectivas para el negocio de las paltas en el país son buenísimas, debido a la alta demanda interna y a la continua apertura de nuevos mercados internacionales como Corea y Australia.

SI bien en un momento se pensó que la entrada de Perú al negocio podía perjudicar las aspiraciones de los productores nacionales, con el tiempo esos temores se han ido disipando, debido principalmente a la alta calidad que exhibe la palta chilena frente a la que se produce en el país vecino. Esto, se debe, en gran medida, a que Perú —que concentra su cosecha a fines de mayo, junio y julio e inundando el mercado europeo— no cuenta con buenas condiciones para la producción de palta hass, que requiere ser cultivada en tierra fría para lograr calidad y condición. El objetivo es que el crecimiento vegetativo de la planta tenga un receso en precosecha y el árbol logre terminar lentamente la materia seca en la fruta. De hecho, las paltas de mejor calidad se logran en Chile, California y zonas altas tropicales-subtropicales de Colombia, Ecuador, México y Kenia, donde la fotoxidación es baja, pudiendo el árbol madurar la fruta con calma.

Si bien la costa peruana cuenta con bruma y tiene menos radiación que los valles interiores chilenos, posee una temperatura mínima demasiado alta para la variedad hass, lo que afecta el desarrollo del embrión y, por ende, el de la fruta. Y hay que tener presente que entre más alta sea la temperatura mínima más rápido será el desarrollo de la fruta desde cuaja a cosecha, lo que a su vez puede provocar la muerte del embrión antes de que el fruto logre la materia seca mínima.

Esta temporada, por ejemplo, hubo varios recibidores europeos que pese a tener un alto stock de fruta peruana pidieron paltas chilenas, debido a que se registraron muchos reclamos y rechazos por parte de los supermercados, producto de la mala condición de la fruta, a causa de problemas como antracnosis, pudrición peduncular, pardeamiento interno y la nefasta mancha negra.

Afortunadamente los productores chilenos están captando estas buenas señales del mercado y están haciendo esfuerzos para seguir ampliando la superficie de paltos en el país. Así, por ejemplo, se están retomando cultivos en lugares como la Región Metropolitana, donde se está usando genética tolerante a la salinidad; y se está avanzando a nuevas zonas de producción en las regiones de O´Higgins y del Maule, donde se está utilizando genética tolerante al frío. Es importante tener en cuenta que el cultivo de paltos en nuevas zonas de producción puede implicar llevar a cabo cambios en el riego, la fertilización y el manejo de follaje, llegando incluso a modificar el porcentaje y tipo de polinizantes usados para cubrir la floración completa de hass.

Si consideramos el alto consumo de paltas que tiene nuestro país, podemos decir con total seguridad que todas las variedades —incluso la antigua negra de la cruz— pueden ser vendidas a un buen valor, ya que cuando el precio de hass se dispara, su venta se frena, y la gente prefiere otras opciones. Y es que lo realmente importante en nuestro país es que el pan con palta nunca falte.

Una temporada de bajos volúmenes

Esta temporada 2020-21 estamos viviendo una cosecha de paltas históricamente baja, debido a dos fenómenos climáticos que ocurrieron en octubre 2019. El primero se remonta a la primera semana de ese mes, cuando se registraron bajas temperaturas que afectaron los embriones recién cuajados. El segundo, por su parte, sucedió a fines de octubre y se extendió hasta principios de noviembre, cuando una ola de calor terminó deshidratando las últimas flores que ya venían golpeadas por la sequía.

Los huertos que trabajan con madera envejecida y anillado temprano perdieron gran parte de la floración, ya que este proceso se dio temprano en octubre. En cambio, los huertos que trabajan con material juvenil, anillado tardío y nutrición floral completa lograron atrasar y fortalecer la floración hasta noviembre-diciembre, pudiendo escapar de estos dos problemas climáticos.

Esta situación, sumado a que la gran mayoría de los huertos en Chile están emboscados y envejecidos, llevará a que tengamos una de las cosechas más bajas de la historia.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Esta patología, que puede mermar el potencial productivo de un huerto en más allá de un 50%, está presente en todo el país, pero suele verse con mayor frecuencia desde La Araucanía al sur, en predios emboscados y con plantas sometidas a distintos tipos de estrés.
El Mercurio
Es clave tomar medidas para evitar que las fuertes heladas de las últimas semanas -y las que se anuncian-, la aparición y ataque de hongos, bacterias y plagas, puedan transformarse en un golpe fatal, especialmente en un entorno donde los altos costos y la logística global tienen muy complicados a los productores y exportadores.
El Mercurio
Conocer la calidad del agua con la que se va a regar y su nivel de concentración de sales, además de manejar adecuadamente los tiempos de ejecución de los riegos y utilizar herramientas tecnológicas para apoyar la gestión, entre otras cosas, son algunos de los requerimientos para realizar un buen lavado y así enfrentar los nocivos efectos de la salinidad.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores