EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 7°C   |   Máx. 21°C   |   Actual 19°C

Santiago de Chile. Lun 13/07/2020

15:26

El Tiempo:  Santiago Máx. 21°C | Mín. 7°C | Actual 19°C

Tiempo
El Mercurio - Campo

Labores de invierno para mantener la calidad de los espárragos

No realizar trabajos en el suelo, cortar y eliminar el follaje senescente, hacer un adecuado control de malezas y realizar una buena fertilización es vital para conseguir turiones de alta calidad.

Martes, 26 de mayo de 2020 a las 8:30
María Inés  González Arístegui
Enviar Mail Delicious Opine
imprimir agrandar letra achicar letra
María Inés González Arístegui

En Chile la cosecha de espárragos se realiza entre septiembre y diciembre, por lo que es fundamental que hoy se lleven a cabo una serie de manejos que aseguren que los turiones se cosecharán y congelarán con una alta calidad, es decir, con calibres medios —ni muy grueso ni muy delgado—, uniformes, rectos, sin torceduras, con las puntas bien cerradas, muy tiernos y con un color verde intenso.

Si se logran esos requisitos, es muy probable que este producto se pueda vender bien en mercados como Italia, España, Francia, Bélgica y Estados Unidos, donde los stocks este año podrían ser bajos debido a la pandemia por Covid-19.

Si bien la variedad más usada en Chile es UC 157 F1, los manejos que se mencionarán aquí pueden ser aplicados por igual a todas las nuevas variedades que se están incorporando al mercado, como DePaoli, Espada F1 o NJ 1122 y 1113.

No es recomendable trabajar el suelo

Para alcanzar los objetivos mencionados es importante que el suelo en el que esté emplazado el cultivo sea profundo y tenga buen drenaje.

Si el terreno no cuenta con dichas características, o no se realizaron los trabajos adecuados al establecimiento de la plantación (subsolado), ya es demasiado tarde para solucionar algún problema de drenaje a través del laboreo del suelo.

Si bien muchos agricultores laborean el suelo en los meses de invierno para controlar malezas y evitar que este se compacte, esta acción puede ayudar a extraer las semillas de maleza que están en las partes más profundas del terreno, provocando un aumento en su población durante el periodo de cosecha.

A esto se suma que en INIA Quilamapu investigamos, durante varios años, si era necesario mover el suelo o no durante el receso invernal, concluyendo que no es recomendable debido a que no aporta a mejorar el drenaje, se dañan las raíces y favorece el ataque de Fusarium.

Evitar la aparición de hongos

Lo que sí se debe hacer, sobre todo en los meses de mayo y junio, es cortar y eliminar el follaje senescente, sobre todo si en el verano pasado ocurrió algún ataque serio del hongo Stemphylium al follaje de la planta (más frecuente en la zona centro sur).

Si esta tarea no se realiza, el Stemphylium permanecerá en los residuos del follaje cortado en la época otoñal y será capaz de pasar el invierno, afectando a los turiones que emergen en primavera (sobre todo si hay lluvias), manchándolos y descartándolos para su comercialización como congelado.

Por su parte, el hongo del suelo, Phytophthora, puede ocasionar problemas hacia la primavera, sobre todo si hay apozamientos de agua, producto de las lluvias invernales. Si esto ocurre, es necesario drenar esas aguas y aplicar al suelo algunos fungicidas sistémicos cuyos ingredientes activos pueden ser fosetil aluminio, metalaxyl, dimetomorf o propamocarb, entre otros.

Control de malezas y fertilización

Durante el invierno es necesario eliminar las malezas que se encuentren presentes por medio de la aplicación de algún herbicida sistémico como el glifosato y, hacia fines de agosto, el productor debiese aplicar algún herbicida residual al suelo, como metribuzina o diuron, lo que ayudará a evitar la emergencia de malezas anuales en primavera cuando se inicia la cosecha.

Otro manejo de gran importancia es la aplicación de fertilizantes en otoño-invierno, principalmente calcio, fósforo, potasio y magnesio, cuyas dosis dependerán de los resultados obtenidos en los análisis de suelo y/o foliares ejecutados durante el pasado verano.

La fertilización nitrogenada, fundamental para el rendimiento de la esparraguera, se realiza después del período de cosecha, a inicios y mediados de verano, junto con los riegos necesarios para el crecimiento de la planta.

Esta labor mantendrá a la planta vigorosa, protegiéndola del decaimiento ocasionado por el hongo del suelo Fusarium spp.

imprimir agrandar letra achicar letra


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Estas herramientas permiten hacer un adecuado control de las malezas, mejorar la eficiencia en el uso del agua y aumentar la presencia de materia orgánica en el suelo, entre otras cosas.
El Mercurio
A partir de otoño, una vez finalizada la cosecha, los huertos frutales deben ser sometidos a una serie de análisis y evaluaciones que buscan determinar en qué pie se encuentran para la próxima temporada.
El Mercurio
Escoger la genética adecuada para trabajar y administrar correctamente el agua de riego a aplicar, son parte de las recomendaciones para alcanzar este objetivo.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores