EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 6°C   |   Máx. 15°C   |   Actual 17°C

Santiago de Chile. Sáb 11/07/2020

15:04

El Tiempo:  Santiago Máx. 15°C | Mín. 6°C | Actual 17°C

Tiempo
El Mercurio - Campo

Cómo establecer una plantación de cerezos bajo condiciones de aridez

Dos aspectos claves para tener éxito en este desafío es tener en cuenta los requerimientos de suelo que tiene esta especie y realizar un adecuado manejo de la fertilización.

Miércoles, 15 de abril de 2020 a las 8:30
Carlos Sierra
Enviar Mail Delicious Opine
imprimir agrandar letra achicar letra
Carlos Sierra

El cerezo es una especie originaria de ambientes húmedos y fríos, de latitudes mas extremas. Por esta razón se adapta muy bien de Curicó al sur. Florece y cuaja bien bajo condiciones de humedades relativas ambientales altas, incluso bajo condiciones de cierta pluviosidad en primavera. Por otra parte, bajo estas condiciones los suelos presentan normalmente pH inferior a 7,0, con bajas concentraciones de bicarbonato y ausencia de carbonatos, lo que favorece una buena absorción de todos los nutrientes minerales.

En las condiciones de clima mediterráneo semiárido del norte chico y de zonas semiáridas de la zona central, la condición climática es poco favorable para el desarrollo de este cultivo por el intenso calor del verano y las posibles heladas de primavera, especialmente en la zona metropolitana. Además, la nutrición mineral de las plantas puede verse afectada por el tipo de suelo arcilloso, de condiciones físicas no muy apropiadas para lograr un óptimo desarrollo radicular. Suelos franco arcillosos y arcillosos de pH muy alto no son los más recomendables para el cerezo.

La clave para lograr altas producciones y fruta de calidad son mantener un sistema radicular vigoroso, de raíces finas y densas, que exploren bien el perfil del suelo.

En el norte chico se ha determinado que las plantaciones de cerezos se adaptan mejor hacia la parte baja de los valles, es decir, en los sectores con menores temperaturas. El mayor problema en esa zona es la cuaja.

Algunos parámetros de suelo a considerar

-pH: El rango más recomendado para árboles sin patrón resistente es 5,5 a 6,5, mientras que para aquellos que cuentan con patrón resistente es mayor a 7,5. El nivel crítico de pH del suelo para el cerezo es sobre 7,7, bajo esa condición la eficiencia de recuperación de nutrientes por las raíces será baja, especialmente en el caso del fósforo y los micronutrientes. Los niveles de pH de los suelos bajo riego al norte de Santiago y del norte chico generalmente son mayores de 7,7, por lo que este factor será una limitante para lograr altas producciones. Cabe señalar que los suelos de secano presentan niveles de pH más bajos, normalmente bajo 7,0. Bajo esta condición de suelos con riego se deben usar enmiendas ácidas, y fertilizantes de reacción ácida que favorezcan la absorción de nutrientes y permitan lograr altos y estables rendimientos de fruta.

-Carbonatos: Desde la Región Metropolitana al norte, especialmente en suelos de mal drenaje —como ciertas áreas de Melipilla, Lampa, Batuco, Polpaico, Illapel y Ovalle—, es posible encontrar carbonatos. Para plantar en estas condiciones de la zona centro norte, lo mejor es preferir portainjertos como prunas mahaleb, el cual entre otras cosas presenta resistencia a carencias de zinc. Los suelos con carbonatos normalmente presentan un pH superior a 7,7, pero con niveles muy altos de caliza puede superar pH 8,0. Los síntomas del efecto de los carbonatos son hojas muy cloróticas de color muy blanco, ubicadas en los ápices de crecimiento, lo que se debe a una clara deficiencia de hierro. Estas condiciones también pueden estar asociadas a una deficiencia de zinc y manganeso y eventualmente de boro. Cabe señalar que la clorosis férrica aparece normalmente temprano en la primavera y puede afectar severamente el crecimiento y la productividad de los árboles, generando añerismo. Antes de plantar es importante verificar el contenido de carbonato del suelo, para lo cual hay que solicitar al laboratorio un análisis de índice de carbonato y cal activa y otro de fertilidad completo. Con niveles mayores de 2,5% de índice de carbonato, la plantación es poco recomendable, especialmente si la caliza se distribuye en todo el perfil. En suelos con estas características es recomendable acidificar el agua de riego, llevándola a un pH menor de 7,0. El nivel de acidificación dependerá del contenido de carbonato del suelo. Para esto existen dos alternativas: acidular el agua con ácido sulfúrico y acidular con anhídrido sulfuroso generado por combustión de hojuelas de azufre elemental inyectada en el agua de riego.

-Salinidad: El cerezo es sensible a la salinidad. Valores en pasta saturada mayores de 2,2 dS/m afectan el crecimiento vegetativo de los árboles y, en consecuencia, el arraigamiento. Sin embargo, estos valores han sido determinados considerando la salinidad producida por el cloruro de sodio o sal común. En suelos con presencia de yeso, los árboles pueden tolerar 1,5 a 2,0 dS/m adicionales. Esto explica que en algunos casos podamos ver huertos creciendo con niveles salinos mayores de 3 dS/m, aunque no es lo más recomendable. Por otra parte, el cerezo es sensible al exceso de boro. Así, aguas de riego con niveles superiores de 0,75 mg/L de boro comienzan a afectar el crecimiento vegetativo y pueden generar daño en el borde de las hojas. Cabe destacar que problemas de toxicidad por boro se producirán en plantaciones regadas con aguas del río Elqui, más específicamente con aguas del río Turbio, y con aguas del río Jorquera en el valle de Copiapó. Bajo las condiciones de este valle, el éxito del cerezo es menos probable debido a factores de salinidad del suelo y del agua de riego, y por la presencia de suelo calcáreo y altas temperaturas. Igualmente, un exceso de fertilización puede generar efecto salino, especialmente cuando hay un exceso de nitrógeno, sulfatos y, en menor medida, potasio. La salinidad produce tres efectos en los árboles: El primero es un efecto osmótico, que normalmente a nivel de campo no se aprecia claramente con síntomas visibles y que afecta el crecimiento vegetativo y el crecimiento de raíces. El segundo es una toxicidad de iones como cloruros, sodio y boro, que es claramente visible. En el caso de los cloruros genera necrosis del ápice de las hojas y en el del boro evita la expansión de las hojas, quemando todo el borde de la lámina de la hoja. El tercero es una toxicidad por sodio, que es más asintomática a nivel vegetativo. Todos estos problemas pueden presentarse con más frecuencia desde la Región Metropolitana al norte, especialmente en plantaciones del norte chico.

-Textura: Hay que evitar plantar en suelos muy arcillosos y compactados. En caso de hacerlo, se debe batir el suelo, es decir, removerlo con retroexcavadora o subsolarlo hasta 60 cm de profundidad. Si el suelo presenta un pH mayor de 7,8, se debe incorporar azufre elemental en dosis que pueden variar entre 0,15 y 0,35 kg/m2. Esto dependerá de la textura. En caso de que el suelo sea más arcilloso, las dosis a aplicar tendrán que ser más altas y viceversa. Se deben preferir suelos de textura franca y/o franco arenosa. Bajo estas condiciones los suelos son más aireados y, por ende, los árboles arraigan mejor.

-Profundidad de suelo: Se deben preferir suelos moderadamente profundos, de más de 80 cm de profundidad efectiva. Si el suelo es delgado, y tiene menos de 50 cm, se debe acamellonar para mejorar la profundidad efectiva.

-Drenaje: Una condición de suelo importante para el cerezo es el drenaje. Tener condiciones de anegamiento es muy indeseable, aunque los portainjertos Cab 6 y Weiroot 158 son tolerantes a estas.

Cómo enfrentar un proyecto en la zona centro norte

Antes de establecer un proyecto de plantación de cerezos en la zona norte es fundamental hacer un análisis agrológico de suelo, el que permite determinar a través de calicatas la textura, la estructura, el grado de compactación, la profundidad y la pedregosidad del suelo, además de la reacción al HCl para verificar la presencia de carbonatos. De esta forma se podrán conocer las características físicas del suelo, lo que permitirá definir los sectores de riego, el número de laterales, la descarga de goteros y todo el manejo del suministro de agua para el huerto. Además se debe caracterizar química y físicamente el suelo y la calidad del agua de riego. Todo esto permitirá determinar la forma de preparación del suelo y la necesidad de usar enmiendas, ya sean orgánicas o inorgánicas y establecer los futuros programas de fertilización.

La fertilización del cerezo inicialmente a la plantación debe ser moderada, por lo que se recomienda usar fertilizantes de entrega lenta. De esta forma, además, se evitarán daños a las raíces nuevas. Además, un exceso de riego y nitrógeno afectará el crecimiento de raíces. El programa de fertilización debe hacerse en función de la textura del suelo. Así, en suelos más arenosos, se debe considerar la aplicación de una mayor cantidad de tipos de nutrientes, es decir, N-P-K-Ca-Mg y micronutrientes. En suelos arcillosos, las dosis de estos nutrientes será menor, siempre que los árboles presenten buenos sistemas radiculares. Normalmente en suelos francos arcillosos y arcillosos los huertos adultos presentan regulares a pobres sistema radiculares. El manejo del riego es fundamental para lograr buenos sistemas radiculares. Un claro indicador de un adecuado manejo del riego es la distribución del sistema radicular de los árboles. Así, raíces superficiales y escasas sugieren exceso de riego. Para potenciar el crecimiento radicular es primordial ajustar bien la humedad del suelo, para lo cual se deben usar sensores (FDR) o calicatas. Además se debe considerar una adecuada fertilización con fósforo, zinc y eventualmente boro, pero vía suelo. También es muy importante considerar la aplicación de carbono, ya sea como enmiendas orgánicas sólidas o líquidas, (ácidos húmicos), lo que permitirá estimular la biomasa microbiana, la que a su vez promueve un mayor crecimiento de raíces finas.

Otro aspecto relevante, y poco estudiado en nuestro país, que se debe considerar como factor que afecta al arraigamiento es la fertilización fosfatada. Es ampliamente reconocido que este elemento cumple un papel muy importante en la formación de las raíces. Sin embargo, el efecto de la fuente fosfatada es importante de considerar y su efectividad dependerá del pH del suelo y de la presencia de calcita. Al tener un pH cercano a la neutralidad la mayoría de las fuentes fosfatadas pueden funcionar bien, sin embargo algunos aspectos como la movilidad del fósforo en el perfil del suelo puede variar según la fuente. Esto puede ser un factor relevante para lograr arraigamientos en profundidad.

Con escasas raíces el fruticultor está obligado a fertilizar con dosis más altas y aplicar mayores tasas de riego. Sin embargo, bajo estas condiciones es fácil producir desbalance nutricional en los árboles y además generar anoxia radicular. Además, esto produce en muchos casos un “vigor falso”, lo que implica que los árboles se ven vigorosos pero poco productivos y añeros. Cabe señalar que esto se produce en todas las especies frutales. Generalmente este desbalance nutricional es generado por la mala dosificación del nitrógeno (dosis, fuente y época de aplicación) y del riego (por exceso).

Este problema es muy frecuente en la actualidad en la fruticultura de nuestro país. El desafío del fruticultor es desarrollar raíces y para esto se requiere hacer un muy buen manejo del riego y del suelo.

imprimir agrandar letra achicar letra


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Estas herramientas permiten hacer un adecuado control de las malezas, mejorar la eficiencia en el uso del agua y aumentar la presencia de materia orgánica en el suelo, entre otras cosas.
El Mercurio
A partir de otoño, una vez finalizada la cosecha, los huertos frutales deben ser sometidos a una serie de análisis y evaluaciones que buscan determinar en qué pie se encuentran para la próxima temporada.
El Mercurio
Escoger la genética adecuada para trabajar y administrar correctamente el agua de riego a aplicar, son parte de las recomendaciones para alcanzar este objetivo.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores