EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 10°C   |   Máx. 29°C   |   Actual 27°C

Santiago de Chile. Sáb 31/10/2020

16:21
El Mercurio - Campo

Más calidad: El desafío que tienen por delante los viveros de paltos

Si el viverismo no fuerza un cambio en la calidad de las plantas, tendrá que ser el mercado el que lo exija, premiando con un mayor precio aquel material que haya sido sometido a una adecuada selección de semillas y púas y tratamientos preventivos contra el hongo de la madera al momento de ser injertado.

Martes, 18 de agosto de 2020 a las 8:30
Gonzalo  Vargas
Gonzalo Vargas

Los portainjertos de semilla de paltos de razas mexicanas son muy utilizados en el mundo, pero no por razones de calidad sino porque a los viveristas les acomoda más trabajar con esas variedades.

Al respecto, me ha tocado hacer un seguimiento a la productividad de huertos en Arequipa (Perú) y Quillota (Chile) donde se ha marcado en un cuadrante determinado la producción de cada planta, pintando el tronco con pintura roja cuando la producción es cero; pintura amarilla cuando la producción es media; y pintura azul cuando la producción es alta. Se ha llegado a contabilizar durante tres temporadas seguidas entre 20% y 30% de plantas con 3 pinturas rojas en el tronco, denominando a estos ejemplares como “espacios no productivos”.

De cualquier forma, la normalidad en la propagación de los paltos por semilla en los viveros radica en que entre 25% y 30% de los individuos sean sobresalientes, lo que implica que al emerger lo hacen con mucho vigor y desarrollan un gran tamaño con rapidez.

Luego, entre 45% y 50% de plantas emerge con un vigor medio, lo que representa al promedio de los individuos de cada genética.

Finalmente, siempre hay un número de individuos rezagados que emerge en forma tardía y con menor vigor. El problema es que por lo general estos igual se injertan y salen a la venta.

Entonces, antes de vender las plantas obtenidas de la semilla de palto, el viverista debería eliminar a los rezagados —cerca del 20-30% de los portainjertos— para asegurar una entrega de cultivares con vigor medio a alto. Por otra parte, la pérdida que se genere al extraer a los individuos no aptos, se debería traspasar al precio final de venta.

Sembrar correctamente

Es necesario discutir sobre la técnica de siembra, considerando que se puede hacer a través de una cama de semillas de germinación o mediante siembra directa al contenedor.

En la cama de semillas se puede distinguir fácilmente a los individuos vigorosos y los débiles. Además es posible hacer una selección según el tipo de raíz, es decir, diferenciar si es pivotante con un eje líder, tiene raíz múltiple o esta presenta algún enrollamiento. En la siembra directa, en cambio, no se conoce el tipo de raíz que desarrolla cada semilla.

En Perú, por ejemplo, la propagación de paltos se desarrolla principalmente con la siembra en cama de semilla, dándole un importante valor a la selección de semillas que tienen raíz pivotante (también llamada raíz clavo) y descartando las raíces múltiples y enrolladas, ya que en el corto plazo muestran ejemplares defectuosos. En Colombia también se realiza esta labor, atribuyéndole a las plantas de raíz múltiple menor vigor e incluso cierto grado de enanismo.

En Chile, en tanto, la propagación de plantas de semilla se realiza principalmente con siembra directa, lo que nos impide conocer el desarrollo de cada raíz.

Junto con esto, es importante seleccionar el tamaño adecuado de la semilla. Para ello, el viverismo debe descartar aquellas de tamaño pequeño, es decir, igual o menor a 35 a 40 gramos por semilla, ya que presentan embriones débiles con mal desarrollo.

La experiencia con semilla de paltos en Perú, Colombia y México

En Perú, los portainjertos antillanos israelitas se han desarrollado debido a la condición salina que presentan mucho valles, entregando distintos resultados en cada región.

Por una parte, la variedad Fair Child se ha destacado en el norte del Perú en condiciones cálidas y salinas, tolerando el estrés y conviviendo mejor con el hongo de la madera.

Zutano, por otra parte, es una variedad sensible al frío, que se desarrolla con notable vigor y alcanza buenas producciones en zonas cálidas, aunque necesita que el agua de los ríos cuente con una salinidad menor. Además, en zonas más templadas, ese mayor vigor puede generar vicio (exceso de crecimiento), mayor aborto y, por ende, una menor producción.

En Colombia, por otra parte, la baja disponibilidad de material para viverismo ha obligado a desarrollar plantas injertadas sobre semilla Hass, mostrando una unión perfecta en el patrón de portainjerto y un buen desarrollo radicular siempre y cuando se ocupen semillas de fruta mediana a grande.

Los portainjertos criollos en Colombia tienen una alta heterogeneidad. Recién ahora estamos separando el criollo verde del criollo morado para conocer sus comportamientos.

Una tercera alternativa es Reed (hijo de Nabal con Anaheim) que presenta una mayor heterogeneidad en la emergencia, debiendo trabajar más en el ordenamiento en vivero, pero con muy buen comportamiento en terreno.

En México, principal país productor de aguacates del mundo, se trabaja con el criollo de cada zona. Aquí tenemos el criollo michoacano, que es el más usado, pero también los criollos de Monterrey, Veracruz, Sinaloa y Nayarit, entre otros, los cuales presentan formas, colores y tamaños muy distintos.

Lamentablemente en Chile la variedad Mexícola —en el país a cualquier palta de piel negra, calibre pequeño y pulpa con hilacha se le llama así— sigue siendo la más plantada.

Esta variedad es de una familia de ecotipos mexicanos y presenta la mayor heterogeneidad que puede ofrecer un portainjerto en nuestro país. De hecho, cuando un huerto de Mexícola decae y es rebajada a tocón —este proceso causa que la gran mayoría de las plantas broten de manera vigorosa, generando un ‘entusiasmo transitorio’ que termina diluyéndose una vez que comienza la producción, cuando la gran mayoría de los individuos pierde vigor y vuelve a decaer debido a la pobre generación de nuevas raíces—, se pueden observar los distintos tamaños de diámetro de los troncos, las distintas uniones que presenta el portainjerto con la variedad, donde algunos ejemplares muestran una incompatibilidad que, por lo general, no presenta recuperación.

Se debe recalcar que una vez que un huerto de variedad Mexícola decae, difícilmente se llega a recuperar para repetir producciones importantes, incluso si se utilizan inyecciones de ácido fosforoso, ácido húmico al suelo o inoculaciones con microorganismos benéficos. Otras variedades, en cambio, si llegan a decaer presentan una mejor recuperación con las medidas anteriores.

Selección y cuidado de púas

Si a la alta heterogeneidad de las plantas de semilla, le sumamos los distintos clones de púas de Hass, el resultado será una planta de calidad incierta. Por lo general, al momento de injertar la reconexión de púas no se hace una selección rigurosa de árboles altamente productivos. Lo normal es sacar material de cualquier árbol que presente brotación.

Las púas en Chile por lo general no se desinfectan. A esto se agrega el hecho de que al momento de injertar las plantas, estas posteriormente son embarriladas con una cinta sin aplicarles una pintura fungicida y cicatrizante preventiva contra el hongo de la madera, enfermedad muy difundida en nuestro país.

Si el viverismo no fuerza un cambio en la calidad de las plantas, tendrá que ser el mercado el que lo exija, premiando con un mayor precio aquel material que haya sido sometido a una adecuada selección de semillas y púas y tratamientos preventivos contra el hongo de la madera al momento de ser injertado.

Por otra parte, la incursión del palto clonal en Chile está mostrando excelentes resultados, lo que ha llevado a que muchos huertos, al ver la mayor productividad y homogeneidad que entrega un palto clonal, hayan comenzado a programar una tasa de reconversión anual, eliminando los huertos de semilla para reconvertirse en clonal.

Como experiencia, se recomienda arrancar los huertos de semilla menos productivos y en su lugar plantar clonales. En cinco o seis años más el productor podrá darse cuenta que los mejores sectores plantados con semilla don notablemente inferiores en producción y calibre a cualquier huerto clonal bien diseñado.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
La alta demanda interna, la continua apertura de nuevos mercados internacionales y el prestigio que tiene en el exterior la fruta producida en Chile son factores que están entusiasmando a los productores nacionales para ampliar la superficie de plantación actual.
El Mercurio
Si bien ambos son capaces de generar buenos resultados productivos, la elección de cuál se ocupe debe hacerse a partir de criterios técnicos como el tipo de suelo y la variedad con la que se está trabajando.
El Mercurio
Este método, que busca identificar los puntos críticos del proceso productivo y pesquisar de forma exacta los momentos en que se producen los problemas, consiste en calcular la producción total de determinados árboles, a partir de tres aspectos claves: la cantidad de centros frutales, el número de frutos por centro frutal y el peso promedio por fruto seco.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores