EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com
¿Está usted suscrito?
SUSCRÍBETE AQUÍ

Santiago:   Mín. 12°C   |   Máx. 27°C   |   Actual 18°C

Santiago de Chile. Dom 23/02/2020

23:44

El Tiempo:  Santiago Máx. 27°C | Mín. 12°C | Actual 18°C

Tiempo
El Mercurio - Campo

Bolos de calcio y su efecto sobre la producción de leche

Este tratamiento permite configurar un modelo de manejo válido tanto para vacas en pastoreo como para vacas confinadas.

Jueves, 13 de febrero de 2020 a las 8:30
Pedro Meléndez
Enviar Mail Delicious Opine
imprimir agrandar letra achicar letra
Pedro Meléndez

En la primera parte de este artículo, vimos que si bien las sales aniónicas pueden ayudar a prevenir la hipocalcemia clínica (fiebre de leche) en vacas lecheras, de todas formas se podrían producir casos de fiebre de leche, sobre todo si el animal ha tenido 4 o más partos.

Esto, porque a medida que la vaca envejece, le es más difícil absorber el calcio a nivel tanto intestinal como óseo.

Además, si se trata de vacas bajo pastoreo, los animales pueden, además, presentar, sobre todo en los meses de otoño e invierno, un exceso de potasio y un mayor grado de hipomagnesemia.

Esto se debe a que en la época invernal, el magnesio presente en las praderas disminuye su biodisponibilidad ya que estas son más ricas en nitrógeno y potasio, elementos que además tienen un efecto negativo en la absorción del magnesio a nivel del tracto digestivo.

Asimismo, las vacas con hipomagnesemia son más susceptibles de desarrollar fiebre de leche. Por ello es necesario considerar los niveles de magnesio dietario, sobre todo durante otoño e invierno, con el fin de prevenir la fiebre de leche en el periodo preparto.

Esos niveles no deberían ser menores a 0,4% del total de la materia seca de las dietas de vacas preparto y no menor a 0,3% de las dietas de vacas postparto.

Niveles de calcio

En este contexto, tras un estudio que desarrollamos en el sur de Chile, se determinó que los bolos de calcio de liberación lenta, aplicados a un grupo de vacas de segunda lactancia manejadas con sales aniónicas en base a cloruro de hidrógeno (HCl) y a pastoreo durante la época de pariciones de otoño, se concluyó que los animales no poseían un nivel de calcio distinto al de las vacas control a las que no se les aplicó tratamiento.

Sin embargo, dentro de las vacas de 3 o más partos, las concentraciones de calcio en el grupo control sin bolos al día 2 de postparto fueron de 1,93mmol/L (7,72 mg/dl), es decir, hipocalcémicas.

Mientras que, para las vacas tratadas con bolos de calcio, la concentración fue de 2.05mmol/L (8,2 mg/dl), lo que las clasificó como animales sin hipocalcemia.

Por lo tanto, este estudio concluyó que las vacas de 3 o más partos aún pueden desarrollar hipocalcemia subclínica, incluso después de haber sido alimentadas con sales aniónicas.

Pero, al tratarlas con bolos de calcio, ellas inmediatamente mejoraron sus concentraciones de calcio en sangre, a diferencia del grupo control que siguió mostrando concentraciones de calcio menores a 2,0 mmol/L, 2 días después del parto.

Lo anterior se reflejó en la producción de leche.

Producción lechera

En el caso de las vacas de segunda lactancia, en que el bolo de calcio no mejoró las concentraciones de calcio en comparación al grupo control, la producción de leche durante los primeros 30 días postparto fue significativamente más alta en el grupo control sin tratamiento que en el caso del grupo tratado con bolos de calcio.

Esto, siendo que las vacas de segunda lactancia al momento del parto y antes de recibir cualquier tratamiento tuvieron concentraciones de calcio mayores a 2,2 mmol/L, lo que significa que no fueron hipocalcémicas, producto del reflejo del uso de las sales aniónicas en base a HCl durante el preparto.

Por lo tanto, lo que se observa es que, al aportar más calcio vía los bolos de liberación lenta, es posible que se produzca una sobrecarga de los sistemas de regulación del calcio en el organismo de la vaca, afectando a todo el funcionamiento normal del animal, incluyendo la producción de leche.

En cambio, en las vacas de 3 o más partos, hubo vacas que al momento del parto sí tuvieron hipocalcemia subclínica, lo cual es común incluso si son alimentadas con sales aniónicas en el preparto. En tal caso, el bolo de calcio les ayudó a recuperar las concentraciones de calcio al dia 2 y 3 postparto, lo que no ocurrió con las vacas del grupo control. Por ende, las vacas tratadas respondieron con una mayor producción de leche que las vacas controles.

Con los resultados de este estudio, podemos plantear un modelo de manejo que puede ser válido tanto para vacas en pastoreo como para vacas confinadas.

Recomendaciones

Las recomendaciones de manejo serían las siguientes:

1. Alimentar a las vacas preparto con sales aniónicas en base a productos que no afecten la palatabilidad de la dieta y ayuden a mantener un adecuado consumo de la misma. Los productos en base a cloruros limitan el consumo, mientras que los productos en base a HCl no afectan en forma significativa el consumo. En este estudio se utilizó un producto en base a HCl.

2. Tratar en forma preventiva a todas las vacas de 3 o más partos con bolos de calcio de liberación lenta. Se debería aplicar un bolo al día del parto y otro bolo al día siguiente. No tratar a las vacas de segundo parto.

3. Cualquier vaca, independiente de su número de lactancia, pero que desarrolle retención de membranas fetales, o haya tenido un parto distócico o haya tenido mellizos, debería ser tratada con bolos de calcio.

4. Si la vaca ha desarrollado hipocalcemia clínica (fiebre de leche) se debería tratar en forma inmediata con sales de calcio intravenoso. Lo ideal es aportar 10 gramos de calcio en forma lenta. Ojalá que además el producto contenga magnesio y fósforo.

5. Si las vacas de primer y segundo parto paren en forma normal y no presentan ningún cuadro clínico evidente solo se deben observar en el tiempo llevando a cabo el protocolo de manejo y detección temprana de enfermedades durante el postparto (temperatura rectal, evaluación de fluidos vaginales, determinación de cuerpos cetónicos, etc.). Si se diagnostican precozmente con una enfermedad, se deberían tratar acorde a los protocolos de la lechería.

imprimir agrandar letra achicar letra


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Las vacas, al ingerir el hongo, pueden presentar problemas digestivos, así como una disminución en la materia grasa de la leche.
El Mercurio
Este tratamiento permite configurar un modelo de manejo válido tanto para vacas en pastoreo como para vacas confinadas.
El Mercurio
Este tratamiento es especialmente efectivo en vacas de tres o más partos.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores