EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 9°C   |   Máx. 27°C   |   Actual 21°C

Santiago de Chile. Mar 22/09/2020

21:28
El Mercurio - Campo

Polinización y fructificación del cerezo: Revisitando los fundamentos

Facilitar las condiciones para que estos procesos se den de manera adecuada en los huertos será fundamental para alcanzar una buena cosecha.

Martes, 19 de mayo de 2020 a las 8:30
Jean Paul Joublan
Jean Paul Joublan

El cerezo es una de las especies más exigentes en términos de polinización. Con una floración abundante se considera que con un 10% de fecundación es suficiente para asegurar una buena producción.

Los factores que más afectan la polinización son: la incompatibilidad; la coincidencia en la floración de las variedades; y la necesidad de insectos, principalmente de abejas para efectuar el transporte del polen.

Incompatibilidad genética del polen

Para que se produzca la fecundación, el tubo polínico debe lograr alcanzar el saco embrionario cuando el óvulo es aún viable, por lo que la polinización debe realizarse en un tiempo relativamente corto. El polen se libera algunas horas después de la apertura de la flor o antes, en cantidades que varían entre 800 y 2000 granos, dependiendo de la variedad.

La mayoría de las variedades de cerezos, salvo las provenientes del programa de mejoramiento genético de Summerland (Canadá), son autoincompatibles, es decir, no pueden ser fecundadas por su propio polen.

La autoesterilidad del cerezo tiene un origen genético. El gen de esterilidad, que impide la germinación del polen, se denomina S y posee varios alelos, por lo que la polinización se efectúa solo cuando las variedades poseen alelos diferentes.

La autofertilidad se ha logrado a través de la mutación del gen de esterilidad denominado Sf, la que puede lograrse espontáneamente, aunque también a partir de la irradiación de polen.

A partir de variedades autofértiles, obtenidas en los años 70, como Stella y Sylvia, se han obtenido otras como Lapins, Sunburst, Sweetheart (Sumtare), Celeste (Sumpaca), Sumleta, Glacier y otras.

Aún en el caso de variedades autofértiles es imprescindible la presencia de abejas como vectores del polen, ya que este es muy pesado para ser transportado por el viento.

Algunas variedades, como ya se dijo, son incompatibles entre ellas, es decir, el polen de una variedad no puede fecundar a otra.

Las condiciones climáticas

Entre los factores que afectan la polinización está, por ejemplo, una lluvia de importancia que provoque el rompimiento del polen por un fenómeno de osmosis o lo deje en el suelo impidiendo la polinización. Un ambiente seco también provoca problemas, ya que causa la deshidratación de las anteras y la mortalidad del polen. Otro factor que también puede afectar son las heladas que disminuyen la germinación del polen.

La temperatura influye directamente en la germinación y desarrollo del tubo polínico. Mientras que la temperatura óptima para su desarrollo es de 22° a 25°C, tenemos que su crecimiento se detiene a los 5°C. Por otra parte, si se trabaja con plantas en invernaderos, con temperaturas superiores a 25°C, se detectan dificultades en la germinación.

Para el transporte del polen se requiere de temperaturas adecuadas —entre 10° y 12°C—, que ayuden a las abejas, ya que estas son el principal medio de transporte del polen.

Entre 3 y 5 días después de la apertura de las flores se conserva la receptividad del estigma. Entonces las condiciones óptimas para la polinización después que cada flor abre se conservan por 2 días, de acuerdo a diversos autores. Sin embargo, como en cada árbol hay diferencias en la apertura de las flores, el período efectivo de polinización de un árbol puede durar de 4 a 5 días.

Floración escalonada

Para el conjunto de las variedades, la floración puede durar de 3 a 4 semanas. Una misma variedad puede presentar un período de floración que va desde los 7 a los 19 días, dependiendo de las condiciones climáticas.

Uno de los factores que puede modificar la fecha de floración es el portainjerto. Así, por ejemplo, el patrón SL 64 puede avanzarla respecto de Colt y F12-1.

Fructificación o cuaja

La tasa de fecundación depende de la eficacia de la polinización, pero también del porcentaje de óvulos fértiles de la variedad. Van, por ejemplo, presenta un 42% de tasa de fecundación respecto de Early Burlat que presenta un 28%.

Entre los factores que afectan la fructificación figura la caída fisiológica de los frutos, la que se desarrolla durante el crecimiento y se produce cerca de la madurez del fruto. Estos se tornan de un color rojizo y caen, mientras que la semilla presenta malformaciones a pesar de que el carozo está endurecido. Este problema se puede relacionar con la doble fecundación y es un carácter que presenta variaciones de acuerdo a la variedad y a las condiciones de la temporada.

La tasa de fructificación está principalmente influida por las características de la variedad. Sin embargo, el portainjerto a través de la modificación del vigor de la planta y de la cantidad de flores, puede influir. Así, por ejemplo, Tabel ?Edabriz y Maxma 14 presentan mayor tasa de fructificación que Merisier.

Las variedades con buena tasa de fructificación como Van presentan una caída fisiológica débil y una cuaja importante. Para otros cultivares como Fercer, que tiene gran vigor, o Duroni 3, que presenta una cuaja no muy importante, se requiere de una buena densidad de plantas de la variedad polinizante.

El rol de las abejas

El polen del cerezo es bastante pesado, por lo que la función de las abejas es indispensable, ya que son ellas las responsables del 80% a 95% de la fructificación.

Para que las abejas puedan realizar su trabajo se requieren temperaturas superiores a los 10°-12°C, con viento moderado, sin lluvias o días nublados. Es importante la distribución de las familias en el huerto, ya que se deben ocupar entre 4 y 6 colmenas fuertes (20.000 a 30.000 abejas por colmena o la salida de 70 a 75 abejas por minuto a 18°C) por hectárea. Estas deben estar disponibles a lo menos desde que el 5% de las flores se encuentra abierta.

Las colmenas deben disponerse en la hilera de plantación y en forma perpendicular con la piquera dispuesta hacia el punto donde se levanta el sol. No deben estar a más de 150 m de distancia entre ellas. Pueden también disponerse en grupos de 2 ó 4, ya que exploran sectores diferentes.

Cuando las colmenas se encuentren en el huerto, se debe tapar la piquera por el tiempo en que se apliquen productos fitosanitarios y eliminar aquellas flores que puedan competir con el cerezo.

En variedades autopolinizantes es también importante contar con abejas para transportar el polen de una flor a otra. Sin embargo, en años de buenas condiciones climáticas, variedades como Lapins tienden a presentar una sobreproducción y, como consecuencia, un pequeño calibre.

Disposición de polinizantes

La disposición de las variedades en el huerto es un tema que debe tenerse en cuenta, sobre todo en zonas de climas más restrictivos durante la época de floración. En zonas de menor incidencia de lluvias el clásico 11% puede ser suficiente, en el entendido que la variedad polinizante no tenga una importancia comercial.

El árbol que se desee polinizar debe estar a lo más a unos 15 metros de distancia con el polinizante. En huertos intensivos con árboles pequeños las abejas tienden a pasar de una hilera a otra. Sin embargo, en huertos de mayor envergadura o en hileras manejadas como setos las abejas se desplazan principalmente dentro de estos. Por tanto, en este caso, deben establecerse polinizantes en la hilera de plantación.

En variedades con mayor dificultad de fructificación y alta caída fisiológica de frutos es importante contar con un mayor número de plantas polinizantes, incluso con variedades polinizantes suplementarias, especialmente cuando no haya una plena coincidencia en el período de floración.

Algunos ejemplos de disposición de los árboles polinizantes:

-Plantación en bloques

Este sistema, que puede ser usado cuando las variedades tienen la misma importancia comercial, está constituido por bloques de 2 hileras (Figura 1). Si eventualmente hay 3 a 4 hileras, se recomienda agregar árboles polinizantes suplementarios en ellas. Es un sistema práctico para el manejo de la cosecha y del huerto, y que además permite asegurar una buena polinización.

-Polinizantes individuales

En condiciones de variedades polinizantes de bajo valor comercial, se pueden utilizar árboles individuales de una o dos variedades, según convenga. En este caso, la utilización de cerezos de flor (Prunus cerasus) implica una ventaja suplementaria, ya que no se complica la cosecha (Figura 2).

Huertos con dificultades de polinización

En huertos con dificultades de polinización se pueden usar floreros, los cuales corresponden a recipientes con agua que deben ser distribuidos en el huerto. Si la variedad es tardía, pueden almacenarse las ramas con flores en frío para retardar la floración de los floreros.

Otro alternativa es utilizar injertos en ramas madres o árboles completos. También se pueden establecer árboles supernumerarios en la hilera.

Además se pueden realizar aplicaciones de Cianamida Hidrogenada (dosis de 3% a 5% de Dormex) para adelantar la floración, o de Etephon antes de la caída de hojas para retrasar la floración de la temporada siguiente. En ensayos realizados en la zona de Chillán, se logró modificar la fecha de floración en algunas variedades (tabla 1).

La utilización de polinizantes de otras especies como Prunus cerasus ofrece ventajas principalmente por el reducido tamaño de los árboles, la precocidad en presentar flores, la abundancia de flores en madera de 1 año, menores problemas fitosanitarios y períodos de floración más largos.

Aplicaciones de reguladores de crecimiento para el desarrollo del fruto

El ácido giberélico permite aumentar el tamaño de los frutos. En aplicaciones realizadas 21 días antes de cosecha (1-3) de AG3, con dosis entre 10 y 50 ppm en el estado III en las variedades Rainier, Bing y Lambert, se incrementó la firmeza y peso de los frutos. Sin embargo, se atrasó la madurez y la cosecha en unos 4 a 5 días.

En forma comercial existen varios productos que poseen AG3 para la aplicación al fruto. Las dosis recomendadas son de 20 ppm de un producto formulado como polvo soluble al 20% p/p, las cuales deben ser aplicadas en un mojamiento de 1500 a 2000 l ha-1 cuando el fruto alcanza un color amarillo pajoso parejo.

Vea más cuadros aquí.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Dentro de los elementos importantes para la fertilización de los nogales y los avellanos europeos figuran los más comunes como el nitrógeno y el potasio, pero también otros que a menudo no son muy tomados en cuenta por los productores como el calcio, el zinc, el manganeso y el molibdeno, entre otros.
El Mercurio
En Chile existen controladores naturales de este insecto que son una alternativa eficiente a los químicos y que utilizados adecuadamente pueden ayudar a controlar la plaga -de alto impacto en nogales- con menor impacto ambiental.
El Mercurio
Si el viverismo no fuerza un cambio en la calidad de las plantas, tendrá que ser el mercado el que lo exija, premiando con un mayor precio aquel material que haya sido sometido a una adecuada selección de semillas y púas y tratamientos preventivos contra el hongo de la madera al momento de ser injertado.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores