EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 14°C   |   Máx. 30°C   |   Actual 18°C

Santiago de Chile. Mié 24/02/2021

15:10
El Mercurio - Campo

Inversión en frutales en la zona centro-sur y sur: ¿Hacia dónde apuntar?

A juicio de Pablo Grau existen una serie de factores que deben tomarse en cuenta antes de invertir. Sin embargo, el avellano europeo aparece como una interesante opción gracias a su buena adecuación a la zona y a la alta demanda internacional.

Martes, 29 de abril de 2014 a las 8:30
Pablo Grau
Pablo Grau

“¿En qué especie debo invertir?” Esa pregunta es bastante frecuente entre agricultores y, especialmente, entre aquellos que no lo son, como empresarios o comerciantes que están recién iniciándose en el negocio frutícola.

En el presente artículo se pretende aportar algunos antecedentes que permitan a los agricultores y futuros agricultores, determinar y analizar los diversos factores que influyen en el proceso de inversión, con el fin de que puedan tomar la mejor decisión para sus bolsillos.

1-Aptitud de la zona

El primer factor que se debe considerar a la hora de establecer un frutal es la aptitud de la zona y del predio. Ello se refiere, en primera instancia, a conocer las condiciones de clima que existe en la zona y en el área determinada dentro de la región, lo que no sólo permitirá el desarrollo adecuado de la planta (etapa vegetativa), sino también que alcance su nivel productivo óptimo.

El crecimiento y desarrollo adecuado de la planta no necesariamente significará que su productividad será la adecuada, ya que, por ejemplo, los rangos de temperatura apropiados para el desarrollo vegetativo de una planta, no siempre corresponden a los requeridos para su desarrollo reproductivo, que —en última instancia— es lo que incide directamente en la producción. Es más, en general, la experiencia ha demostrado que los potenciales productivos óptimos se logran en situaciones en las cuales la planta es cultivada en condiciones climáticas de áreas cercanas al límite donde se puede producir esa especie. En consecuencia, por razones obvias, el rango adecuado de temperaturas que afecta al proceso reproductivo es el elemento que debe importar por sobre el rango de temperatura que incide en el proceso vegetativo. Por lo anterior, es frecuente que se observen plantas creciendo en zonas con un excelente estado vegetativo, donde las condiciones de temperatura y humedad relativa son óptimas pero el nivel productivo se encuentra por debajo del ese nivel. Por el contrario, en otras zonas, donde el estado vegetativo es menos vigoroso y se aprecia un grado de estrés no menor, la planta alcanza niveles productivos muy cercanos al potencial máximo conocido de la especie.

Las condiciones climáticas en las regiones dentro del área centro sur y sur (comprendida desde la Región del Maule al sur), y en particular, el régimen térmico, determina que las especies a considerar deben tener una floración tardía, en comparación con la zona tradicionalmente frutícola, que se extienden desde la Región del Maule al norte. Lo anterior, debido a que la presencia de heladas más tardías reduce considerablemente el universo de especies a elegir.

Posteriormente, será la situación local, la ubicación del predio dentro de la región, y las condiciones particulares de éste, lo que incidirá en el comportamiento que tendrá la especie que se escoja. Respecto de este punto, la ubicación del predio (oriente/poniente) puede determinar las condiciones más adecuadas para una u otra especie. Por ejemplo, el régimen térmico en un predio cercano a la costa (secano costero), tendrá menor acumulación de horas frío (HF) que en la zona del valle regado o precordillera. En la zona de Lebu (provincia de Arauco, Región del Biobío), por ejemplo, que cuenta con sólo 600 HF, no se recomienda el cultivo de especies frutales con mayores requerimientos.

Por su parte, las condiciones particulares del predio donde se pretende realizar la plantación, deben ser analizadas con la mayor objetividad posible, con el propósito de evitar potenciales fracasos, producto de decisiones apresuradas o ausencia de asesorías. Por ejemplo, con el creciente interés observado en las últimas temporadas, producto del elevado precio de retorno, es frecuente encontrar productores interesados en incursionar en el cultivo del nogal. Sin duda, esta es una alternativa productiva interesante para la zona centro sur. Sin embargo, es importante tener claro que esta especie exige una serie de aspectos como profundidad de suelo, ausencia de humedad —debido a que el sistema radicular es pivotante, es decir, crece recto en profundidad)—y sensibilidad a enfermedades de suelo (Phytophthora sp.).

El tipo de suelo (textura) es otro elemento importante a la hora de decidir la especie a cultivar. Por ejemplo, suelos muy arcillosos, que retienen mucha humedad, pueden ser predisponentes a causar enfermedades en plantas de especies sensibles a padecimientos radiculares.

2-Mano de obra necesaria

Hace menos de una década, en la elaboración de programas agrícolas el incremento del empleo de mano de obra era uno de los argumentos más importante en la formulación de políticas públicas. Sin embargo, desde hace unos años -debido a una sumatoria de situaciones, entre ellas, el considerable incremento de la demanda de la minería- la actividad agrícola en general no cuenta con mano de obra disponible.

Es más, existen productores que han debido dejar sectores de huertos con menor carga frutal, sin cosechar. 

Además, la mano de obra disponible, en general, no tiene la calificación ni la experiencia necesaria. Y es que se trata de trabajadores muy jóvenes (con menor responsabilidad) o de avanzada edad, cuya productividad es, en general, muy reducida.

Este hecho implica que un productor que pretende invertir en fruticultura con especies de fruto fresco, no dispondrá de la mano de obra requerida, en el momento necesario. Esta situación, muy frecuente en la zona, ha derivado en que los productores deban obtener trabajadores de los predios vecinos, lo que logran ofreciendo un salario más alto. Si bien es cierto que esto permite un incremento en los niveles salariales de los trabajadores agrícolas, no quiere decir que la actividad frutícola se perjudique al quedar huertos frutales sin los manejos requeridos.

Una alternativa atractiva

En ese contexto, los frutales de nuez aparecen como una atractiva alternativa, por cuanto demandan una mínima cantidad de mano de obra, gracias a que sus labores son totalmente mecanizadas.

El avellano europeo, por ejemplo, en las últimas dos décadas ha incrementado su área de cultivo de forma importante, pasando de 15 ha en 1995 a más de 14.000 ha en la actualidad. Este tipo de frutales, afortunadamente, se ha transformado en una alternativa productiva para un amplio segmento de productores de las regiones centro sur y sur del país, debido a que sus requerimientos de suelo y clima se encuentran en la zona. Así también, la necesidad de mano de obra de este cultivo es de una persona por cada 10 o 15 ha.

1-Potencial productivo

Los niveles de productividad observados en Chile permiten señalar que estamos frente a, quizás, uno de los potenciales más altos de la especie en el mundo. En un huerto de avellano europeo es posible lograr rendimientos por sobre las 3-3.5 tons/ha, en forma regular. Sin embargo, en huertos de la Región del Biobío, se han logrado rendimientos de 5 tons/ha. Este nivel de producción nos permite señalar que esta especie fisiológicamente puede lograr rendimientos muy altos —incluso más altos a los observados en los principales países productores—, cuando las condiciones de manejo, suelo y clima son las adecuadas.

2-Potencial de incremento de superficie (Síndrome del Kiwi)

Cuando se planifica una inversión en fruticultura, especialmente en frutales mayores, en que el retorno de la inversión se verá varios años después y la longevidad de la especie se extiende por varias décadas, es fundamental —especialmente por nuestra condición de país exportador— que nos preocupemos por el potencial de incremento de superficie de la especie y la capacidad de continuar con el nivel de rentabilidad observado en el tiempo. Los productores de kiwi conocen muy bien esta situación, donde al incremento desmesurado de la superficie, situación conocida como “el Síndrome del Kiwi”, ha determinado que la actividad se vuelva no rentable y determine la quiebra de los productores. Es necesario, entonces, analizar las reales posibilidades de incremento de superficie en el país, la demanda de la industria relacionada con el rubro y la relación con potenciales competidores.

En el avellano europeo, los principales países productores se encuentran en el Hemisferio Norte, donde destacan Turquía (el mayor productor a nivel mundial), Italia, Estados Unidos y España. Pese a la importancia que involucra Turquía como líder mundial (80% del mercado), la fruta que se produce en ese país no es de alta calidad, debido a las variedades que cultivan (diferentes a las que se producen en Chile) y al tipo de producción. La producción en Turquía es realizada por pequeños productores (promedio 1.0 ha. por productor), cuyo nivel productivo es muy reducido (menos de 1 ton/ha.). Debido a lo anterior, el nivel tecnológico del productor es bajo, por lo que la fruta requiere de cosecha manual (variedades que no caen en forma natural del árbol). De hecho, los frutos son secados mediante métodos artesanales con el consiguiente riesgo sanitario que ello supone. Si bien el resto de los países ubicados en el Hemisferio Norte poseen niveles tecnológicos y de productividad mejores que en Turquía, no tienen posibilidades de incrementar de forma importante la superficie, debido a que no existen áreas disponibles.

La posibilidad es entonces incrementar la superficie en el Hemisferio Sur, siendo Argentina, Sudáfrica, Nueva Zelanda, Australia y Chile las alternativas que, en teoría, aparecían con mayor potencial.

En Argentina, por ejemplo, el cultivo del avellano no se pudo posicionar como en Chile, debido a problemas de viento y granizo, principalmente. De hecho, empresarios desarrollaron proyectos de inversión en el vecino país, con el supuesto de que la cercanía con Chile significaba una condición similar, sin embargo no fue posible.

Sudáfrica, por su parte, no presentó condiciones climáticas adecuadas para el cultivo, lo que provocó que no surgiera a gran escala. Nueva Zelanda y Australia tienen condiciones de clima particularmente inadecuados para el cultivo de esta especie, por lo que sus niveles productivos no permiten una masificación al nivel observado en Chile.

Las situaciones descritas en el párrafo anterior, permiten apreciar las condiciones particularmente favorables que tiene Chile para cultivar esta especie.

3-Demanda del fruto en el futuro

El avellano europeo es el único fruto de nuez, cuyo mayor volumen de producción mundial se destina a la industria del procesamiento, siendo la confección del chocolate el principal producto.

De hecho, la industria del chocolate, preocupada por la disponibilidad de materia prima para abastecer la industria en los próximos cincuenta años, comenzó a mediados de los 90 a buscar lugares en el mundo, especialmente en el Hemisferio Sur, para promover el desarrollo del avellano europeo y asegurar las necesidades de la industria. En esa búsqueda, Chile fue el país escogido para iniciar las operaciones.

Sin embargo, en los 90 nada hacía prever que la irrupción de los países asiáticos, particularmente China e India, iban a representar una demanda adicional a los cálculos de crecimiento inicial. Es precisamente la demanda por productos refinados de estos países lo que ha significado un incremento en la demanda de este fruto de nuez. Así también, la escasez de cacao difícilmente se pueda solucionar en el corto tiempo. Es por ello que la industria del chocolate ha señalado que para hacer frente a esta situación, se deberán incrementar los porcentajes de frutos secos en la mezcla de los chocolates.

Como se puede observar, esto representa un hecho inédito para la agricultura de la zona centro-sur y sur del país, la cual dispone de una alternativa interesante desde el punto de vista de la rentabilidad (bajo capital de inversión, mantención, fácil manejo y mínima necesidad de mano de obra).


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Buscar una zona con buen clima y suelo, usar plantas de excelente calidad y contemplar la utilización de riego tecnificado, entre otras cosas, es fundamental para lograr buenos resultados productivos en un proyecto de este tipo.
El Mercurio
Aunque muchos en la industria de la cereza lo critican, este portainjerto —si se ocupa bien— puede tener un impacto positivo en los huertos, ya que cuenta con una muy buena compatibilidad con esta especie y una alta tolerancia a la sequía, entre otras cosas.
El Mercurio
En Chile existen controladores naturales de este insecto que son una alternativa eficiente a los químicos y que utilizados adecuadamente pueden ayudar a controlar la plaga -de alto impacto en nogales- con menor impacto ambiental.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores