EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 6°C   |   Máx. 21°C   |   Actual 14°C

Santiago de Chile. Lun 03/08/2020

23:18

El Tiempo:  Santiago Máx. 21°C | Mín. 6°C | Actual 14°C

Tiempo
El Mercurio - Campo

Una mirada al pH del suelo y su importancia en los sistemas productivos

La importancia del pH del suelo ha sido tema de numerosas discusiones, planteándose en algunas ocasiones que la acidez y la alcalinidad, expresadas como valores de pH, carecen de importancia, cuando el nivel de los elementos nutritivos y la estructura del suelo sean adecuados para el crecimiento del cultivo.

Miércoles, 02 de diciembre de 2015 a las 8:30
Ricardo  Salvo
Enviar Mail Delicious Opine
imprimir agrandar letra achicar letra
Ricardo Salvo

Las letras pH son una mera abreviación de “pondus hydrogenii“, traducido del latín como potencial de hidrógeno. El químico danés Sorensen en 1909, introdujo el concepto para referirse a concentraciones muy pequeñas de iones hidrógeno. Puede decirse en términos muy básicos, que las sustancias capaces de liberar iones hidrógeno (H+) son ácidas y las capaces de ceder grupos hidroxilo (OH-) son básicas o alcalinas. Dicho de otro modo, la acidez de un suelo depende de la concentración de iones hidrógeno en la solución y se caracteriza por el valor del pH, que se define como el logaritmo negativo de base 10 de la concentración de H+.

La importancia del pH del suelo ha sido tema de numerosas discusiones, planteándose en algunas ocasiones que la acidez y la alcalinidad, expresadas como valores de pH, carecen de importancia, cuando el nivel de los elementos nutritivos y la estructura del suelo sean adecuados para el crecimiento del cultivo.

Lo cierto es que las pruebas químicas de laboratorio y de campo han demostrado, muchas veces, que la reacción del suelo o pH de éste afecta de modo significativo la disponibilidad y la asimilación de nutrientes y ejerce una fuerte influencia sobre la estructura del propio suelo. Además, la acidez o alcalinidad influyen directamente en la proliferación de muchos microorganismos del suelo.

Las especies y variedades vegetales muestran diferente susceptibilidad frente a distintos niveles de pH. Así, por ejemplo, las leguminosas que reciben nitrógeno desde la fijación simbiótica, son más sensibles que las que reciben nitrógeno inorgánico por fertilización. Por otra parte, en el caso de las especies gramíneas se ha estudiado que la reducción de la división celular de la raíz, y por consiguiente su crecimiento, es el proceso fisiológico que primero se afecta con bajos valores de pH.

La acidez está asociada a suelos lixiviados y altas precipitaciones, sin embargo, la condición de acidez en los suelos debe entenderse como un proceso natural de los mismos. Por otro lado, la alcalinidad ocurre principalmente en regiones más secas y es dependiente de los materiales parentales locales, vegetación e hidrología. El manejo del suelo altera el balance de estos factores y puede acelerar o frenar los procesos naturales de acidificación o alcalinización de los suelos.

El 40% de los suelos agrícolas del mundo presentan condiciones de acidez. Entre las consecuencias más importantes de la acidificación de los suelos, se encuentran la pérdida de cationes básicos (magnesio, potasio y sodio) y la acumulación de cationes ácidos (hidrogeno, aluminio y manganeso, entre otros). La acidez de los suelos limita el crecimiento de las plantas debido a una combinación de factores que incluyen la toxicidad del aluminio, hierro, hidrógeno y manganeso, la deficiencia de nutrientes esenciales, especialmente calcio, magnesio, fósforo y molibdeno. De esta forma, el pH del suelo es considerado un indicador útil de la presencia de Al+3 e H+ intercambiable. El H+ intercambiable está presente mayoritariamente en el suelo a pH < 4, mientras que el Al+3 intercambiable aparece predominantemente entre pH 4,0 a 5,5.

El principal efecto de la disminución del pH edáfico sobre los cultivos es la restricción del desarrollo radicular, por lo cual las raíces reducen el volumen de suelo que pueden explorar y se tornan ineficientes para absorber nutrientes y agua, generando así deficiencias nutricionales en los cultivos. En algunos casos, la acidificación también inhibe los procesos microbianos que suministran nutrientes a las plantas.

Aunque el pH del suelo puede no tener un valor preciso ni un significado libre de ambigüedades, es útil conocerlo. Es la primera medida a realizar en los análisis de suelos. El valor del pH es necesario al considerar la nutrición de las plantas y para comprender las propiedades químicas de los suelos.

En la actualidad parece necesario tanto para productores como técnicos relacionados con la agronomía, redescubrir la importancia de este parámetro de suelo y entender su rol en los sistemas productivos mundiales. Favorablemente, hoy existen métodos que complementan la analítica tradicional de suelos, y que utilizan equipos portátiles para la medición en terreno, maximizando así los tiempos en analítica y entrega de resultados, como es al caso de la herramienta FERTIMAP®, desarrollada por Agrosat Chile, que representa a través de mapas las zonas con distintos niveles de fertilidad y su variabilidad existente. Está basado en el análisis de la acidez activa del suelo como información primaria complementada y cruzada con información topográfica, y tiene como principal objetivo entregar al productor un insumo en forma rápida que le permita dar una primera mirada para poder desarrollar un plan de fertilización básico, basado en sectores de fertilidad. Su uso, además, ayudará en la toma de decisiones relacionadas con la aplicación de enmiendas, la fertilización y la elección de variedades.

imprimir agrandar letra achicar letra


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Se llama Paenibacillus xylanivorans y posee un complejo sistema de enzimas capaces de degradar los polisacáridos de una variedad de cultivos orientados a alimentación animal y facilitar la absorción de los nutrientes.
El Mercurio
En base a esta herramienta de diagnóstico se puede maximizar el uso de recursos en el campo, asociados a la inversión y distribución del fertilizante u abono.
El Mercurio
La importancia del pH del suelo ha sido tema de numerosas discusiones, planteándose en algunas ocasiones que la acidez y la alcalinidad, expresadas como valores de pH, carecen de importancia, cuando el nivel de los elementos nutritivos y la estructura del suelo sean adecuados para el crecimiento del cultivo.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores