EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Mar 29/11/2022

22:05
El Mercurio - Campo

Cómo evaluar la aptitud reproductiva de los toros

La evaluación de los reproductores machos de un rodeo de cría es primordial para obtener altos índices de preñez. Conozca los exámenes que se deben realizar.

Jueves, 15 de mayo de 2014 a las 8:30
Daniel  A. Valerio
Daniel A. Valerio

La aptitud de los toros para enfrentar la temporada de servicios es uno de los factores que tiene gran peso en los resultados obtenidos en un rodeo de cría bovina. Para graficar su relevancia sólo basta con recordar las proporciones que guardan cada sexo en el total de animales del rodeo, con una relación del orden de 20 a 40 vacas por cada toro. Por lo tanto, la falla de un reproductor macho puede afectar fuertemente al resultado reproductivo obtenido. A la vez que, esa relación entre machos y hembras eleva la importancia de los toros como transmisores de cualidades genéticas a los futuros terneros. Esto es sumamente trascendente si se considera que entre esas crías se encuentran las terneras que se utilizarán para la reposición de las hembras adultas del rodeo, transformándose en las futuras madres.

Por lo tanto, frente a esa importancia tanto en los aspectos reproductivos como genéticos, la elección de los toros es una de las decisiones más importantes dentro del manejo de un rodeo de cría. Para ello, se debe realizar un examen para evaluar los distintos factores ligados a la calidad y a la fertilidad potencial de cada reproductor.

La revisación de los toros para determinar su aptitud reproductiva incluye varias etapas y en cada una de ellas se deben evaluar distintos factores. Esas etapas del examen clínico-andrológico del toro y los aspectos a determinar en cada una de ellas son:

1-Examen clínico general:

-Estado general y conformación

-Condición corporal

-Estado de los ojos

-Estado de la boca

-Aparato locomotor y aplomos

2-Examen del aparato genital:

-Bolsa escrotal y contenidos (testículos, epidídimos y binza)

-Pene y prepucio

-Vesículas seminales y ampollas de los conductos deferentes

3-Examen sanitario:

-Brucelosis

-Tuberculosis

-Tricomoniasis

-Campylobacteriosis

-Otras enfermedades

Además, se recomienda realizar un examen funcional de los toros, a través de la Prueba de Capacidad de Servicio, y un examen biológico para evaluar la calidad seminal.

Examen clínico general

Los toros se evalúan en forma colectiva, en los corrales, e individualmente en la casilla de operaciones, que debe tener puertas que permitan observar al animal de frente, de costado y de atrás.

Se dice que “el toro debe ver bien, comer bien y caminar bien”. Para garantizar esas premisas, el veterinario que tiene a cargo el examen clínico debe evaluar ojos, dientes y aparato locomotor. Además, se tiene que evaluar la conformación del toro, que debe responder al biotipo carnicero y tener aspecto de macho, es decir una marcada masculinidad que indique que el reproductor se encuentra en equilibrio hormonal y adaptado al ambiente. Ese equilibrio fisiológico tiene una relación directa con su fertilidad.

Otra de las condiciones en las que el profesional que realiza la evaluación debe ser muy estricto es en que el toro presente todos sus aplomos correctos, particularmente de los miembros posteriores que soportarán todo su peso durante la monta. Se debe recordar que estos animales suelen recorrer largas distancias para identificar a las hembras en celo y servirlas.

Examen del aparato genital

En esta etapa de la evaluación del toro se deben examinar los órganos genitales externos e internos. La revisación de los testículos es primordial ya que son los generadores de los espermatozoides, por lo tanto es de gran importancia confirmar la no presencia de procesos inflamatorios o degenerativos que ponga en riesgo la fertilidad del reproductor.

Los testículos deben ser de igual tamaño, simétricos, estar ubicados verticalmente en la bolsa escrotal y tienen que poder ser desplazados fácilmente sin causar dolor.

Una maniobra que aporta información sobre la calidad seminal es la palpación testicular para determinar su consistencia. Una buena consistencia es la que se denomina “firme-elástica” en la que los testículos ceden al ejercer presión pero rápidamente se recuperan al dejar de ejercerla. Por el contrario, las consistencias duras o blandas son indicadoras de un mal funcionamiento testicular.

Otra información de gran peso en la evaluación de un toro es la que ofrece la medición de la circunferencia escrotal, que está altamente relacionada con la capacidad de producción espermática, y es una de las pocas herramientas objetivas para seleccionar por fertilidad. Está comprobado que, a igual edad, los toros con mayor circunferencia escrotal producen mayor cantidad de espermatozoides. Esta característica tiene una relación inversa con la edad a la pubertad, ya que los animales con mayor circunferencia escrotal llegan a más temprana edad a la pubertad. Y debido a la alta heredabilidad de esta característica, los hijos de esos toros -tanto terneros como terneras- también presentarán esa precocidad sexual, que es una característica muy deseable en los rodeos.

Es muy importante medir la circunferencia escrotal en los toros jóvenes, entre los 7 meses y los 2,5 años de edad. Aunque existen variaciones raciales, los mínimos aceptables en los machos de las razas bovinas europeas (Bos taurus) son de 32 centímetros en los de 18 meses de edad y de 33 centímetros en los de 24 meses. En reproductores de razas índicas (Bos indicus), como tienen testículos más alargados la circunferencia escrotal tiende a subestimar el tamaño de los mismos, por lo tanto los valores mínimos se ubican en un 90% de los señalados anteriormente.

Para medir la circunferencia escrotal se debe provocar el descenso de los testículos hacia la base de la bolsa escrotal y con una cinta métrica se realiza la medición en la zona de mayor diámetro. Debe cuidarse que, al mantener los testículos descendidos, no colocar los dedos entre ambos ya que se los estaría separando y por lo tanto arrojando una medida mayor a la real.

Continuando con la revisación de los genitales, se debe incluir la evaluación del cordón espermático o binza y de los epidídimos. En los últimos es primordial observar la forma y posición de las colas o perillas ya que almacenan el semen y pueden presentar inflamaciones debidas a enfermedades infectocontagiosas, como la brucelosis.

Al evaluar el pene y el prepucio hay que chequear que no aparezcan alteraciones en el anillo prepucial, descargas anormales o procesos inflamatorios provocados por lesiones. Las afecciones que se observan con mayor frecuencia son la fractura o hematoma del pene, adherencias, fimosis, papilomas y frenillo persistente.

Por último, a través de la palpación rectal el veterinario puede examinar el estado de las vesículas seminales (cuya inflamación se observa frecuentemente y es motivo para decidir el rechazo del toro) y de las ampollas de los conductos deferentes.

Examen sanitario

La sanidad del toro debe estar garantizada por el control de las enfermedades que afectan a la reproducción, como brucelosis, tuberculosis, tricomoniasis y campylobacteriosis (ex vibriosis), a través de la toma de muestras del material contenido en el prepucio, que luego son enviadas al laboratorio.

Tanto la tricomoniasis como la campylobacteriosis, ambas particularmente importantes por ser venéreas, requieren como mínimo dos muestreos negativos consecutivos separados por no menos de 7 días para determinar la aptitud de los toros.

Exámenes funcional y biológico

A través de la Prueba de Capacidad de Servicio se puede realizar el examen funcional para evaluar tanto la libido del toro como su potencia copulatoria, así como detectar posibles alteraciones que sólo se pueden diagnosticar con el reproductor “trabajando”, como lesiones músculo esqueléticas y del pene que no se pueden determinar en el examen clínico.

La prueba consiste en determinar la cantidad de servicios que en 20 minutos puede dar un toro a hembras embretadas en un corral. No es necesario que las hembras presenten celo dado que se encuentran inmovilizadas. La prueba se realiza con 5 toros de la misma raza y edad en un corral con 4 vacas o vaquillonas que se encuentren en bretes en el perímetro del corral y separadas por más de 7 metros. De acuerdo a la cantidad de servicios los toros los toros se clasifican como de baja capacidad de servicio (0 o 1 servicios en los 20 minutos), media (2 o 3), alta (4 a 6) y muy alta (más de 6). Si a esto se suma el dato de la circunferencia escrotal, se puede establecer el potencial de entore, que es la cantidad de hembras que se le pueden asignar a ese toro en un servicio natural a campo.

Por último, se puede evaluar la calidad seminal de los toros a través de un espermograma, aunque esta prueba no se hace rutinariamente aún en países con ganaderías importantes. Su complejidad radica en que requiere equipamiento y experiencia para realizar una adecuada obtención del eyaculado que será analizado.

En síntesis, existen suficientes evidencias científicas y pruebas de campo que muestran que los toros que han pasado satisfactoriamente los exámenes de aptitud reproductiva logran mayores porcentajes de preñez. Sin embargo, muchos ganaderos aún no utilizan esta herramienta, desconociendo los riesgos que implica la utilización de toros que no han sido evaluados.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Optimizar el riego de praderas, disminuir la alimentación animal a base de soya o los estudios sobre el secuestro de carbono por parte del suelo son algunas de las medidas que permitirían lograr este objetivo. Para esto, será fundamental la participación de los productores.
El Mercurio
Una adecuada biofertilización, respetar el desarrollo de las praderas y un riego capaz de reponer el agua evapotranspirada son fundamentales para que las pasturas puedan llegar a esta época del año con buen pie, considerando que los últimos meses han generado tasas de crecimiento muy irregulares.
El Mercurio
Considerando que este rubro tiene márgenes muy apretados, es fundamental identificar el punto crítico, es decir, la instancia donde el animal deja de producir músculo y comienza a acumular grasa, lo que aumenta costos y reduce la utilidad.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores