EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Mié 17/08/2022

13:27
El Mercurio - Campo

Consumo de alimento y control de pH ruminal en bovinos lecheros

Un gran número de factores afectan el consumo de materia seca en bovinos lecheros.

Martes, 08 de octubre de 2013 a las 8:30
Einar Vargas
Einar Vargas

Uno de los principales objetivos de los productores lecheros es el promover el consumo de materia seca (CMS) para mantener la producción de leche. A través de los años, se han realizado estudios enfocados al aumento del CMS por medio de la modulación de la dieta y el cambio en la composición nutricional de los ingredientes. Sin embargo, el CMS de vacas en estabulación o confinamiento también es influenciado por la conducta de las vacas, la cual es modulada a través del medio ambiente, prácticas ganaderas, sanidad e interacciones sociales que existen en un grupo de animales (DeVries et al., 2005). Además el CMS también está condicionado a factores más estudiados como son el factor animal, factor alimento, factores físicos y el manejo de la alimentación de animales en confinamiento.

Factor animal

El tamaño y edad son factores muy importantes. Una vaca adulta seca de raza Holstein, aproximadamente consume alimento entre 1.5 y 2% de su peso vivo. Fisiológicamente, la vaca va modulando su consumo, alcanzando su consumo máximo entre las 8 y 10 semanas postparto. Además el CMS puede ser alterado si la vaca está cursando por un proceso infeccioso, que en casos extremos puede incluso llevarlo a la anorexia. El clima también juega un rol muy importante, si las vacas están en condiciones de entre 30 y 35°C, el CMS puede verse reducido hasta en un 20%. La interacción entre animales puede también afectar el consumo por lo que vacas con mayor jerarquía dentro de un grupo consumirán más que las subordinadas.

Factor alimento

La digestibilidad de los alimentos va a ser un factor que también puede determinar el CMS. En el caso de los forrajes, mientras más tiernos o en estado fenológico temprano, serán más digestibles y suculentos para la vaca. De igual forma el valor nutricional se verá reducido a medida que el forraje sea más “viejo”, es decir en un estado fenológico avanzado. El olor y palatabilidad de los alimentos puede promover la selectividad o rechazo del ingrediente, por lo que también puede alterar el CMS de la vaca.

Factores físicos

En el caso de producciones basadas en pastoreo, un factor a considerar es habilidad de pastoreo del animal así como el tiempo que esa vaca estará pastoreando, la cantidad de alimento ingerido por mordida y el acceso que tiene a forrajes de buena calidad nutricional.

Frecuencia de alimentación

El ofrecer una ración totalmente mezclada o balanceada (TMR) es una forma de proveer nutrientes necesarios para que las vacas lecheras mantengan una población estable de la microflora ruminal; es por esto que la disponibilidad de alimento a través del día es muy importante para fomentar el CMS que además de promover la producción de leche, ayuda al mejor funcionamiento del rumen, y favorece la producción de saliva que por su efecto amortiguador previene el riesgo de que los animales desarrollen una acidosis subclínica. Usualmente las vacas lecheras en confinamiento son alimentadas entre 2 a 3 veces al día con raciones frescas, lo cual promueve un estímulo de consumo. Por lo tanto, es muy posible que la frecuencia con la que alimentamos el ganado sirva para distribuir el CMS durante el día teniendo consecuencias positivas sobre la estabilidad del ambiente ruminal. De hecho, en estudios previos realizados en EE.UU. (French and Kennelly, 1990; Shabi et al., 1999), se demostró que si se incrementa la frecuencia de alimentación de vacas estabuladas, se pueden reducir las variaciones de pH que ocurren durante el día.

Control de pH ruminal

La fibra en la dieta es un factor importante para poder controlar el pH ruminal debido a la capacidad de la misma para prevenir la caída del pH ruminal. El pH es un parámetro que influye directa o indirectamente en la supervivencia de bacterias fibrolíticas y el equilibrio de la microflora ruminal. En un pH inferior a 5.5 se desarrolla la flora lactogénica productora de lactato, causante de acidosis ruminal, mientras que cuando el pH se eleva por encima de 7 puede colonizar el rumen la flora de putrefacción con gérmenes como E. coli y Proteus spp. (Scott et al., 2011).

La fermentación ruminal de las raciones de vacas lecheras genera ácidos los cuales son neutralizados por el efecto buffer o tampón de la saliva, la cual contiene bicarbonato, fosfato y urea. Para tener una idea de la cantidad de saliva generada, tenemos como ejemplo, una vaca de 600 kg la cual produce aproximadamente 170 litros de saliva al día. La tasa de producción de saliva va a variar dependiendo de la actividad de la vaca (p. ej., en descanso, rumiando o comiendo) además de la cantidad de fibra que aporte la dieta.

Existen diferentes buffers o también llamados alcalinizantes que como su nombre lo dice su objetivo es evitar un pH ruminal ácido. Se pueden encontrar productos comerciales basados en óxido de magnesio y bicarbonato. La diferencia es que el óxido de magnesio es capaz de elevar el pH (alcalinizante) y el bicarbonato tiene la capacidad de aumentar los moles de H+ que deben ser añadidos a una solución para disminuir su pH (tampón). Para poder obtener resultados, es recomendable incluir bicarbonato en una dieta de vacas lecheras de alta producción hasta en 1% del total de materia seca consumida, mientras que el óxido de magnesio debe ser incluido en la dieta entre un 0.3-0.4%.

También se han recomendado saponinas, bentonita de sodio, aditivos microbianos (levaduras: Aspergillus oryzae o Saccharomyces cerevisae), antibióticos (ionóforos: monensina y virginiamicina) y aceites esenciales (canela, ajo, pimiento, orégano, anís entre otros).

Conclusión

La producción de leche está íntimamente relacionada con el CMS, el estímulo de consumo aumentará en la medida que se aumente la frecuencia de alimentación. Uno de los parámetros de fermentación

El Mercurio.com
Crédito:


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Optimizar el riego de praderas, disminuir la alimentación animal a base de soya o los estudios sobre el secuestro de carbono por parte del suelo son algunas de las medidas que permitirían lograr este objetivo. Para esto, será fundamental la participación de los productores.
El Mercurio
Una adecuada biofertilización, respetar el desarrollo de las praderas y un riego capaz de reponer el agua evapotranspirada son fundamentales para que las pasturas puedan llegar a esta época del año con buen pie, considerando que los últimos meses han generado tasas de crecimiento muy irregulares.
El Mercurio
Considerando que este rubro tiene márgenes muy apretados, es fundamental identificar el punto crítico, es decir, la instancia donde el animal deja de producir músculo y comienza a acumular grasa, lo que aumenta costos y reduce la utilidad.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores