EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Mié 17/08/2022

13:43
El Mercurio - Campo

Manejo del suelo en huertos frutales

Las labores relacionadas con mejorar condiciones del suelo para beneficiar la relación de la raíz con el medio, se encuentran alineadas con parámetros que reducen la competencia de la especie comercial con malas hierbas asociadas al cultivo.

Martes, 25 de junio de 2013 a las 8:30
Cristian  Fuentes
Cristian Fuentes

Académico de la Escuela de Recursos Naturales de Duoc UC

El manejo del suelo, lo tenemos que considerar como una labor que sostiene un equilibrio entre diversos sistemas, que comprenden: seres vivos, material orgánico, inorgánico y el constituido por el espacio poroso: aire y agua principalmente.

Las labores que se relacionan con mejorar condiciones del suelo para beneficiar la relación de la raíz con el medio, tradicionalmente se encuentran alineadas con parámetros que reducen la competencia de la especie comercial con malas hierbas asociadas al cultivo. Sin embargo, de forma paralela, intentamos promover ciclos y generaciones de microorganismos que ayuden a la degradación de compuestos orgánicos, los cuales se ven afectados con la incorporación de herbicidas que reducen la población de microorganismos, especialmente en aquellos huertos donde no se consideran todos los factores para realizar una aplicación eficiente y precisa.

El escenario anterior se agudiza si consideramos que el suelo se expone a agentes erosivos eólicos e hídricos, entre otros, que generan pérdida de estructura, permeabilidad, capacidad de aireación etc. Esto debido a la desprotección de la superficie del perfil del suelo. Además, la evaporación hídrica del suelo con el aumento de la temperatura en estas condiciones, aumenta los costos del agricultor, debido a que se trata de un sistema que se desequilibra constantemente.

Una de las labores relacionadas con la protección del suelo y el aumento y enriquecimiento de su vida se relaciona con el establecimiento de cubiertas vivas que promuevan condiciones adecuadas para la generación de ciclos, incorporación de materia orgánica, protección contra agente erosivos y aumento en la eficiencia del recurso hídrico en relación a la demanda transpiratoria de la planta.

Es así como al sembrar cubiertas vivas en camellones, se logra incorporar nutrientes orgánicos que reducen los ingresos de compuestos sintéticos (que restringen el consumo de nutrientes por parte de los microorganismos y pueden generar efectos nocivos para el medio ambiente). Además, la degradación de la materia orgánica en distintas fases genera una liberación prolongada de nutrientes en el tiempo; protege al suelo de la evaporación del agua en momentos críticos del cultivo; regula la temperatura del suelo, logrando un ambiente adecuado para que la raíz se desarrolle sin problemas; impide en un alto porcentaje la incidencia de luz que participa en el crecimiento y desarrollo de malas hierbas; y permite la incorporación de nutrientes al suelo en siembras de especie como fabáceas o leguminosas.

En consecuencia, la protección del suelo —considerando a éste como un ente vivo, en el cual se desarrollan microorganismos como bacterias, hongos, protozoos, actinomicetos, entre otros; y especies vegetales en condiciones especificas de parámetros físicos y químicos— debe estar ligada con la promoción de un hábitat que genere situaciones en las que los componentes señalados se relacionen como un sistema cerrado, orientando a que el agricultor concentre sus intenciones en la vida del suelo. Y es que éste responderá con todo lo necesario para que la planta genere su máxima expresión genética en su ciclo fenológico, a través de la utilización de componentes generados en un sistema natural con la capacidad de retroalimentarse y mantenerse en el tiempo a lo largo de la vida productiva del cultivo.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Esta patología, que puede mermar el potencial productivo de un huerto en más allá de un 50%, está presente en todo el país, pero suele verse con mayor frecuencia desde La Araucanía al sur, en predios emboscados y con plantas sometidas a distintos tipos de estrés.
El Mercurio
Es clave tomar medidas para evitar que las fuertes heladas de las últimas semanas -y las que se anuncian-, la aparición y ataque de hongos, bacterias y plagas, puedan transformarse en un golpe fatal, especialmente en un entorno donde los altos costos y la logística global tienen muy complicados a los productores y exportadores.
El Mercurio
Conocer la calidad del agua con la que se va a regar y su nivel de concentración de sales, además de manejar adecuadamente los tiempos de ejecución de los riegos y utilizar herramientas tecnológicas para apoyar la gestión, entre otras cosas, son algunos de los requerimientos para realizar un buen lavado y así enfrentar los nocivos efectos de la salinidad.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores